lunes, 12 de julio de 2010

El Boca del Clausura 2010


Por más que cueste bastante, hay que reconocer una cosa: el puesto 16 del Clausura 2010 es una tragedia (?) de igual o mayores dimensiones que el puesto 16 del Metro 84. Está bien que aquél fue sobre un total de 19 equipos y éste sobre 20, pero el hecho de haber soportado infinidad de jornadas una peor que otra pero con un estadio super remodelado para recibir miles de turistas, jugadores titulares bien pagos e incluso históricos y multicampeones dan la pauta que, por lo menos a simple vista, Boca estaba para un poco más que ese modesto plantel de mediados de los ochenta.
Y decimos a simple vista, porque si empezamos a escarbar un poco, empiezan a surgir algunas coincidencias que asustan. Crisis dirigencial, comisión directiva dividida, falta de autoridad y manejo en los mandos altos, vestuario con interna desatada, llegada de refuerzos insólitos, técnicos interinos y hasta Argentinos Juniors campeón y Rosario Central al descenso. Faltó el fibronazo contra Atlanta, pero como el Bohemio la sigue luchando en la B Metro no pudo ser.
Las alarmas empezaron a sonar a fines de enero en plena pretemporada. Tras pésimos partidos de verano frente a San Lorenzo, Estudiantes y River, Basile renunció a días de comenzar el campeonato. Y entre que a esa altura no había mucho para elegir y que Ameal era presidente, hubo una apuesta fuerte en la ruleta. Abel Alves pasó de ser el técnico de la reserva a dirigir la primera. A las 48 horas el que pegaba otro portazo fue Bianchi manager y Boca, de la noche a la mañana, quedaba casi en tarlipes para el debut.
Tras las dos primeras fechas con empate en La Paternal y triunfo contra Lanús en la Bombonera, la estantería empezó a venirse abajo en la tercera fecha frente a Ñuls en Rosario. Luego de un nefasto primer tiempo 0-3 que pudo haber sido 0-5 o 0-6, la derrota final 2-4 hizo estallar todo por el aire. El Chueco Alves en pleno vestuario leproso hizo gala de su lengua picante y juró que a partir de ese momento, nadie tenía asegurado el puesto. El palo iba dirigido a los históricos en general. De hecho el Negro y el Pato fueron guillotinados esa misma semana y perdieron su titularidad de cara al choque con Atlético Tucumán. Abbondanzieri fue al banco pero a la semana aceptó una oferta relámpago del Inter de Brasil y otro portazo sacudió a Boca. De más está decir que el clima del vestuario quedó herido de muerte. El pobrísimo 0-0 final contra un rival que marchaba derechito al descenso y el reemplazo de Palermo faltando un poco más de diez minutos sumaron algunas caras largas más.
Los constantes cambios de jugadores, más algo de mala suerte y una relación quebrada entre DT y jugadores armaron de ahí hasta el final un combo terrorífico. El empate de Estudiantes a los 48 del segundo tiempo en la Bombonera y un infartante 4-4 con Vélez en Liniers le sacaron a Boca mucho más que los cuatro puntos que indican las matemáticas. Prácticamente lo hacían rodar escaleras abajo demasiado temprano en la lucha por el título: recién iba la sexta fecha pero ya había serios indicios de un equipo sin nafta (?) y que empezaba a deambular por las canchas. Para sumar una pizca de desconcierto generalizado, se contrató por 250.000 dólares a Luiz Alberto, un central brasilero que hacía seis meses no jugaba un partido oficial y aterrizaba con el mote de caudillo para enderezar a una defensa que hacía obras de caridad con todos los rivales.
Para oscurecer un poco más el panorama y empezar a hundirse en la tabla, vinieron un par de derrotas. El 1-2 con Racing en la Bombonera y un feo 0-3 con Tigre que hasta levantó comentarios de una supuesta cama del equipo hacia el técnico. Alves se puso el casco y tras la goleada en Victoria, tiró un par de litros de nafta sobre las llamas: “...el domingo contra River jugarán sólo aquéllos que me demuestren que pueden jugar un superclásico...”.
Ya con el último puesto bien a mano, Boca metió un desahogo entre tanta malaria y se cargó a River en la Bombonera con dos goles de Gary Medel. Los niveles de optimismo se fueron a las nubes. Se habló de remontada, de cambio de actitud y hasta de los puntos que había que descontarle al Independiente puntero. Pero el espejismo duró horas. Vinieron en fila tres piñas al mentón del equipo, los hinchas, los dirigentes y especialmente el técnico. Un lapidario 1-4 contra Chacarita, un 1-2 para que Central gane en la Bombonera luego de 20 años y el acabose contra Colón en Santa Fe: 0-3, pelea en el vestuario y la esperadísima renuncia de Alves.
Los dirigentes tiraron a la parrilla a Pompei como DT interino por las seis fechas que todavía faltaban para terminar el torneo. Y el Tito dejó la novena, y se calzó el buzo el lunes 12 de abril. Boca aplastó 4-0 a Arsenal en la Bombonera y los jugadores le tiraron unas cuantas flores al jurar que “...Pompei habla simple. El inodoro en el baño, el horno en la cocina...”. Pero obviamente casi ni se habló de eso. El tema obligado fue el gol 219 de Palermo y el no-abrazo de Riquelme con Palermo. Hubo conferencias de prensa varias y feroz interna blanqueada como nunca. Cosa que obligó a poner los pies en la tierra y conformarse con sumar algunos puntos más para terminar lo mejor posible.
Vinieron dos triunfos en seguidilla a San Lorenzo y a Independiente y lo que asomó con una levantada final y hasta una candidatura de Pompei para el cargo de técnico vacante, terminó de la manera más acorde a lo que fue Boca en el campeonato. Dos derrotas, cuatro rojas, Huracán ganando en la Bombonera luego de 30 años, un 0-3 con gol de Paletta en contra en cancha de Banfield y pilas de rumores sobre refuerzos, cabezas cortadas y futuros DTs. Ah, hubo como broche de oro (?) una gira pro Estados Unidos con tres derrotas en tres partidos.
Los números finales fueron 5 partidos ganados, 5 empatados y 9 perdidos. O sea, escasos 20 puntos. Hubo 28 goles a favor y nada menos que 35 en contra, cifra que lo posicionó como el equipo más goleado del torneo y el peor Boca de toda la historia en torneos cortos.
En la foto vemos el once inicial que cerró el torneo en cancha de Banfield. Arriba: Ibarra escondido atrás de la rubia portadora de dos frondosas jabulanis y un paraguas, Prediger, Javi García, Achucarro, Chiquito Muñoz, Paletta y Matías Giménez. Abajo: Palermo, Pichi Erbes, Mouche y el Pocho Insúa.

13 comentarios:

  1. "Y entre que a esa altura no había mucho para elegir y que Ameal era presidente, hubo una apuesta fuerte en la ruleta", la pura verdad, glorioso.

    Saludos.

    Matías

    ResponderEliminar
  2. que tetas tiene la rubia ! yo estoy loco o en "el once inicial" de la foto hay DIEZ jugadores ?

    ResponderEliminar
  3. Hay uno escondido atrás de Palermo y del paraguas, creo que es Ibarra.

    ResponderEliminar
  4. Lo más raro fue ver a Barroso (?) de marcador central....(?)

    ResponderEliminar
  5. si a boca le va bien en australia para qué les renuevan contrato a riquelme y palermo? para que el bichi directamente los envíe al banco o a la reserva?

    ResponderEliminar
  6. Ojo que el puesto de 1984 fue con 38 partidos y este con solo 19. Tambien en el equipo del 84 no tenia las figuras de este, es mas varios partidos se jugaron con pibes de la 4º

    ResponderEliminar
  7. el boca del último clausura pelea por ser el peor de la historia con aquel de los años 40 que casi se va al descenso ...

    ResponderEliminar
  8. Si, yo lo fui a ver bastantes veces y los partidos con racing, tigre, central, y huracán no se podía creer... al equipo le hacían dos goles en 5 minutos y ya tenías la sensación de que ni jugando 3 horas lo dábamos vuelta.

    ResponderEliminar
  9. Me acuerdo que fui a ver el 0-0 contra los tucumanos, en la popular con mi hermano. En un determinado momento, cuando la pelota se habia ido afuera, en el arco de en frente, mi consanguineo empieza a putear con todos los decibeles que su garganta podia emitir. Ni me daba cuenta a quien puteaba, estaba medio desconcertado, no habia ido muchas veces a la cancha. En seguida, me di cuenta que habia un cambio: sale Palermo. Fueron 5 minutos de puteadas ininterrumpidas hacia Alves.

    ResponderEliminar
  10. es verdad que se jugo horrible, pero tampoco me quiero olvidar como nos cagaron laverni contra chaca, furchi contra central, beligoy contra gimnasia y pittana contra huracan....

    me diran lloron pero eran varios puntos y tranquilidad para laburar...

    ResponderEliminar
  11. Cama??? Palermo??? naaaa me estan cargando!!!! es el jugador mas noble que paso por Boca...

    ResponderEliminar
  12. En este torneo contra colon se dio la legendaria patada de Breyner Bonilla a Bertoglio, mamita!!! Que miedo cruzarte a ese negro si ta enojado, despues dijo que lo habian insultado por su raza pero a Bertoglio no lo mato de casualidad.

    ResponderEliminar
  13. Horrible equipo, pasó de todo en un solo torneo... estuve investigando y de x si la cantidad de jugadores que tuvieron minutos en durante el torneo y es terrible... nunca juegan tantos jugadores, paso la lista: Abbondanzieri, Javi García, Josué Ayala, Luiz Alberto, Morel, Ibarra, Muñoz, Monzón, Krupoviesa, Paletta, Bonilla, Barroso, Villafañe, Leandro Marín, Achucarro, Medel, Riquelme, Insua, Prediger, Colazo, Marino, Mati Giménez, Rosada, Chávez, Erbes, Gaitán, Méndez, Mouche, Palermo, Noir, Viatri y Gaona Lugo, aparte de Gunino, Alan Pérez, Leandro Aguirre, Calvo, Battaglia, Philippe y Sergio Araujo que formaron parte del plantel pero no tuvieron minutos...

    ResponderEliminar