lunes, 5 de enero de 2015

Ribolzi mete dos goles para Boca y uno en contra en el mismo partido



Pobre Palermo si pensó que se iba a quedar con el récord de meter un gol para Boca y otro para otro equipo en el mismo partido. No contaba con que el Ruso Ribolzi, más de veinte años antes, ante el mismo rival, en la misma cancha y en el mismo arco iba a poner la vara muy alta.
La gesta de Palermo en el Apertura 98 metiendo un gol para Boca y otro para Gimnasia de Jujuy en el triunfo 3-2 queda hecha trizas (?) si la comparamos con lo sucedido la noche del viernes 6 de octubre de 1976.
Por la sexta fecha del torneo Nacional, el Boca de Lorenzo recibió al Lobo jujeño y trataba de abrir el marcador a puro empuje cuando a los 43 del primer tiempo, un centro sobre el área de Boca no pudo ser conectado por Espeche, pegó en la rodilla izquierda de Ribolzi y entró mansita descolocando a Gatti. Derrota parcial que hacía de aquel entretiempo un momento como para reflexionar (?).
En la segunda parte, la tónica del partido fue la imaginada. Boca tirando de todos lados y los jujeños aferrados al travesaño en busca del milagro. Pero la resistencia, cedió.
Faltando 15 empató el Heber Mastrángelo y a los 39 y 41 del segundo tiempo llegaron dos fierrazos del Ruso en el arco de Casa Amarilla para desnivelar el marcador y dejar el triunfo en casa con un sufrido y agónico 3-1 final.
Ya en los vestuarios, el abanderado de la remontada trataba de poner un poco de calma a su frenética noche: “...yo sé que a veces me enseguezco y entro en la calentura, perjudicándome y perjudicando al equipo. Pero no quiero perder y no sé perder. Además, todavía soy nuevo en Boca y no termino de serenarme. Pero yo soy así. Dejo todo en la cancha...”

lunes, 22 de diciembre de 2014

La Raulito le hace un gol a Estudiantes

Foto documento correspondiente al domingo 13 de julio de 1980 en la Bombonera. Tarde que quedará por siempre en el recuerdo, no tanto por el triunfo 2-0 a Estudiantes por la segunda rueda del Metro 80, sino por lo ocurrido durante el partido.
Estamos hablando del momento en donde La Raulito ingresó a la carrera al campo de juego, pudo hacerse de la pelota y ya con la jugada detenida por el árbitro Marsiglia, clavo un derechazo contra el arco Pincha que terminó en gol.
La aventura terminó con toda la cancha gritando la conquista y con La Raulito detenida por la policía.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Gatti va al banco de suplentes

La foto es un documento histórico y corresponde al 6 de diciembre de 1981 en cancha de Vélez. Gatti sentado en el banco de suplentes de Boca. Un hecho que jamás le había tocado vivir en su carrera salvo al principio con Amadeo Carrizo en River.
Tras comenzar como titular del arco de Boca en ese  Nacional 81, algunas actuaciones dubitativas y tres derrotas consecutivas con Atlético Tucumán, River e Instituto decidieron a Marzolini a poner en el arco a la Pantera Rodriguez. Decisión que provocó que Gatti, fiel a su forma de ser, agarrara el bolsito, le dejara a Rigante el buzo número 12 y se dedicara a tomar sol (?). 
En aquellos turbulentos días, donde incluso Diego amenazó retirarse del fútbol, Marzolini tuvo que ser internado por un problema cardíaco siendo reemplazado por Horacio Bongiovanni, quien por las dudas no se animó a tocar nada y dejó a Rodriguez en el arco, Rigante en el banco y a Gatti en La Candela.
Pero la lesión de Rigante previo a la llave con Velez por los cuartos de final presentó un escenario impensado para la vuelta de Marzolini. Ir a buscar a Gatti y comunicarle que tenía que ser suplente. También cabía la posibilidad que de la nada le devolciera la titularidad en el momento más caliente del torneo, como había hecho en el Metropolitano obtenido meses antes. Pero ocurrió lo primero. Y así vimos a Gatti sentado en el banco ante Vélez en la batalla de La Boca y en lo que terminó siendo eliminación en Liniers. Sin planteos ni indirectas. Mirando la floja actuación de la Pantera y seguramente pensando para sus adentros que seguía siendo el mejor arquero.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

La Fundación Jugador Nro. 12

Mítica agrupación con personería jurídica y todo, a la que más allá de ser el blanqueo para oficializar a la barra de Boca del Abuelo, se la empezó a conocer por sus panfleteadas en la cancha.
En el caso expuesto se trata de un volante entregado en mano (?) la tarde del 13 de septiembre de 1992 en la previa de Boca 2 Huracán 2 del Apertura 92.
Allí se explica los incidentes sucedidos el sábado anterior yendo hacia la cancha de Independiente para visitar a Lanús. Incidentes que tomaron estado público y donde se habló de una horda de forajidos arrasando todo a su paso.
La Fundación creyó necesario aclarar cómo habían sido los hechos y de paso empezar tratar de limpiar un poco su imagen ya que las rifas para hacer donaciones empezaba a sonar a poco para semejante movida.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Hugo Narváez

Cuenta la leyenda que “jugador que la rompe contra Boca” tarde o temprano termina en Boca. Leyenda que, como tal, no puede ser demostrada científicamente. Solo hay que creer en ella o reventar (?).
A los casos Boldrini, Iarley, Raúl Peralta y tantos otros hay que sumar el caso del pibe Hugo Daniel Narváez. Con el agravante de que lo de Narváez fue apenas un partido amistoso lo que lo catapultó a ponerse la azul y oro.
El 2 de noviembre de 1978 Boca visitó a Godoy Cruz en el por entonces casi nuevo estadio Malvinas Argentinas. Amistoso que para confirmar otra leyenda, terminó en derrota 2-3 contra un equipo de esa provincia. Lo cierto es que Narváez se comió la cancha, volvió loco a Pernía y abrió el marcador venciendo a Santos a los 43 del primer tiempo.
El pibe, con 24 años y oriundo de Boca de Mendoza, encandiló a todos incluyendo al Toto Lorenzo, quien esa misma jornada empezó a mover cielo y tierra para llevárselo a La Candela. Deseo que le fue concedido.
Fue así como Narváez, puntero izquierdo muy veloz, vino a Boca a préstamo por 3 meses y sin cargo como para pulirse de la mano del Toto y su cuerpo técnico.
El mendocino llegó apenas a jugar 1 solo partido. Fue el 7 de marzo de 1979 contra Almirante Brown, la noche del amistoso que sirvió de excusa para el estreno de la iluminación de la cancha de La Fragata. Ingresó por Juan Ramón Rocha en el segundo tiempo y de paso, calladito la boca, ingresó disimuladamente en la historia de Boca.

sábado, 1 de febrero de 2014

Camisetas rifa "La Súper Estrella" 1981

Generar ingresos al club siempre fue una necesidad. Y desde los buzos de Crush en los sesenta cuando Boca salía al campo de juego hasta la irrupción de distintos sponsors el tema clave en esta cuestión de hacer ingresar plata son los límites. Hoy Boca se plantea jugar de violeta o rosa y hasta jubilar la Bombonera en busca de la generación de ingresos. Y ahí es donde viendo distintos casos sucedidos a lo largo de la historia vemos que no hay necesidad de llegar a semejantes niveles de barbarismo (?).
En el Nacional 81, con el dólar disparado y la contratación de Diego asfixiando las finanzas, se llegó a la idea de organizar una rifa. Y para publicitar la esa rifa el primer equipo de Boca salía al campo de juego con unas camisetas para la ocasión.
Acá vemos al Colorado Suárez el 2 de diciembre de 1981 caminando en el túnel de la Bombonera a punto de salir a enfrentar a Vélez por el partido de ida de los cuartos de final.