domingo, 28 de diciembre de 2008

Julio "Palito" Morales


Muchas veces se ha visto jugadores que vieron frustrado su paso por Boca debido a una lesión. Lo que no tiene muchos antecedentes que digamos es que esa lesión se haya producido el día del debut y encima en la primera pelota disputada. Para hacer más dramática la situación, vale aclarar que no estamos hablando de un esguince o de un desgarro traicionero. Rotura de ligamentos cruzados y meniscos de rodilla izquierda. Ni más ni menos.
Esto es lo que le tocó vivir a Julio Daniel Morales en su paso por Boca. Centrodelantero uruguayo que arribó al xeneize a comienzos de 1991, por expreso pedido del Maestro Tabárez. Supuestamente goleador y con bastante técnica. Y ponemos el supuestamente porque la realidad es que en Boca no tuvo la oportunidad de mostrarlo.
Tras entrar y jugar una media hora aceptable en un triunfo 2-0 frente a River en Mar del Plata, Palito tuvo su debut oficial el 24 de febrero por la primera fecha del Clausura. Fue contra Argentinos Juniors en cancha de Vélez al ingresar en el entretiempo reemplazando a la Rata Rodríguez. Pero la suerte no estuvo de lu lado. En la primera pelota que fue a trabar (foto) a los 30 segundos, literalmente se rompió todo y tuvo que salir antes de los cinco minutos en cancha. Increíble pero real la mufa del uruguayo.
Tras casi nueve meses, volvió al fútbol para jugar media hora en la Bombonera contra Central ya por el Apertura. Ingresó por Abramovich para tratar de quebrar el 1-1, pero se lo notó muy falta de ritmo. Pese a todo se llevó de regalo una ovación de parte de la hinchada a modo de reconocimiento.
Jugó unos pocos minutos más en dos partidos de ese campeonato (empates frente a Ñuls y Racing) y chau Palito. O casi chau. Porque su verdadera despedida fue el 22 de enero de 1992 entrando en tiempo de descuento por Rubén Palavecino para aguantar otro triunfo sobre River en Mar del Plata.
En total completó 69 minutos oficiales en cancha, cero gol y una gravísima lesión.
Su carrera, además del desafortunado paso por Boca, Incluyó a las camisetas de Huracán Buceo, Nacional, Basañez, Progreso, Bella Vista y Fenix, todos de Uruguay.

4 comentarios:

  1. Batistuta le debe la carrera a este muchacho, ya que llegó a Boca porque Bati había sido un desastre de la mano de Aimar, y Tabárez, a pesar de un buen torneo de verano, no confiaba en Bati.

    ResponderEliminar
  2. El jugador que lo rompió es Osvaldo Inre Coloccini, padre del fugitivo Fabricio.

    ResponderEliminar
  3. Jugo en Alianza Lima de Peru en 1992 hizo dos goles en 5 partidos, se tuvo que ir del club por problemas internos en el club y fundamentalmente porque vivia a pocos metros de donde estallo una bomba que lanzaron los terroristas de Sendero Luminoso, increible mufa, sin embargo se le notaba bueno tecnicamente y con buen juego aereo.

    ResponderEliminar
  4. Yo estaba en la cancha ese día y me acuerdo el comentario de un hincha agarrado al alambrado, a mi lado, que amargamente comentó "eso nos pasa por comprar porquerías".

    ResponderEliminar