sábado, 10 de enero de 2009

Adrián “Ruso” Domenech


Vamos a hablar sin rodeos y yendo derechito al grano. La imagen que dejó Adrián Néstor Domenech en su paso por Boca fue mala. Y más teniendo en cuenta sus actuaciones predentes en el Argentinos Juniors multicampeón. Actuaciones que, en definitiva, hicieron que viniera al xeneize.
Llegó junto a una gran cantidad de refuerzos para la temporada 1987/88, en lo que se creía que iba a ser un proyecto serio: “el proyecto Saporiti”.
Debutó oficialmente el 8 de septiembre de 1987 en cancha de Ferro por la segunda fecha del campeonato. Una noche que Boca jugó muy mal y perdió 1-2 con los de Caballito.
La verdad es que había muchas ganas y necesidad de verlo rendir bien. Pero la realidad era muy chocante. Y más para un tipo que se apodaba “Ruso” y jugaba de marcador de punta izquierdo. Era imposible no compararlo con “Ruso” Hrabina. Y no es que Hrabina haya sido Marzolini. Pero dejaba el alma y cuando no podía con un rival, lisa y llanamente lo mataba.
Domenech era flojo en la marca, no pegaba ni de casualidad, era flojo en el cabezazo y flojo de mitad de cancha para adelante. En resumen, la cosa no iba ni para atrás ni para adelante.
Jugó en total 16 partidos, no hizo goles y se fue de Boca con un último partido acorde al nivel mostrado. En el crucial choque con Independiente en la Bombonera por la segunda rueda de la temporada 1988/89, fue un molinete liberado para que Insúa, Bochini y Alfaro Moreno entren al área de Navarro Montoya.
Su carrera, que justamente había comenzado en el Rojo de Avellaneda, siguió después en Argentinos Juniors, el Genclerbirligi de Turquía y Platense.

3 comentarios:

  1. Era el típico jugador que la rompía en Argentinos Jrs pero en Boca le pesó la camiseta.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Culpa de ese, perdimos los ultimos partidos en el campeonato 88-89 no marcaba a nadie y todos los ataques venian por ese lado, en cambio hrabina habia sido titular en casi todo el torneo cumplia muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Este impresentable gayina merece estar junto a los peores exponentes que tuvimos que soportar. Estuvo a años luz del ruso Hrabina verdadero ídolo. A este se le caían los cubitos de los pantalones.

    ResponderEliminar