viernes, 3 de julio de 2009

Bruno “Barullo” Marioni


En la extensa lista de probados goleadores que desfilaron por Boca, supuestamente para hacer olvidar a Martín Palermo, hay que incluir sí o sí a Bruno Marioni. Pero al oriundo de San Nicolás también es merecedor de ser incluirlo en la extensa lista de jugadores que por h o por b (?) no pudieron ni siquiera llegarle a los tobillos al Titán.
Para colmo de males el primer partido de Barullo desde el arranque, invitó a soñar a lo grande. Fue el 24 de enero de 2007 en Mar del Plata cuando clavó los dos goles de un 2-0 a San Lorenzo por la Copa de Verano. El de tiro libre, terrible golazo al ángulo.
Su debut oficial fue el 10 de febrero por la primera fecha del Clausura en cancha de Racing. Ese sábado, aparte de la goleada 4-0 a Banfield y los estrenos de Miguel Russo como técnico y Orteman como refuerzo (?), Marioni pudo jugar un rato al entrar por Palacio a quince minutos del final.
Sin embargo, la burbuja explotó muy pronto. Porque su primer partido oficial completo, el 1 de marzo, fue el prinicipio del fin. Esa noche, frente a Cienciano en el Nuevo Gasómetro por la Libertadores, Barullo erró tres mano a mano claritos frente al golero. Y los minutos finales fueron un suplicio porque se lo notaba contrariado y ya sin capacidad de discernir cuándo terminar una jugada y cuándo dar un pase. Fue lo que se dice, una noche negra. Un misil del Negro Ibarra sobre el final lo salvó del incendio total, pero de todas maneras, ya nada volvería a ser igual para él.
Pese a todo ganó algo de rodaje en el campeonato local mientras los titulares eran cuidadosamente guardados para la Copa. Pero hubo más de lo mismo. Y pocas veces se vio un apodo tan bien puesto. Se lo notaba empecinado en tener su tarde consagratoria. Pero no hubo caso.
En total jugó 18 partidos oficiales e hizo 3 goles. El sexto y el séptimo en el 7-0 al Bolívar en cancha de Vélez por la Libertadores y uno a Belgrano de Córdoba en la Bombonera en el triunfo 1-0 por penúltima fecha del Clausura. Tarde recordada por ser su último encuentro con la camiseta de Boca y por las continuas puteadas que se dedicaban con Boselli en pleno partido ante cada contragolpe malogrado.
Tras ese único semestre en el club, su carrera que había comenzado en Ñuls, Estudiantes, Sporting Club de Portugal, tres ciclos en Independiente, el Villarreal y Tenerife de España, Pumas de UNAM y Toluca de México, siguió tras su corto y poco feliz paso por Boca, nuevamente en tierras aztecas: en el Atlas y el Pachuca.

12 comentarios:

  1. Más allá de su paso por Boca, hay otra curiosidad en la vida de este delantero: su nombre era Bruno Giménez pero cambió su apellido cuando su abuelo reconoció a su padre y ya tenía toda una trayectoria en primera división.
    Hay otro ex-jugador de Boca que tiene algo en común con Marioni además de haber cambiado el apellido, aunque este cambio fue en el principio de su carrera. Creo que es bastante fácil sacarlo, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. El Maldito Jinete3 de julio de 2009, 11:52

    Uno de los mejores defensores de la historia de Boca: WALTER ADRIAN SAMUEL, que cuando era juvenil usaba Luján como apellido. Me acordaba de Bruno Gimenez, incluso de haberlo visto jugar mucho tiempo para Ñuls y cuando se fue a Europa con ese apellido, pero no sabía la historia del cambio de apellido. gracias por la data Kavanagh.
    un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Bruno Gimenez nos empató un partido sobre la hora jugando para Estudiantes, allá en la Plata, Fecha 13 Clausura 99 (que ganaríamos)

    ResponderEliminar
  4. Es muy sutil, pero ojo que Pato Abbondanzieri tambien cambio su apellido y tiene pasado rosarino...

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Es cierto, me había olvidado del pato!!
    En el caso de Walter Luján, Samuel era el apellido del padre adoptivo y se lo cambió cuando jugaba en el seleccionado juvenil.

    ResponderEliminar
  6. Me acuerdo del partido que dice Felipe Lorca... terrible golazo de Riquelme de tiro libre casi sobre la hora. Y lo de casi es porque sobre la hora hubo una dormilona de la defensa y chau triunfo...

    ResponderEliminar
  7. Fue el partido siguiente a la gran victoria 2-1 en el clásico, el día que se lesionaron Abbondancieri (entró Muñóz) y Serna (reemplazado por Pereda) y lo echaron a Bermúdez. La media vuelta de Palermo en el segundo gol fue uno de los mejores goles del Titán que yo recuerde.

    ResponderEliminar
  8. Che, está corriendo en autos hoy por hoy este muchacho

    http://cuestionentrerriana.com.ar/fiat-linea-marioni-quiere-seguir-en-la-competizione/

    ResponderEliminar
  9. otra contra tambien vino muy grande ya a boca

    ResponderEliminar
  10. y no se olviden que es gallina reconocido ehhhh

    ResponderEliminar
  11. Que manera de morfarse goles esa noche contra Cienciano! Igual tuvo mala leche, me acuerdo de un cabezazo con arco solo que el arquero, que volvía, saca en la línea.
    Su gol a Belgrano fue raro por cómo le pegó y dónde entró la pelota. Por lo menos cuando nos vacunó con Atlas en la Libertadores 2008 no gritó los goles..

    ResponderEliminar
  12. Hay una cosa por la cual le voy a estar eternamente agradecido: sus 2 goles a Bolivar por primera ronda de Copa, fecha 6. Si recuerdan, Boca debia ganar minimo por 3 goles esa noche para clasificar. Goles que llegaron en una rafaga del PT con la dupla Pa-Pa. Y el Bolivar era menos que una sombra, Boca pasaba. Arranca el ST y viene el 4to gol -en contra- para asegurar el partido. Pero que pasaba? con cada gol que Boca hacia, ascendia un puesto en la tabla de Segundos, por lo que iba cambiando el rival. Y Datolo no tiene mejor idea que hacer la jugada de su vida para meter el 5to gol, que nos mandaba a jugar con las CHIVAS, en MEXICO. Viaje larguismo, agotador, a la altura mexicana, y con el recuerdo del 0-4 de 2005 muy fresco. Quizas en la cancha se grito como un gol mas, pero los que estabamos viendolo por TV, sabiendo por parte de Benedetto quien era el rival, teniamos ganas de ahogar a Datolo en una pileta. Nunca habia hecho una mierda, y se le ocurre meter el 5to en un partido ya abrochado para mandarnos a jugar a la loma del orto jajaja. Igual despues todo bien con Jesus, la rompio. En fin, es ahi cuando aparece Bruno con un golazo para el 6-0, que nos traia los Octavos para Chile y el 7-0 que nos dejaria finalmente como 4to mejor Segundo, para jugar con el 4to mejor Primero: Velez. No hubo que viajar a ningun lado, se gano 3-0 la ida, y la vuelta se sufrio un poco en el Amalfinati, pero nada de otro mundo. Cuestion, Boca en cuartos. Que hubiera sido de esa Copa si ibamos a Mexico en Octavos? Nadie lo sabe. Yo, preferia jugar cerca. Mati

    ResponderEliminar