jueves, 18 de diciembre de 2008

Boca vs River




Boca recibía a River en la Libertadores 2004. Era el partido de ida y si bien el choque era por semifinales, todo el mundo la consideró “la final” de esa Copa. Iban a ser dos batallas. Y lo fueron. En especial la primera. Promediando el primer tiempo de un partido más que cerrado, Cascini enganchó y cruzó mitad de cancha con la pelota dominada. En el camino quedó Gallardo que, impotente, le tiró una patada de atrás. El “Mosquito”, de pocas pulgas, se levantó y se puso cara con cara con un Gallardo que quiso hacerse el guapo en el lugar menos indicado. Le amagó un cabezazo al cinco xeneize. El árbitro, injustamente y haciendo la más fácil, echó a ambos. Y se pudrió todo. Cascini desencajado, quería ir a buscar sí o sí al “Muñeco”. Se armó un remolino de jugadores e inmediatamente empezaron a volar manos y empujones para todos lados. Barijho, en su salsa, fue a buscarlo a Ameli. Martín se limitaba solo a mirar ya que la cosa se habia desmadrado. El Pato corrió 70 metros desde el arco del Riachuelo para separar y recibió, de espaldas, un cobarde arañazo en la cara por parte del diez millonario. Cuando Abondanzzieri vio la sangre en su rostro, se descontroló. Y la situación empeoró. Ahora ya eran dos los que querían la cabeza de un Gallardo que se negaba a abandonar el campo de juego pese a que varios policías con escudos lo seguían. Es que de la platea baja volaba de todo. Entró corriendo el cuerpo técnico de River y Guiilermo Barros Schelotto lo bajó de una piña al profe Macaya. Toda la Bombonera rugía un “Y pegue, y pegue, y pegue Boca pegue” para condimentar un cuadro dantesco. Ya era un combate hecho y derecho. Duró ocho minutos pero parecieron muchos más. El partido pudo reanudarse y se esperaba que al primer chispazo volara todo por el aire. Pero no. Si bien se jugó con dientes súper apretados, los 90 minutos pudieron completarse con normalidad y con un 1-0 clave para Boca.

5 comentarios:

  1. Lo que hay que recordar tambien es que el cobarde de Amelli, despues que se cago todo con el chipi, se hacia el que tranquilizaba y lo abrazo al pato, pero en realidad le tiraba el pelo sin que lo pudiera ver abondanzzieri, bien de maricon, por lo menos gallardo lo hizo de frente, pero este buen compañero de planteles (preguntenle a tuzzio) hizo lo que hace siempre, de atras y a escondidas

    ResponderEliminar
  2. Vinieron a hacerse los guapos a La Boca cantando y tirando petardos y una vez en la cancha dieron lástima.

    Quedaron en evidencia como cagones y como portadores de un complejo de inferioridad terrible.

    Imposible olvidar como el nabo de Ameli le decía a Gallardo que provocara a algún jugador boquense cuando ya estaba expulsado para "llevárselo" con él fuera del campo. Lamentable. Pero como siempre, contaron con la complicidad del periodismo, que no quiso reconocer que fueron las gashinas las culpables de todo el quilombo, y no Boca. El periodismo jamás reconoció que Cascini no debió ser expulsado, se dijo poco y nada de la atajada vergonzosa y evidente dentro del área de Coudet en la última jugada del partido, etc.

    Gallardo, quedó en la historia como un cobarde, Ameli, como un payaso. No olvidemos el espectáculo decadente que brindó durante todo el partdio este individuo, con gestos obscenos frente a las cámaras de TV, con piñas en la espalda a Vargas antes de un córner, etc.


    En fin, el espíritu GASHINA que supo forjar esa triste institución a lo largo de toda su historia, quedó elevada en estos dos partidos a su máxima expresión.

    ResponderEliminar
  3. Creo que el que le decía a Gallardo que se llevara a alguien con él era Astrada. Recuerdo la imagen donde El pelotudo este se quería ir y el DT lo empujaba para adentro, que vaya en busca de alguien. En realidad ya había cumplido: se llevó a Cascini injustamente expulsado. Seba

    ResponderEliminar
  4. Yapa: El payaso de Ameli quiso hacerse el bobo y lo dejó a Barijho si familia(?).

    ResponderEliminar
  5. Ameli y Gallardo cagones totales.
    Después el mala leche de Garcé le metió una plancha a Vargas que casi lo rompe.

    ResponderEliminar