domingo, 28 de diciembre de 2008

Claudio Zacarías


Marcador central de gran temperamento y un buen cabezazo. Pero lo del tempramento era, a veces, un arma de doble filo ya que era muy proclive a agarrar las boleadoras y mandarse al ataque dejando unos huecos de la puta madre abajo.
Arribó a Boca a comiezos de 1986 proveniente de El Porvenir. Debutó oficialmente la noche del 23 de febrero cuando por la segunda rueda del torneo 1985/86, Boca le ganó 4-3 a Huracán en un verdadero partidazo jugado en la Bombonera. Esa noche, entró por Pipa Higuaín faltando apenas un minuto y para tratar de devolver la bocha de centros que tiraba el Globo en busca de la hazaña.
Sus actuaciones en general fueron acordes a las de ese equipo de Zanabria: irregularidad pura. Alternaba una buena y una mala. Y así, se le hace cuesta arriba a cualquiera poder afirmarse en un once titular. En su defensa vale aclarar que muchas veces hizo dupla central con Juan Amador Sánchez o con el Flaco Fornés. Hasta Beckenbauer podría verse en problemas ante esta dura realidad.
Jugó apenas 11 partidos en los que sería una barbaridad, si encima le exigiéramos goles convertidos.
Al finalizar la temporada 1986/87, Claudio Hugo Zacarías se fue a San Lorenzo, en donde sufrió en carne propia un brutal atentado cuando una bomba de estruendo voló los vidrios del vestuario de Instituto y casi lo mata. Más tarde pudo vérselo en el Genclerbirligi de Turquía.

2 comentarios:

  1. Fue un defensor central con condiciones para el puesto,en Boca jugó poco, pero es verdad que le tocó integrar defensas bizarras.
    Fue un buen zaguero, fundamentalmente por lo demostrado en San Lorenzo en la segunda mitad del año´87, antes del lamentable atentado que sufrió en Córdoba contra Instituto, donde casi pierde la vida, por la cantidad de sangre que perdió producto de las lesiones cortantes que le provocaron los vidrios, tras la explosión de una bomba, en el vesturio visitante. Uno de los tantos hechos lamentables e irracionales del fútbol argentino, que casi le cuesta la vida y la carrera a Zacarías.
    Luego, con mucho esfuerzo y sacrificio, volvió a jugar al fútbol en San Lorenzo y posteriarmente en el fútbol de Turquía.
    Es miembro de una familia de deportistas, ya que es hijo del entrenador de boxeo, Santos Zacarías, cuñado del Pipa Higuaín y tío de Federico y Gonzalo Higuaín.

    ResponderEliminar
  2. También me acuerdo que unos años después del atentado que sufriera, volvió a jugar al fútbol en San Lorenzo e ingresó en un partido contra riBer, en cancha d Vélez, que si en ése partido ganaban, las Gayinas darían la vuelta olímpica como campeones del apertura 91. Pero Zacarías metió un golazo desd afuera del área, los cuerbos les ganaron 2 a 0 a las gayinas, demorando su consaagración en aquel torneo.

    ResponderEliminar