domingo, 28 de diciembre de 2008

Alejandro "Avi" Mancuso


Sabemos que puede llegar a levantar algo de polémica dedicarle estas líneas a Alejandro Víctor Mancuso. Pero desde el vamos queremos aclarar que, como en casi todos los aspectos de esta vida, el fútbol en especial es materia más que opinable.
Nadie desconoce que el “Avi” haya tenido buen pie y que técnicamente entregaba la pelota redonda a sus compañeros. Pero sólo esto como bandera, ¿alcanza para decir que su paso por Boca fue bueno? Nadie dice que haya sido el peor cinco de la historia de Boca ni mucho menos. Pero el debate queda abierto.
Volante central que aterrizó en Boca a comienzos de 1993 tras la sufrida obtención del Apertura del año anterior. Debutó oficialmente el 28 de febrero en el Chateau Carreras cuando Boca empató 1-1 con Belgrano por la segunda fecha del Clausura. Aunque esa tarde del debut, no debe haber sido de las más felices para Mancuso. El Maestro Tabárez lo mandó a la cancha por Manteca Martínez a los quince del segundo tiempo y al ratito nomás debió dejarle su lugar al paraguayo Neffa.
Ese plantel fue el que dio inicio oficial a la batalla de halcones y palomas, quilombo que no dejó que el “Avi” se hiciera un lugar adecuado. Y menos dentro de la cancha, en donde Giunta era amo y señor del círculo central. Resumiendo, había muchos caciques y pocos indios.
Ya bajo las órdenes de Profesor Habegger y tras la separación de Blas del plantel, el “Avi” empezó a adueñarse de la camiseta número cinco. Sin embargo, sus desempeños más relevantes se dieron recién con Menotti en el banco. El toqueteo de los equipos del Flaco le cayó como anillo al dedo a Mancuso pero al mismo tiempo, lo hizo sufrir como loco la falta de marca en esos mediocampos made in Menotti. Corriendo de un lado para el otro y más que expuesto en muchas oportunidades.
Sin ser recordado por pegar, se fue expulsado frente a Independiente y frente a River por torneos locales y nuevamente frente al Rojo en la decisiva final de ida de la Supercopa 94 jugada en la Bombonera. Cosa que, obviamente, lo bajó de la revancha/derrota en Avellaneda. Tras cometer un penal bastante boludo frente a River la tarde que el millonario casi da la vuelta olímpica en La Boca por el Apertura 94, Mancuso jugó dos partidos más y se fue de Boca a fines de 1994.
Jugó en total 66 partidos oficiales e hizo 2 o 3 goles. ¿Por qué la duda? Algunos medios dan un gol a Platense en el Clausura 94 al mendocino Moya y no a Mancu.
Para cerrar con una buena, podemos decir que nadie olvida su gol a River en Mendoza el 26 de enero de 1994. Está bien que fue por la veraniega Copa Desafío, pero tampoco es para despreciar.
Su carrera que había comenzado en Ferro y Vélez, siguió tras su paso en el xeneize, en Palmeiras, Flamengo, Santa Cruz de Recife (todos de Brasil), Independiente, el proyecto Badajoz y el Bella Vista de Uruguay.

13 comentarios:

  1. muy buena la pagina juan de enunabaldosaII pero el avi no creo q merezca entrar en este apartado.. en boca no lucio pero tampoco desentrono y por algo jugando en el club de la ribera fue convocado por basile para el mundial

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, no le fue tan mal en Boca. Saludos

    ResponderEliminar
  3. No le fue tan mal es verdad. Pero cayo parado en un momento increible. Boca acababa de ganar el Apertura 92 y reforzandose con el HABIL parecia que Boca pasaba a ser mas o menos invencible...pero pasó de todo. Exploto Halcones y Palomas. Y lo terminó de refundir Menotti en el banco. Nadie marcaba y Mancu corria de un lado para otro. Gracias por los comentarios

    ResponderEliminar
  4. Otro que no merece inclusión acá.

    Muy grosa la página.

    ResponderEliminar
  5. En Boca anduvo bastante bien, fundamentalmente durante los primeros partidos que dirigió Menotti, a fines del año ´93. El día que Maradona jugó para NOB en la bombonera, Mancu fue la gran figura de la cancha, lo que le valió que inmediatamente Basile lo lleve a la selección, donde le convirtió un gol a Brasil.
    La contra que tuvo Mancuso en Boca fue que cayo en una época desfavorable, durante la era Menotti y las famosas peleas internas en el plantel entre el bando que comandaba Márcico y el comandado por Navarro Montoya.

    ResponderEliminar
  6. mi papa es el mejor pelotudito!

    ResponderEliminar
  7. Estimada Kiara... nadie duda que Alejandro sea el mejor papá del mundo.
    Pero como cinco de Boca siempre quedó la sensación de que estaba para un poco mas. O que le faltó un poco más para entrar en la historia grande. Sobre todo por la técnica que tenía.

    ResponderEliminar
  8. El gol de Mancuso a Brasil fue en febrero de 1993, en el partido para festejar los 100 años de la AFA, y en la misma semana en la que se concretó su pase a Boca. Ergo, fue convocado a la selección por su nivel en Vélez.

    ResponderEliminar
  9. Es cierto, yo estaba ese día en la cancha. Fue por la Copa Centenario, con que la AFA celebraba sus 100 años. Toda una paradoja, porque recién en 1934 tuvo ese nombre y oficialmente todavía se habla de profesionalismo. Entonces, digo yo: ¿qué cuerons hicieron los primeros 38 años? ¿Por qué cuentan un subcampeonato mundial (y varios Sudamericanos) que jugaron con amateurs?

    Mancuso es uno de esos casos que lamentablemente abundan mucho: jugadores profesionales que solamente saben pegarle con una pierna (el caso más patético era el Piojo López que directamente tenía un listón de madera como pierna derecha). La derecha la tenía solamente para bajarse del colectivo. Para mi más que justificada su inclusión en la sección "con pena y sin gloria", sin dejar de reconocer que por supuesto la abrumadora mayoría de los que escribimos aquí hubiéramos dado cualquier cosa por ponernos un segundo la camiseta de Boca oficialmente.

    ResponderEliminar
  10. aguante mancuso es el mejor cinco de todos sos un kapo mancuuu y con vos en la seleccion vamos a salir campeoness

    ResponderEliminar
  11. mancusoo no le des bolas a estos pelotudos qe no tienen ni idea de lo qe dicen sos el mejorr

    ResponderEliminar
  12. Mancuso era buen jugador, no necesita que le chupen las medias, sino que le digan la verdad

    ResponderEliminar
  13. Badajoz no es un proyecto, es un club centenario.

    ResponderEliminar