miércoles, 17 de diciembre de 2008

Miguel Ángel Brindisi



La historia de Miguel Ángel Brindisi como técnico de Boca duró menos que un suspiro. Ídolo de la casa por su paso como jugador en 1981, Miguelito arrancó con el pie izquierdo desde el vamos. Es que el xeneize perdió en Miami una Recopa más que accesible contra el Cienciano de Perú. Y ya la cosa no pudo encarrilarse. Irregular en el torneo local, el Boca de Brindisi era capaz de ganarle a Vélez 6-0 para luego perder al hilo ¡seis! partidos de visitante. Jugaba con línea de tres y con línea de cuatro según el rival. Y las dudas, entonces, eran más que las certezas. Empezó a quedar lejos de los punteros y el clásico con River pasó a ser la bisagra. La derrota 0-2 en Núñez fue la estocada final. Miguelito, acorralado y tras una reunión con los jugadores en pleno vestuario del Monumental, abrió la puerta y anunció sin más vueltas su renuncia indeclinable. Ni siquiera volvió al hotel en el Flechabus. Agarró su auto y se fue sólo.

4 comentarios:

  1. Creo que lo mató haber perdido la Recopa contra el Cienciano. Decís bien, Juan, empezó con el pie izquierdo y nunca más se pudo recuperar. Mejor quedémonos con su calidad como jugador y con los dos goles que le metió a Fillol la inolvidable noche del 3 a 0.

    ResponderEliminar
  2. Creo que no tuvo aguante para quedarse cuando perdio con gayinaseos, hizo cagada en largar
    a wilfredo caballero y en jugar al offside,
    pero campaña como dt hizo buena en otros lados

    ResponderEliminar
  3. No me acordaba que el 6 a 0 fue en la época de Brindisi.

    La verdad, un desastre su campaña. Mi viejo no lo bancaba como técnico, pero siempre me señaló que fue un impresionante jugador.

    ResponderEliminar