martes, 17 de marzo de 2009

El gol 195 de Palermo


Ya es sabido que a Martín Palermo casi todo le cuesta uno y la mitad de otro. Hizo del esfuerzo y la tenacidad su bandera y no por nada su apodó cambió con el correr de los años de "Loco" a "Titán". Porque Martín justamente es eso. Un luchador.
Por ese motivo no bajó los brazos cuando alcanzó los 180 goles de Varallo y algunos rigurosos pero certeros historiadores (y muchos contras sumados) empezaron a desempolvar 14 goles de "Pancho" convertidos en algunas copas oficiales pero que hasta ese momento casi nadie había tenido en cuenta. Históricamente Varallo siempre había tenido 180 goles (en realidad eran 181). Pero ahora, de golpe y porrazo la cuenta llegaba a la verdadera cifra oficial: 194 goles que ponían un nuevo objetivo al "Titán".
En aquellos días muchos hinchas coincidían en que, fiel a su costumbre, el gol 195 le iba a costar sangre, sudor y lágrimas a Palermo. Pero fue peor de lo imaginado,
Porque ya el 194 fue un parto. Fue de rebote, tras errar un penal contra Arsenal en la final de ida de la Recopa 2008 en cancha de Racing. Y al toque, cuando todo el mundo esperaba el momento histórico, Palermo tuvo una lesión muy grave. Se rompió los ligamentos de una de sus rodillas en un partido contra Lanús en la Bombonera por el Apertura 2008. Los más pesismistas dudaban del regreso de Martín. Pero Palermo tranquilizó a todos con un escueto "...volveré...".
El regreso fue a los seis meses y entrando de a pocos minutos. Unos ratitos con Ñuls y Lanús. Con Deportivo Cuenca en la Libertadores llegó al gol con un cabezazo pero el línea se mandó un flor de moco y levantó la bandera marcando offside. El que estaba adelantado era Battaglia. Fue tan grosera la cosa, que al día siguiente le pidió disculpas públicas a Palermo por haberle negado la opoertunidad de convertirse en el máximo goleador histórico de Boca en la era profesional.
Pero, fiel a su costumbre, la película de Martín siempre guarda un final feliz. Y fue el domingo 1 de marzo de 2009 en el choque frente Huracán por la cuarta fecha del Clausura. Bajo un verdadero diluvio torrencial (quei ncluyó granizo) el Titán empujó sobre la línea un centro al área del Globo. Misión cumplida. O a medias. Porque algunos ya tiraron que el máximo goleador contando la era amateur (época que lamentablemente nunca nadie tiene en cuenta) es Cherro. Y los veintipico de goles de diferencia ponen una nueva zanahoria delante de la nariz de Palermo.
A no dudarlo de que como mínimo lo va a intentar.

7 comentarios:

  1. Juan, me gusta mucho tu blog y ya te he escrito varias veces para colaborar. Pero acá tengo que corregirte o aclararte varias cosas.

    Varallo "siempre" tuvo 181 goles, porque el pésimo nivel investigativo del periodismo hegemónico ni se tomó el trabajo de sumar la cantidad de goles que habían aparecido en el trabajo de Pablo Ramírez sobre la historia del Profesionalismo (al cual por otra parte le faltaban unos cuantos partidos). Eran 180 y no 181.

    Las "copas de Varallo" fueron oficiales entonces y fueron cubiertas por la prensa de esa epoca. Y nunca hubo una resolución que las anulara. Por lo tanto, los 14 goles marcados por Pancho allí siempre fueron válidos, solo que los operadores de prensa poco se calentaron por contarlos. Es más: en ese tipo de tablas sólo se contaban los goles en partidos de Primera División de AFA en el profesionalismo, por lo que Palermo en esta tabla todavía está a una treintena de tantos.

    Así que la era amateur nunca nadie tuvo en cuenta? O sea que en 1931 vos podés asegurar que la gente también ignoraba el año anterior? Para decir estas cosas hay que agarrar un diario o un acta de la AFA de aquella época. No se puede hablar de historia sin ni siquiera investigar si lo que se dice es cierto.

    La historia hay que contarla toda. Y Boca se fundó en 1905, no en 1931. Y los primeros antecedentes de popularidad los alcanzó tras la gira de 1925 por Europa. Básicamente casi todas las cosas que definieron al fútbol tal como está hoy, se realizaron antes de 1931.

    El diario Olé, buscando su negocio, fue el único medio que quedó defendiendo los 180 goles, mientras el resto de la prensa respaldó la investigación realizada por quien escribe junto a otros investigadores e historiadores de Boca.

    Palermo es el máximo goleador de Boca desde la instauración del profesionalismo, contando los partidos oficiales, gracias a su gol 195. Ya tiene ese récord. No me caben dudas que va a superar a Cherro para transformarse en el goleador de toda la historia del club, pero todavía no lo logró. Tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Guille, muy bueno tu aporte. Yo tambien coincido en que hay que contar la epoca amateur. Pero lo que puse en el post no es mi pensamiento sino la descripcion de los hechos.
    Cuando Palermo alcanzo los 180 goles todos creian que era la cifra a alcanzar (en realidad no lo era). No puedo olvidar todavia la vergonzosa campaña de Puma con los "fantasmales" 180 pares de botines de Palermo.
    Y aunque no nos guste la era amateur nadie la tiene en cuenta. Ojala fuera considerada pero todos te hablan del año 1931 en adelante.

    ResponderEliminar
  3. Si consideraran la era Amateur Boca seria el club con más títulos locales, a eso creo que te referís

    ResponderEliminar
  4. Exacto..
    para contar los goles vale la era amateur (me parece barbaro) y para los titulos locales no se cuenta... ¿por que? Lo mas justo es que se cuente todo a partir de la fundacion de cada club. Pero a muchos antiBoca no les conviene eso. Grande Palermo y grande Varallo.

    ResponderEliminar
  5. A todos los contras que me refutan la era amateur yo les hago una pregunta ¿Cuál es el palmarés de la selección argentina en Mundiales? La respuesta es: 2 campeonatos y 2 subcampeonatos. A lo que yo respondo: no, solamente un subcampeonato. Porque el de 1930 lo jugaron con jugadores amateurs, entonces no lo podés contar. Y lo mismo las Copas América. Además, ¿qué centenario festejó la AFA en 1993 si los primeros 48 años no cuentan en ningún lado? Lo que pasa es que los clubes que siempre tuvieron la manija (las gallinas de núñez y las coloradas de Avellaneda) en esa época sacaron 3 títulos entre los dos.

    ResponderEliminar
  6. Es que la era amateur la ignoran cuando les conviene.

    Racing es la Academia porque ganó 7 campeonatos seguidos en la era amateur. Entonces, al decirle "Academia", se ignora o no la era amateur?

    River es el gran rival de Boca por haber sido vecino del barrio, hecho que sucedió entre 1904 y 1922. Igualmente el tema de River es mas complicado, porque es incorrecta la fecha de fundación oficial (no fue 1901, sino 1904), y tienen como costumbre negar u olvidar sus años como club boquense, de ahí que ignoren la era amateur.

    Independiente inauguró el estadio de cemento que ahora tiene hecho escombros en 1928. Tambien la rivalidad con Racing nació antes de 1931. El uso del color rojo en su camiseta también viene de antes.

    San Lorenzo inauguró el estadio que ahora es supermercado en 1916, y se estableció en Boedo desde entonces. Se los llama "santos" o "cuervos" por cuestiones vinculadas a su fundación, también antes de 1931.

    La identidad de los clubes la fueron armando a través del tiempo, y sin dudas que comenzó previamente a aquel año.

    La organización del futbol argentino, tan centralizada en Buenos Aires, viene de antes del profesionalismo.

    Lo que hizo el profesionalismo fue blanquear la condición de los jugadores, que antes del '31 cobraban en negro. Muchas instituciones en desacuerdo con abandonar el espiritu amateur desaparecieron o se desafiliaron, pero ni Boca ni River comenzaron a jugar al futbol en 1931.

    El reglamento del juego, los protagonistas, los hinchas, la cobertura en los medios, nada de eso cambió de un día para el otro. Y los datos de aquellos años se encuentran en hemerotecas, bibliotecas, en los clubes y en la AFA. El que lo quiere ignorar está haciendolo adrede. Hay que defender la lucha por recordar la historia.

    ResponderEliminar
  7. yo soy historiador (pero no de fulbo), y lo que veo con esto de 1931 es una anacrónica ignorancia de lo gradual. Se habla como si el 31 de diciembre del 30 el mundo del fútbol hubiera cambiado por completo. Si vos estás pensando la historia del fútbol, tenés que tener en cuenta que 1931 está más cerca de 1925 que de 1950, por ejemplo. Se trazan líneas divisorias y se ignora la existencia de procesos. El Boca invicto de Bianchi está más cerca del cabaret del Bambino Veira que del campeón de Copa de Russo.

    El ninguneo a todo aquello que sucedió antes del 31 es fruto de la ignorancia (o la conveniencia).

    En mi opinión, Palermo es un ENNORRRRME delantero. Probablemente el mejor que yo haya visto vestir la casaca de Boca por un tiempo más o menos prolongado (sí, incluso más que Takahara o Hugo Guerra (?)).

    Entrar en la discusión de los goles para mí es fruto del mercantilismo actual y de la falsa supremacía de las estadísticas que nos hace creer que podemos entender si un tipo jugó bien o mal a partir de los kilómetros que corrió o los pases correctos que dio. No digo que no sirvan para nada, pero hay que aflojar con esas cosas. Labruna se retiró del fútbol teniendo un gol menos que Erico. ¿Alguien duda que si Labruna hubiese jugado hoy el tipo habría seguido todo lo que hiciera falta hasta pasarlo?

    En fin, el Titán es lo más, y no me importa nada la cantidad de goles que tiene. Es GRANDE, y punto. Y a Puma y Olé me los paso por las bolas. Perdón por el exabrupto.

    ResponderEliminar