jueves, 6 de agosto de 2009

Jorge “Negro” Martínez


A todos los que extrañábamos horrores al Negro Hugo Benjamín Ibarra, la llegada del Negro Jorge Daniel Martínez a mediados de 2001, nos hizo creer que el enroque era una ecuación perfecta. Porque su arribo fue presentado, sin titubeos, como una versión mejorada del formoseño. En teoría venía un marcador de punta derecho rápido, de buena marca, de interesantes subidas por la banda y de buen manejo con la pelota. Y como si con todo esto no alcanzara, tenía el mismo apodo que Ibarra y su aterrizaje en Boca, a préstamo, venía precedido de un muy buen paso por independiente. Una pinturita.
Debutó oficialmente el 29 de julio en el estadio Mané Garrincha de Brasilia. Fue la tarde de una gran actuación del Pelado Pérez en el empate 2-2 frente al Vasco da Gama por la primera fase de la Copa Mercosur.
Pero el espejismo duró poco. Enseguidita nomás, en ese Apertura, empezó a mostrar más dudas que certezas. Y las enormes ventajas que daba en la marca pesaban muchísimo más que sus escasos aportes de mitad de cancha para adelante. Escasos y poco productivos. Y del buen manejo de pelota, no había muchas señales.
Pese a todo, tuvo la oportunidad de anotar dos goles en ese campeonato. El tercero en un contrataque sobre la hora para sellar el 3-1 a Central en la Bombonera y uno a Nueva Chicago en cancha de Ferro, dos fechas más tarde, en la victoria 2-1.
Este partido contra el Torito fue justo antes de viajar a Japón a enfrentar al Bayern Munich por la Intercontinental, partido bisagra en su errático paso con la azul y oro. Porque los que madrugamos ese 27 de noviembre y vimos que, mientras algunos se jugaban la piel en cada trabada, Martínez pidió el cambio a los 15 del primer tiempo por una molestia en el muslo derecho, no pudimos hacer otra cosa sino terminarnos de decepcionar con el refuerzo estrella que, con la mano en el corazón, a esta altura no era mucho más que un Pampa Calvo.
Ya en el Boca de Tabárez 2002, jugó algunos partidos más en la Libertadores y en el Clausura y su nivel fue más de lo mismo. Al finalizar ese campeonato se fue en silencio y conciente de que había hecho bastante poco como para seguir en Boca.
En total jugó 27 partidos, hizo 2 goles y dejó un recuerdo pobre. Más que nada en comparación con las expectativas generadas al momento de su llegada.
Su carrera, iniciada en Deportivo Mandiyú, Independiente, River, Zaragoza de España y otro ciclo en el Rojo, siguió en clubes más acordes con su nivel mostrado en Boca, a saber: Colón, un tercer ciclo en Independiente, Olimpo, Nueva Chicago y el cierre de su extensa trayectoria con otro ciclo en Olimpo, en donde el árbitro Ángel Sánchez, lo desenmascaró públicamente en el Monumental al decirle delante de las cámaras que todos los punteros lo desbordaban. Bastante descriptivo.

21 comentarios:

  1. A ESTE EL GENIO QUE LO DESCUBRIO Y DIRIGIO EN MANDIYU Y LO TRAJO PARA AVELLANEDA FUE HUMBERTO MARIO GRONDONA, EL PRIMOGENITO DE DON JULIO, HOY EN LA SELECCION NACIONAL JUVENIL

    ResponderEliminar
  2. kein fue mejor calvo este o bahiano?

    ResponderEliminar
  3. no hay discusion. dspues de ibarra, calvo es mas q todos, y dps jerez de gran apertura 2003 hasta la lesion

    ResponderEliminar
  4. y martinez perdio el puesto justamente con el pampa

    ResponderEliminar
  5. que desastre este muchacho...
    la puta madre!!! como pesa la camiseta de Boca!!!!
    cuantos hay como este que rinden bien en cualquier lado y llegan a Boca y son una graaaaaaan decepción??? miles, no?
    abrazo

    ResponderEliminar
  6. felipe, por mi parte hay discusión. Jerez me parece mejor que Calvo, por el simple hecho de que es capaz de meter un torneo entero con un nivel aceptable, cosa que Calvo nunca hizo. Cada 2 o 3 partidos se mandaba alguna macana medio épica.

    Entre Martinez, Calvo y Baiano, voto en blanco. :P (Aunque Baiano fue lejos el peor de los 3).

    ResponderEliminar
  7. felip no podemos olvidarnos del mejor 4 despus de ibarraen lso ultimos tiempos perea

    ResponderEliminar
  8. Juan, sé que no tiene nada que ver, pero no me dedicás un "madera balsa" de Rambert (hasta el apellido es horrible)?

    ResponderEliminar
  9. PEREA FUE UN GRAN JUGADOR QUE SI SE QUEDABA MAS TIEMPO IBA A SER IDOLO

    javier

    ResponderEliminar
  10. es verdad, pero perea entró despues de la lesion de jerez cobntra chicago y se ganó el puesto de 4. Igual me parece q durante el Apertura 2005, el primero del Coco, Calvo hizo un buen torneo, Ibarra se lesionó en la 6º fecha y volvió en la 18º y Boca no lo sintió demasiado

    ResponderEliminar
  11. A Basquetazulyoro lo unico que le puedo decir es que su pedido está mucho más cerca de lo que imagina. Pascualito ?madera balsa o con pena y sin gloria?

    ResponderEliminar
  12. Era muy veloz Amaranto. Y no arriesgaba.

    ResponderEliminar
  13. Perea era un fenómeno, pero era más central que lateral, aunque Bianchi lo usó bastante por el costado. Lástima que duró tan poco... bueno, había que "vender", como siempre...

    Creo que Calvo no es tan malo, siempre cumplió, pero como no era un fenómeno, las comparaciones con Ibarra lo matan. De todos modos, y que me perdone Eber Ludueña, estamos hablando de "cuatros" y son puestos poco importantes. Otra cosa: Calvo reemplazó a J. Martinez en esa final con Bayern y también se lesionó, pero aguantó el suplementario y todo.

    Ah, y Martínez? Era el que quería Bianchi en 1998 pero vino Ibarra. Y entre Martínez y Jorginho en los laterales y Schiavi que le costó unos cuantos partidos afirmarse, ese Boca del Apertura 2001 fue uno de los peorcitos de Bianchi.

    Guille

    ResponderEliminar
  14. Martínez vino a robar como tantos otros. Faltaba que se le vieran los revólveres en la cintura nomás. El día de la final Intercontinental se desgarró de puro miedo. En cambio, el Pampa Calvo (con todo lo que tiene para criticarle), en la primera jugada se rompió la rodilla y aguantó así 100 minutos. Después estuvo como 6 meses parado. Eso Bianchi nunca se lo dejó de reconocer y por eso hoy sigue en el club.

    Respecto de la comparación son tres casos distintos: en Boca Calvo fue mucho más que Martínez, especialmente por vigencia. A Baiano ni siquiera lo puedo considerar un jugador de fútbol.

    Para mi Pascualito es "sin pena ni gloria". Lo mejor fue que le sacamos 4 palos a las gallinas por el pase. Para los que dicen que Ramón Díaz es infalible eligiendo jugadores. ¡Cómo disfruté el día que Bermúdez le partió la cara!

    ResponderEliminar
  15. A mi el 4 que más me gustó después de Ibarra es Pablo Álvarez. Es cierto, no tenía gran proyección pero para mi tenía mucha más marca que casi todos los nombrados. Y para mi la primera función es esa. Lo terminamos largando por dos mangos aunque es cierto que lo mejor que llegó a hacer fue salir campeón con Estudiantes el día que hizo echar a Ledesma con ayuda de Pe$$ota.

    ResponderEliminar
  16. Como dice Guille, Perea era un crack, y la verdad siempre me dio la impresión de que lo malvendimos.

    Capaz de jugar BIEN tanto de central como lateral (no como Heinze que juega las dos mal), muy rápido, buen tiempista, y de yapa no era un negado con la pelota tampoco. Creo que su mejor partido como 4 fue en el gallinero el dia de la perla de Iarley.


    Sobre Rambert, sugiero madera balsa. Y no me cabe ninguna duda que encajárselo a las gallinas y comprar a Palermo con esa guita fue de lo mejor de la gestión de Macri (junto con los juveniles de Argentinos x 2 mangos).

    Para mi que la debacle de su carrera fue un regalito de karma del Barba por aquel comercial ridículo donde le metía un gol de penal...

    ResponderEliminar
  17. Me quedo con el Pampa Calvo de acá a la China... sin ser un fenomeno (eso está claro) siempre cumplió (concuerdo con Guille).

    Y Pascualito me parece que encaja mejor en "con pena y sin gloria", no era tan malo. En el Rojo tuvo sus momentos (como en la época que nos hizo el gol en la final de la Supercopa)

    ResponderEliminar
  18. te desbordan todos martinez... no recuerdo que cantidad de camisetas vistió este sujeto...

    ResponderEliminar
  19. Ahora que dijeron Perea... tenés material para otros post:
    En el debut de Perea en Boca (amistoso contra el Atlético de Madrid) le pegó un pelotazo en la cara a una mina. Recuerdo que el Olé puso el cuadro a cuadro de como le impactaba la pelota jaja y se veían unos tipos al lado riendose de la mujer.

    ResponderEliminar
  20. Muchachos, si vamos a hablar de 4, no podemos olvidarnos de Chiche Soñora, que tuvo gran nivel en el equipo de Tabarez del 91...
    En la final con Newell's que perdimos, fue la gran figura....

    ResponderEliminar
  21. Hablando de Rambert, hasta cometió la irrespetuosidad de pedirle en un amistoso un penal a Maradona...
    Y encima lo erró, contra la U Catolica en la Bombonera...

    ResponderEliminar