domingo, 14 de marzo de 2010

Ojos bien cerrados (I)

Esta nueva sección, como su nombre lo indica, fue pensada para ser vivida intensamente (?). Eso sí, la única condición es cerrar los ojos bien cerrados y escuchar. Pero hagan la prueba en serio eh. Play, volumen casi al mango y vean qué pasa.
La idea es que, más allá de gustar mucho o poco el relator de turno, se pueda viajar en el tiempo y recordar lo vivido durante esos pocos segundos. Estamos hablando de experimentar otra vez nervios, desahogos, explosiones (?), avalanchas, patadas voladoras a puertas, revoleo de camisetas, agarrada de genitales hacia la tribuna rival o abrazos a hermanos, amigos, desconocidos, radios o televisores. ¿Y lágrimas en los ojos? Es probable. Y a mucha honra carajo.
.


.
24 de mayo de 2000, Copa Libertadores. Palermo a River por Víctor Hugo Morales.

15 comentarios:

  1. Cristian de Mardel14 de marzo de 2010, 22:05

    Gracias como siempre! Gran ejercicio cerrar los ojos y recordar exactamente como estaba viendo ese partido. Abrazo bostero!!!

    ResponderEliminar
  2. Nah, el relato de ese gol era el de Alejandro Fantino, mal que me pese bien que relato ese gol

    ResponderEliminar
  3. Estaba en socios del lado del Riachuelo. La verdad que no le di bola a la jugada porque ya habia fiesta. Pero cuando la paró Palermo, hubo gente gente que gritó el gol antes. Mucha corrida escalones abajo hasta el alambrado, y señas a la tribuna visitante. Vi flacos arrodillados. Vi pibes llorando. Indescriptible fueron esos segundos. De esos que perdes la nocion de lo que haces.

    ResponderEliminar
  4. Concuerdo en que ese relato debería ser de Fantino. Todos esos años, me acompañaron los relatos de él, y eran de los mejores.
    Igual muy buena la nueva "categoría" esta, o como se llame.

    Otro memorable es el relato contra el Real, de ambos goles.

    ResponderEliminar
  5. "Los vacunó Palermo! Los vacunó Palermo!" Me acuerdo de ese relato de Fantino, estuvo a la altura ese día (por una vez...)

    ResponderEliminar
  6. Ese gol, uno de los momentos más felices de mi vida, no creo que se vuelva a repetir un año como lo fue ese 2000, que me hizo conocer Japón.

    Veo la realidad de hoy y es indigna.

    Lamento decir que el domingo River nos gana.

    Ojalá me equivoque y el lunes que viene me puteen.

    ResponderEliminar
  7. dale vos letito, dale voss!!
    acá está el realto de fantino

    http://www.youtube.com/watch?v=gSSQJDrwsHs&feature=related

    ResponderEliminar
  8. Gitano dijo... Realmente imborrable. Uno de los días más felices que me dieron el fútbol y Boca. Y va a pasar el tiempo y todavía me voy a seguir emocionando como aquella noche.

    ResponderEliminar
  9. Gitano dijo... Ese partido lo dieron por la tele en diferido, con un tiempo de diferencia. Yo pensaba verlo como si fuera en directo, sin enterarme del resultado. Pero después del gol de Delgado no aguanté más y prendí la radio. El segundo tiempo lo escuché por la radio mientras miraba el primero por la tele. No me olvido más de esa noche. Como ya lo dije, una de las más felices que me dio Boca. Terminé borrachíismo. En casa ya no había más nada para tomar y terminé dándole a un licor de cohocolate blanco. Tantos nervios y tanta alegría, mereceían semejante festejo.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡¡¡¡GOOOOOOOOOL!!!!!!! ¡¡¡¡¡Gol la concha de tu madre gashina puta gooooooool!!!!!!

    Perdón el exabrupto. Beto

    ResponderEliminar
  11. Excelente idea y enorme recuerdo. Yo estaba en mi trinchera de la platea alta, como siempre. Una noche inolvidable, un segundo tiempo para la mejor historia de las gallinas, con Ángel parado en el círculo central y los otros 10 con el culito contra el arco propio. Y la frutilla del postre el gol de Martín en muletas. Volvimos cantando por la 9/7.

    Basquet, con todo respeto más que una puteada un tirón de orejas. Por más que adentro no tengamos respuestas, no podemos achicarnos nunca. Boca nunca teme luchar. El domingo, más que nunca, somos el jugador número 12 y no tiramos la toalla pase lo que pase.

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja..., todo lo que pudo decir Victor Hugo en el tiempo que le dio Martín mientras se acomodaba.
    Es verdad que el relato de Fantino es bueno, pero Víctor Hugo es Maradona.
    Fenomenal.
    Qué mejor recuerdo que este para abrir la nueva sección.
    Yo en particular estaba en Mardel, no sé por qué y casi hacemos estallar el edificio con mi viejo.
    Impresionante. Si de noches "imborrables" se trata, más imborrable que esta ninguna.

    Gran abrazo, Juan Pablo.

    ResponderEliminar
  13. Casi me hacés llorar, Juan!!! que momento!! me acuerdo que estaba en el laburo y me encerré en el taller a escuchar el partido. Cuando Martín hizo el gol me tiré al piso y lloré de la emoción. Impresionante!
    Gracias por el recuerdo, la página es espectacular, seguí asi!

    ResponderEliminar
  14. como si faltara algo para agregarle magia, tenía que estar el grandísimo victor hugo morales. Gracias!

    Pónganlo para bajar en mp3, por favor

    ResponderEliminar
  15. Juan,Pancu, tengo el de Fantino en algun lado, si quieren se los mando.

    ResponderEliminar