domingo, 28 de diciembre de 2008

Dermival Almeida de Lima “Bombón” Baiano


Lateral derecho brasilero que arribó al club a comienzos de 2005 y que, a priori, representaba una gran incógnita saber qué tipo de jugador era. Porque si bien Brasil es una conocida fábrica de buenos marcadores de punta, el “Bombón” entró a Boca cargando la pesada mochila del poco feliz paso de su compatriota Juninho Paulista.
No se caracterizaba por pegar, pese a que la noche de su debut, el 18 de enero en Salta ante Independiente por la Copa de Verano, se ganó una amarilla antes de la media hora por un trancazo bastante duro.
Flojo en la marca, era muy común verlo pasar al ataque y llegar al borde del área rival para intentar terminar él mismo las jugadas con un tiro al arco o con un intento de gambeta ante los defensores contrarios. Esto no sólo provocaba el fastidio de los hinchas y compañeros en general, sino de Guillermo Barros Schelotto en particular. El mellizo era una máquina de cagar a pedos al grone ante cada incursión que en lugar de terminar en pase pegaba contra el alambrado de socios.
Estuvo apenas seis meses y jugó, entre Clausura y Libertadores, 16 partidos en los que hizo 2 goles. A Sporting Cristal y a Pachuca de México. Ambos por la Copa, en la Bombonera y en el mismo arco, el que da al Riachuelo.
Si su transcurrir en Boca fue flojito ni hablemos de su despedida. O mejor sí.
Fue la tarde del 26 de junio, cuando por la fecha 18, Boca hizo de local en cancha de San Lorenzo y empató 0-0 ante Quilmes. Ingresó bajo las órdenes del Chueco Alves para reemplazar al pibe Acosta faltando tres minutos. Pero “Bombón” no solo no tocó la pelota sino que no tuvo ganas de hacerlo. Se quedó piolita contra la raya de cal y la única que tuvo para ir a trabar ni siquiera la corrió. ¿Por qué semejante actitud? Baiano ya tenía cerrado su retorno al fútbol brazuca y no quiso arriesgar ninguna de sus dos limitadas piernas.
Ya en tierras brasileras, afirmó muy suelto de cuerpo que en ese partido con Quilmes y que en el fútbol argentino en general, se lo había discriminado. Lo que se dice un tirabombas.
Su carrera tiene casi más estaciones que una línea de subte. A saber: Santos, Matonense, Vitoria, Atlético Mineiro, Las Palmas de España, Palmeiras, Rubin de Rusia, Náutico, Vasco da Gama y Atlético Nacional de Medellín.

6 comentarios:

  1. Este sí que era un paquete bárbaro. Había llegado haciendo un autobombo (o en su caso auto bonbon)increíble y cuando se fue denunció en Brasil que en Boca lo habían discriminado. Un impresentable. Lo trajeron para reemplazar a Ibarra y no marcaba a nadie. Horrible

    ResponderEliminar
  2. Este sí que era malo en serio. Comparado con él, Jorginho era Roberto Carlos.

    ResponderEliminar
  3. Cuando este le hizo el gol a Sporting Cristal en la Boca, la 12 empezó a entonar el ¨Booo y dale dale dale Booo¨ (con el ritmo de Brasil laralaralarala), una de las canciones que a mi entender más adormece en la Bombonera. Se lo tenemos que agradecer a este muñeco.

    ResponderEliminar
  4. este paquete jugo tambien en mi equipo Atletico Nacional (COL) y era una mierda, un fiasco MALO

    ResponderEliminar
  5. era bueno era bueno era un lateral de ataque continuo sin importal el resultado lo que pasa que no tubo continuidad

    ResponderEliminar
  6. Tengo el recuerdo de Baiano sacando un lateral creo para el flaco Cagna con una fuerza desmedida, pobre el flaco la pelota le rompió el pecho y rebotó de regreso al lateral. Todavía me río

    ResponderEliminar