domingo, 21 de diciembre de 2008

El penal que colmó el vaso


La historia de Ricardo Gareca va inevitablemente de la mano de la de su gran amigo Oscar “Cabezón” Ruggeri.
Proveniente de las inferiores alcanzó la primera división de Boca y enseguida fue cedido a préstamo por una temporada a Sarmiento de Junín. A su vuelta en 1982, el “Flaco” (como se lo apodaba entonces) empezó a mostrarse como un típico nueve de área. Algo torpe en sus movimientos pero goleador nato.
Tuvo sus buenas y malas rachas, pero llegó a convertirse en símbolo del tumultuoso Boca de mediados de los ochenta.
Pero la famosa huelga de 1984 lo encontró como unos de los cabecillas y su imagen en la gente se desdibujó. Ese conflicto le hizo mucho daño a Boca tanto a nvel instituciónal como deportivo. Tras la medida de fuerza volvió a jugar unos partidos, pero una noche erró un penal frente a Talleres en cancha de Vélez y la gente explotó. Los más osados aseguraban que lo había desviado a propósito.
A esta altura de los acontecimientos, “La 12” le dedicaba un criticable hit que decía “...Gareca tiene cáncer, se tiene que morir...” pero que no hacía otra cosa que mostrar el odio y desprecio que había alcanzado en los simpatizantes boquenses.
Tras su pase a River, y si bien tuvo un perfil muchísimo más bajo que Ruggeri, nada volvió a ser igual. Insultado a toda voz siempre, coqueteó con un regreso a Boca Juniors en 1987, cosa que obviamente jamas ocurrió.

10 comentarios:

  1. Si no me equivoco, eran dos los hits: siga siga siga el baile al compás del tamboril, que Gareca tiene cáncer y se tiene que morir. Y el otro que decía: aplaudan, aplaudan no dejen de aplaudir, Gareca tiene cáncer, se tiene que morir.
    Terrible traidor. Para mí deber ser el número uno de esta sección Al Paredón.

    ResponderEliminar
  2. Pensar que cuanto yo tenía nueve años, en el 83, era mi máximo ídolo. Su traición fue un golpe durísimo para el níño que yo era. creo que nunca odié tanto a un jugador.

    ResponderEliminar
  3. Uno de los principales responsables de esa huelga del 84 fue Guillermo Coppola, quien tenía era represnentante de varios integrantes de ese plantel, incluidos los dos traidores que se fueron a river. En su momento, el gran Roberto Mouzo (el tipo con más partidos oficiales en el club) dijo que lo querían echar por Gareca y Ruggeri. Y así fue, nomás, le echaron. Otro caso de un ídolo que no se retiró como debía. Ese es Coppola, no el personaje simpatico e hincha de Boca que muchos creen.

    ResponderEliminar
  4. Puaj. Repulsivo es ver a este coso. TRAIDOR. No hay palabras. Ajjjj

    ResponderEliminar
  5. Yo estaba en la cancha la noche que erró el penal contra Talleres y recuerdo perfectamente haberle dritado: "disimulá un poco h de p que todo el mundo se dio cuenta que lo hiciste a propósito". Sin dudas que lo hizo adrede. El segundo gran traidor de la historia detrás de la lacra de Ruggeri.

    ResponderEliminar
  6. Esta bueno todo esto que ponen, especialmente para los que lo quieren de DT a Gareca, son los socios que votaron a Angelici que seguramente votarian a Corigliano

    ResponderEliminar
  7. muy injustos todos ; el tipo era un goleador que en el 82 le hizo goles a riber en el heroico campeonato del 82 con uno de los mejores equipos que tuvo boca en su historia por garra y huevos ; después no le pagaban , que iba a hacer ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si todo muy lindo pero se fue a riber entendes eso?se podrian haber ido a cualquier otro club pero porque a riber?eso es traicion

      Eliminar
  8. A home health club may be whole lot far more enjoyable and
    effectual than accomplishing exercises in the conditioning club.


    Also visit my blog; simply click the up coming internet page

    ResponderEliminar
  9. que manga de pelotudos todos los comentarios
    muy de infradotados justificar un canto de cancha
    realmente lamentable

    ResponderEliminar