sábado, 20 de diciembre de 2008

Hugo Daniel Musladini


El recorrido de Musladini luego de irrumpir sorpresivamente en la primera de Boca fue de mayor a menor. De ser una promesa más que interesante al de pedir por favor que lo saquen del equipo. Procedente de las inferiores, llegó a la primera de Boca de la mano de Menotti a comienzos de 1987. Debutó oficialmente el 25 de enero de ese año, en el 2-0 a Vélez en La Boca que sirvió para iniciar una impactante seguidilla de victorias. Y sus 15 metros de fama fueron, coincidentemente, esos quince partidos finales de la temporada 1986/87. Boca arañó el título y, nobleza obliga, Musladini había mostrado un buen desempeño. Daba la sensación que había llegado un marcador central de categoría. Pero hoy, a la distancia, podemos dilucidar que la manija que le dio Menotti al tildarlo de Pichón de Passarella lo inflaron como piñata de cumpleaños.
Comenzó a desbarrancar en la liguilla de ese año cuando clavó un golazo en contra en el arco de Gatti. Encima fue en la final contra Independiente, en la Bombonera y en el arco de Casa Amarilla. Peor escenario, imposible.
En el torneo 1987/88, la cosa no sólo no mejoró sino que empeoró bastante: en cancha de Vélez hizo un penal insólito al bajar la pelota con la mano dentro del área. Era un verdadero clavo y una bomba de tiempo para la seguridad del arco xeneize.
Para la temporada 1988/89 fue dado a préstamo a San Martín de Tucumán. Y vino a la Bombonera cuando el Santo metió el histórico 1-6. Pero Musladini, esa nublada tarde, mucho no pudo festejar ya que se fue expulsado infantilmente.
Regresó al xeneize para la temporada 1989/90 y alternó partidos sin terminarse nunca de ganarse un lugar. Hasta se dio el lujo de hacer su único gol con la azul y oro. Fue a San Lorenzo en el 2-2 cancha de Huracán. Ya el Musladini que veiamos a esa altura, metía miedo. Salía al bulto. Perdía las marcas. Rifaba pelotas a lo pavo.
Jugó en total 68 partidos e hizo un sólo gol.
Al dejar Boca, siguió su carrera en Alvarado de Mar del Plata y el fútbol colombiano.

4 comentarios:

  1. Para los que iban a la cancha en esas épocas: Musladini jugaba de 8 en la reserva y la rompía, pero el visionario del Flaco, al borrar a Pasucci y no tener reemplazo, lo "inventó" de marcador central y le arruinó la carrera...

    ResponderEliminar
  2. ESE PENAL FE EL DIA Q EL LOCO GATI VOLVIO A LA PRIMERA DE O PERDIOMOS 0-2 CON VELEZ, DE NOCHE, GATTI PIDIO Q LOS Q LO QUERIAN VER VAYAN CON ALGO ROJO
    QUE PELOTUDO MUSLADINI

    ResponderEliminar
  3. Que reverendo hijo de puta ese Musladini!!!! me acuerdo cuando le bajó con la cabeza una pelota en el área de Boca a Alzamendi y lo dejo solito frente al loco Gatti para convertir y el yorugua no perdonó

    ResponderEliminar
  4. Adhiero con EL MALDITO JINETE. Musla ha sido uno de los jugadores mas exquisitos que tuvo Boca proveniente de sus inferiores.
    En primera no logró demostrar a través del tiempo su verdadera calidad porque las lesiones lo persiguieron.
    Los que hablan mal de él, no saben nada de fútbol. Los entiendo, no todos sabemos mucho de ésto

    ResponderEliminar