viernes, 9 de enero de 2009

John Jairo "Turbina" Tréllez


Ya desde su arribo a Boca, John Jairo Tréllez no pasaría desapercibido. Es que en los primeros meses de 1994, el entonces técnico xeneize César Luis Menotti pidió insistentemente su llegada al club. Hasta acá nada muy extraño, ya que según contaban los diarios, “Turbina” la rompía en el fútbol colombiano defendiendo la camiseta de Nacional de Medellín. Lo raro es que en lugar de Tréllez, el que iba a llegar a Boca era nada menos que Ronaldo. Pero la visión del “Flaco”, priorizó al colombiano por sobre la joven estrella brasileña.
Llegó entonces con bombos y platillos. Todos los ojos estaban sobre él. Pero semejante expectativa duró un solo partido. Es que su debut en cancha de Huracán frente a Dep. Español fue pésimo. Hay que reconocer que todo Boca fue un desastre en ese 0-0 con los gallegos, pero se esperaba muchísimo más de Tréllez. Y que si las cosas no salían por lo menos se pusiera el equipo al hombro y pidiera la pelota. Porque en teoría llegaba para hacer la diferencia. Para pegar el salto de calidad. Pero no. Los únicos saltos que pegaba eran cuando había que trabar una pelota. Porque si algo caracterizó a “Turbina” en su paso con la azul y oro fue justamente esconderse y jamás poner la patita. Y la sangre llegaría al río muy pronto. Porque en su segundo partido, Boca perdió con River 0-2 en la Bombonera después de ocho años. Y el DT se vio obligado a sacarlo en la mitad del segundo tiempo y cuando más caliente estaba el partido ya que había que ir al frente a buscar el empate. Pero lo del morocho era imperdonable. Caminaba la cancha. Pero caminaba en serio. Y la cosa se desmadró cuando fue a forcejear una pelota en mitad de cancha y cayó como una cartulina. Inmediatamente empezaron los chiflidos y a decir verdad, su situación ya no tuvo retorno. Porque jugó algunos partidos más pero no pudo hacer pie nunca. Resistido al mango. Apático. Frío como inodoro de cemento. Jamás entendió lo que es ponerse la camiseta de Boca. Con la Supercopa y el Apertura de ese año llegó a completar 19 partidos en los que hizo sólo dos goles. Un desastre. Pero por suerte para todos llegaría una buena jugada de John Jairo. Hizo los bolsos y se rajó al Juventude de Brasil. Gracias.

7 comentarios:

  1. Uuyyyy, horrible, este colombiano. Mucha espectativa y después fue como vos decís Juan, un cagón. No ponía la patita nunca, no pedía la pelota, no corría, nada. Ese equipo era un desastre también. Había mucho lío en el vestuario y eso para mi condicionó al negro. Pero no tiene excusas. A los 2 o 3 partidos la gente cantaba: borombombón, sacalo a Trélles, es un cagón...
    Y nos perdimo al fenómeno de Ronaldo. Mamita el flaco eh...

    ResponderEliminar
  2. Me acuerdo que uno de los goles fue contra Gimnasia y Tiro en un 4 a 1 -si no me equivoco- pero no me acordaba eso de Ronaldo fue por este paquete! Aunque en realidad, era entendible que priorizara a un delantero con experiencia que venía siendo ídolo y goleador en el Nacional por un pibe. Pero salió mal. ¡Y cómo! Ese bochazo a Ronaldo es casi comparable al de Carlos Salvador al chileno Salas. Todo un menotismo vs bilardismo en su esencia pura ¿vió?.

    ResponderEliminar
  3. Ese equipo de Menotti era un desastre. El plantel estaba enfermo. Y los líderes eran de terror, pero la gran gilada que había en ese momento no lo veía.
    Al pobre negro Tréllez le hicieron pagar las cuentas que deberían haberle reclamado a Márcico y Navarro Montoya, los dos ladrones que debieron irse despedidos del club junto con el DT.
    Hizo 3 goles, no 2, pero no cambia nada. En ese '94 Boca jugó 38 partidos del campeonato local, más 4 de libertadores, más 8 de supercopa.
    Boca siempre fue un desastre, salvo algún pasaje de la supercopa, y de esos 50 partidos horrorosos, el negro Tréllez tan solo jugó 19.
    La culpa de esos fracasos la tuvieron otros, mucho más que él, pero la gilada (que era muchísima en esos momentos) se la agarró con él y nadie más.

    ResponderEliminar
  4. no entiendo por que la actuacion tan mala de jhon jairo, realmente inexplicable con nacho fue de lo mejor, todas las peleaba y las luchaba gran jugador pero creo no encajo en el equipo....

    ResponderEliminar
  5. Junto con el paraguayo Cáceres, lo peor de lo peor que vi en mi vida boquense

    ResponderEliminar
  6. Yo no soy de putear mucho a los jugadores, pero este debe ser el primer jugador que putie en mi vida. Lo odiaba posta. Es mas, me acuerdo que cuando le hizo su primer gol contra Gimnasia y Tiro de Salta (un 4 a 0), en vez de gritarlo, lo putie jaja. Era sistematico ja. De lo peor que vi en Boca, y uno de los simbolos de la decandencia de Boca en la mitad de los 90's

    ResponderEliminar