viernes, 27 de marzo de 2009

Boca - Cúcuta casi a ciegas en el medio de un banco de niebla



Jugar partidos de fútbol en condiciones climáticas adversas tiene un gustito especial. La lluvia, el barro, los charcos de agua y hasta el granizo le dan un toque de dramatismo, que en especial a Boca le queda espectacular.
Pero lo que se vio la noche del 7 de junio de 2007 en la Bombonera no registra muchos antecedentes. Por lo menos en La Boca (en el Centenario contra Cruzeiro en la Libertadores 1977 y en el Defensores del Chaco contra Olmpia por la Mercosur 2000 se vieron imágenes bastante cercanas).
Esa noche, Boca recibía a Cúcuta Deportivo de Colombia por la revancha semifinal de la Libertadores. Pero a la ya difícil misión de dar vuelta un 1-3 se le sumó otro adversario: la niebla. Pero no es una forma de decir. Ya antes del partido se barajó seriamente la posibilidad de suspenderlo para el día siguiente. Es que no sólo las cámaras de televisión no podían registrar imágenes nítidas sino que los árbitros tenían serios problemas para ver todo el campo de juego.
Ese día fue de mucho frío y alrededor de las 18,30 empezó a invadir a la ciudad de Buenos Aires un espeso banco de niebla. El barrio de La Boca, por estar pegado al río, fue uno de los lugares más afectados por el fenómeno meteorológico.
El choque contra los colombianos se atrasó media hora primero y un rato más después para ver si la cosa aflojaba, pero al consultar a gente especialista en el tema, aseguraron que la niebla iba a ir creciendo con el correr de las horas. Entonces hubo que meterle pata y se dio inicio. Y se fue dando más o menos normalmente hasta mediados del segundo tiempo. Allí uno de los líneas llamó al árbitro y le pidió parar el partido porque no podía ver toda la cancha para marcar un eventual offside,
Los de Cúcuta aprovecharon la volteada (el partido estaba 1-0 para Boca) y se querían rajar ahí mismo. Pero tras unos cinco minutos de idas, vueltas y charlas se reanudó la cosa. Lo más cómico sin embargo es que se veía menos que antes. Al toque de reiniciado, Palermo apareció como un fantasma para empujar de cabeza un centro y sobre el final Battaglia puso cifras definitivas para la clasificación de Boca a una nueva final de Libertadores.
Una noche dramática y épica. Bien de Copa. Bien de Boca.

6 comentarios:

  1. Inolvidable y épico. Me di el gusto de ir a la cancha ese día y, con las horas que tengo de viaje, casi me muero cuando se especuló con postergarlo para ¡la mañana siguiente!.
    Fue atrás del arco que da a Casa Amarilla y filmé justo un video con el celular en el gol de Román que lo quiero compartir con ustedes:
    http://www.youtube.com/watch?v=6C0vClCTzVk&feature=channel_page

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el video. Lastima que no duró 5 segundos mas para captar la explosión de la gente. Gran noche de Boca y de JR.

    ResponderEliminar
  3. Que inolvidable ese partido! Yo estuve en la cancha como simpre, y el gol de Martín, por quedar del otro lado desde donde yo estaba, no lo pude ver. Grité el gol porque lo gritaron los hinchas que estaban ahí cerca y la cancha se iba contagiando. Como con el 2 a 0 pasábamos, el gol de Seba, lo grité (también sin verlo, o mas o menos)por lo que se iba escuchando. Inolvidable desde todo "punto de vista". Saludos

    ResponderEliminar
  4. uno de los partidos más inolvidables de nuestra historia y quizás el más inolvidable que viví en la cancha

    ResponderEliminar
  5. No se exagera en lo más mínimo, ni en la nota ni en los comentarios. En el segundo gol desde la platea alta en la zona opuesta no se veía venir la pelota, solamente a Martín aparecer como un fantasma y empujarla a la red. De a ratos había media cancha que no se veía. Y el retraso no hizo sino empeorar las cosas.

    ResponderEliminar
  6. que golazo el de román, el primero, de tiro libre, y el de palermo sorprendió a todos

    ResponderEliminar