jueves, 14 de mayo de 2009

La noche que Moya tuvo que marcar a Ronaldo


Así como la aventura de Matellán marcando a Figo salió perfecta, también nos topamos con experiencias similares que salieron decididamente mal. Como lo acontecido la noche del 6 de abril de 1994 en el Mineirao de Belo Horizonte.
Esa noche el Boca de Menotti se jugaba la cabeza para seguir con vida en la Libertadores. Tenía que ganar o ganar. Entonces no quedaba más remedio que salir a buscar el partido pero sin descuidarse atrás. Más que nada por dos factores: las dimensiones del campo de juego y el nueve de Cruzeiro, Ronaldo. El brasilero recién daba sus primeros pasos, era muy joven y bastante más flaco que ahora pero ya tenía un pique demoledor. Y en el área te mataba.
Como Boca tenía prohibido marcar hombre a hombre en esa época, la idea era que Moya tomara al delantero que anduviera por su sector. Y el delantero que se movió por su sector fue nada menos que Ronaldo. El brazuca, tan rápido con la cabeza como con los pies, enseguida supo donde estaba el partido y se quedó a vivir cerca de esa zona para iniciar sus ataques. El mendocino estuvo como bola sin manija y, para ser sinceros, corrió a la rastra del nueve en casi todos los tiros.
Como podemos ver en la foto (en realidad una captura de video en baja resolución) del segundo gol, Ronaldo lo pasó por encima a Moya y a la defensa de Boca completa. Eludió al Mono y golazo. Y chau Copa.

6 comentarios:

  1. Una vergüenza ese equipo, para mi el peor de la Historia teniendo en cuenta el material que tenía. Salimos cuartos de cuatro en un grupo en que además del Vélez de Bianchi estaban dos de los peores equipos brasileños que recuerde. El Palmeiras de Roberto Carlos, que nos metió 6 en el Parque Antárctica y el Cruzeiro de Ronaldo que fue el segundo equipo brazuca en ganar en La Bombonera (después del Santos de Pelé). Para mi Lavolpe al lado de Menotti es un poroto.

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa, neri cardozo, lo incluirian en vamo' vamo`los pibes en algun momento. Excelente este blog por cierto

    ResponderEliminar
  3. Ese equipo era una vergüenza, pero el grupo no era fácil. Aunque de ahí a hacer el papelón que hizo (los 6 que nos comimos en San Pablo, las dos derrotas en La Bombonera) hay un largo trecho.

    Que noche triste la de los 6 del Palmeiras la puta madre... todavía recuerdo a Pancho Caldiero gritando los goles como si fueran "de Boquita"... Da para un post sobre Caldiero, no? Del 88 al 92 estuvo en Mitre, en el 93 en Radio Libertad, al año siguiente dejan de seguir exclusivamente la campaña de Boca, y por eso gritaba fuerte los goles de los rivales. Por eso y porque Menotti le caía mal (a mi también me cae mal, pero nunca quise que Boca perdiera!)

    ResponderEliminar
  4. Ese gol de Ronaldo fue impresionante, en vez de enfilar para donde no había defensores fue directo a donde estaban y a pura potencia y gambeta los pasos por arriba a todos y de yapa también gambeteó al mono, impresionante, antes de eso Boca lo quiso comprar,Menotti dijo que no lo quería y acá parece que le contestó.

    ResponderEliminar
  5. Otro partido que merecería un post de este estilo es el día que Saldaña marcó a Prosinecki en la revancha de la Copa Iberoamericana, en la Bombonera.
    Recuerdo que el (por entonces) yugoslavo del Real Madrid fue a buscar una pelota cerca del corner izquierdo del arco del Riachuelo y Larry fue tocando bocina a talarle los tobillos.

    El ex-Newell's le tiró un guadañazo memorable y el rubio, todavía no sé cómo, le movió la pelota con una pisada terrible, lo esquivó y lo dejó pateando el aire. El resultado: una dura lesión en la rodilla... ¡¡de Saldaña!! Fue una de las situaciones más insólitas que vi en una cancha.

    Y para el final, otro nombre que merecería un post... ¡¡Arley Dinas!!

    ResponderEliminar
  6. Muy buen aporte. Ya mismo agendo. A Arley Dinas (igual que a La Fata e Itabel) les tengo unas ganas barbaras... pero no consigo foto por ningun lado.!!!! Gracias y abrazo bostero.

    ResponderEliminar