viernes, 11 de septiembre de 2009

Sebastián “Pascualito” Rambert


El haber sufrido en carne propia a Sebastián Pascual Rambert en la final de la Supercopa 94, más su nivel descollante en el Rojo y su traspaso al Calcio, tal vez hayan hecho que la expectativa por su llegada a Boca, a mediados de 1996, fuera más grande de lo que realmente debía ser. La verdad es que nadie tuvo en cuenta que su paso por Italia y posteriormente por el Zaragoza fueron flojos. Para hablar mal y pronto, no anduvo.
Su arribo coincidió con la limpieza del plantel ejecutada obedientemente por el técnico Carlos Bilardo. Y coincidió también con la adquisición en masa de más de diez jugadores, uno peor que el otro.
Pese a no dejar un buen recuerdo, llamativamente Pascualito metió 11 goles en 31 partidos. En teoría, números bastante aceptables para un delantero que juega por las bandas. Pero quedó más grabado en las retinas su constante chocar con defensores y zambullidas al pasto que sus gritos en las redes contrarias.
Debutó oficialmente la helada noche del 21 de agosto frente a Argentinos en cancha de Vélez por la Supercopa. Fue triunfo 2-0, silbidos a Toresani y gol de Rambert de penal a los veinte del primer tiempo. Nada mal.
En ese Apertura hizo 5 goles. Uno muy lindo a Ferro en Caballito que sirvió para decorar y dejar la chapa en derrota 1-3. Fue la tarde que Boca usó por primera vez una camiseta Nike que, la verdad, trajo bastante polémica.
En el Clausura, se despachó con otros 5 (convertidos en dos partidos). Un doblete frente a Racing en La Boca, la noche que volvió (?) Maradona. Y un triplete, también en la Bombonera, en un épico 4-3 frente a Central.
En un hecho bastante raro, jugo uno minutos por la primera fecha del Apertura 97 (4-2 al Bicho) y se fue del club para jugar en River. Este detalle, no menor, pudo haber terminado de hundir la balanza para dejar enterrados en el olvido sus 11 goles.
Su carrera, iniciada en Independiente, siguió en el Inter de Italia, el Zaragoza de España y tras su paso por el xeneize, continuó en River, un segundo ciclo en el Rojo, el Iraklis de Grecia y Arsenal de Sarandí. Ya retirado pasó a formar parte del cuerpo técnico de Ramón Díaz.

17 comentarios:

  1. ojo porque no se queria ir de Boca, en ese momento era el mejor sueldo del futbol argentino,
    pero con lo que pago river se compro a Palermo y sobro un millon mas. SE trajeron algunos que no anduvieron, pero tambien con Bilardo vinieron
    Basualdo, Veron, Cagna, Pineda, Latorre, Caceres,y NADA MENOS QUE JUAN ROMAN RIQUELME

    ResponderEliminar
  2. topper no lo podia creer estar en la camiseta de boca, cuando compro olan, no se la iba a perder.

    Creo q lo mejor q hizo Rambert fue en el verano del 97 contra River

    ResponderEliminar
  3. uhhh... de no creer esto de pascualito. ahora, de que vive este ladr... perdon, ex jugador???

    ResponderEliminar
  4. Lo unico bueno que tenia Pascualito era el festejo del avion.... un amague antes de definir q usaba mucho, en el q pasaba el pie por arriba de la pelota... y obviamente la publicidad de topper donde le pateaba un penal la Dios

    ResponderEliminar
  5. Una anécdota sobre la publicidad del penal a Dios. Cuentan los realizadores que Pascual era medio tronco para hablar frente a la cámara, pero no conforme con eso, durante la filmación (que duró dos días) el tipo apareció el primer día con el plo largo, y el segundo con el pelo corto, con lo cual hubo que repetir todas las escenas filmadas 24 horas antes.
    También le hizo un gol a San Lorenzo en un partido en Boca, donde en el festejo hizo una voltereta hacia atrás y casi sse desnuca.

    ResponderEliminar
  6. primero era con garnero parte del cuerpo tecnico de burruchaga en arsenal apenas se retiro, jugo solo 10 minutos con la camiseta de arsenal. despues era ayudante de campo de
    ramon diaz, por ejemplo en san lorenzo.

    ResponderEliminar
  7. Cuando se vendió a Rambert a River había miedo de que se produjera un caso Batistuta a la inversa. Pero el tiempo mostró que Boca hizo un gran negocio en esa operación.

    ResponderEliminar
  8. ... para desmentir ese mito de que Ramón Díaz es vivo para comprar jugadores. ¡¡Cuatro palos les sacamos por ese maleta!!

    ResponderEliminar
  9. No quiero olvidar un detalle: en su primer partido en River (Copa Libertadores o Supercopa, no recuerdo) metió un gol y jugó aceptablemente... Clarín le puso 8 puntos y El Gráfico tituló "River sabe comprar". Claro está que eso fue lo único que hizo con la banda roja en el pecho.
    Tampoco quiero olvidarme que quienes jugábamos al Championship Manager por aquella época no podemos olvidar que en ese juego Rambert era prácticamente Maradona...

    ResponderEliminar
  10. Este tipo me da una sensación ambigua; por un lado, lo puteaba por malo y gallina, por otro lado, me daba por pensar "pobre". No me quedo con ninguna. Rambert fue un ejemplo más de los que muestran a las claras que la camiseta de Boca no es para cualquiera.

    ResponderEliminar
  11. Hablando de Championship Manager, recuerdo haber comprado con la Real Sociedad un (por entonces) desconocido jugador paraguayo que tenía puntajes altísimos y me respondió con muchos goles. Pero las alegrías más grandes me las dio un tiempo después en la realidad, y no con la camiseta de Boca: el inolvidable Derlis Soto.

    ResponderEliminar
  12. Alguien que me parece amerita un lugar importante en esta sección es Faggiani. Lo del tipo fue tan pero tan tibio, que casi nadie recuerda que fue el lateral titular del Boca campeón del 2000, nada menos. Pero no por nada, el Virrey ni siquiera lo llevó a Japón. Beto

    ResponderEliminar
  13. Es verdad. Que carrusel interminable de nombres. Faggiani. Llegó con un bombo barbaro y tenia mas dudas que testigo falso (Diego dixit)

    ResponderEliminar
  14. Creo que faggiani viajó a japon, pero no fue ni al banco... y el virrey sorprendió (y la salió bárbaro, una vez mas) con traverso de 6 y matellan de 3, quienes no venían jugando en esos puestos durante el apertura...
    Con respecto a rambert, si mal no recuerdo, cuando se fue del rojo (venía en nivel para crack) a europa, se lesionó mal los ligamento de un tobillo, y a partir de ahí no volvió a ser el mismo, como les pasa a muchos jugadores después de lesiones de ese tipo... y así fue como llegó a Boca, despues de no jugar casi nunca durante su "paseo" europeo...

    ResponderEliminar
  15. siempre lo digo cuando aprecen nombres como rambert o faggiani, que andan bien antes de boca y despues no pasa nada... COMO PESA LA CAMISETA DE BOCA!!!! ESTA CAMISETA NO ES PARA CUALQUIERA, EHH!!!!

    ResponderEliminar
  16. Creo que fue uno de los tipos que más puteé, antes, durante y después de Boca. No sabía ni hablar, parecía un espantapájaros, y era muy cagón.
    Lo más notable fue una nota que le hizo el Gráfico cuando salió, en la estación de Bernal. Yo desde mi pueblo no sabía ni que era esa remoto lugar. 10 años después, conocí a mi mujer, que es de... Bernal.
    Cuando le pregunte sobre Rambert, pensando que era algo así como el Noir de esos lares, no tenía puta idea de quien era. Eso sí, una vez lo crucé al morrón Rotchen. Ese sí que cumplía toda spara ser central de Boca: era feo, y se lesionó en su mejor momento.

    ResponderEliminar
  17. En el partido contra racing con la vuelta de diego, en los dos goles que hizo se beso la camiseta el muy vende humo y despues se puso labde river el muy puto

    ResponderEliminar