sábado, 7 de noviembre de 2009

Ariel Carreño


Sin ponernos a analizar mucho en detalle, lo cierto es que la trayectoria de Ariel Sebastián Carreño en Boca no fue muy impactante que digamos. Ni desde las estadísticas ni desde el rendimiento. Estamos hablando de un delantero con presencia física, velocidad y algo de habilidad. Dicho así suena bárbaro, pero a esto hay que sumarle un andar tibio y una cantidad importante de lagunas por partido.
Surgido de las inferiores xeneizes, debutó oficialmente la tarde noche del 16 de agosto de 1998 en el 3-2 a Gimnasia de Jujuy por la segunda fecha del Apertura. Tras estar sentadito ochenta y nueve minutos de espaldas a Del Valle Iberlucea, fue un espectador de lujo para ver el gol a favor y el gol en contra de Martín Palermo. Pero casi en el cierre, recibió una indicación paternal de Bianchi y entró a la cancha para reemplazar a Juan Román Riquelme.
Ese minuto jugado, fue ni más ni menos que su primer ciclo con la azul y oro ya que estuvo un tiempo más pero no fue tenido en cuenta en ese verdadero equipazo que se formó sin que muchos nos diéramos cuenta. Por eso, sumado a que Guillermo y Palermo estaban en llamas, debe haberlo pensado bien y agarró volando una oferta para irse a préstamo al fútbol mexicano.
Luego de la experiencia más un paso por el Funebrero, volvió en 2001 para comenzar a transitar su segundo ciclo en el club, con bastante más rodaje que el anterior. Tras jugar algunos ratos aislados, por fin pudo tener sus noventa minutos completos. Fue el 25 de junio de 2001 en la Bombonera, una noche de empate 2-2 contra el Vasco da Gama por la Copa Mercosur. Y esa jornada, coronada con un bombazo que terminó en gol, generó bastante ilusión en los hinchas y cuerpo técnico. Carreño se posicionaba de buenas a primeras como alternativa en ese semestre de transición anunciado por el Virrey. Fue en esta época donde alcanzó mayor continuidad y marcas en las redes contrarias. Nada para descorchar pero era una opción a tener en cuenta. Así anduvo hasta mediados de 2002, donde el Maestro Tabárez metió mano y evidentemente no hizo mucho para retenerlo.
Se puso las camisetas de Chicago y San Lorenzo y pegó la vuelta a mediados de 2004 para su tercer ciclo en el amanecer del ciclo Brindisi. En su segundo partido se mandó con un gol electrizante en el 3-0 a San Lorenzo en la Bombonera, tras enganchar y ajusticiar la valla azulgrana. Lo gritó con alma y vida de cara a los socios de Casa Amarilla, tal vez pensando que podía ser el trampolín definitivo para su relanzamiento. Pero no. Compartió la agonía de Boca en ese Apertura 04 y tras jugar contra Almagro por la última fecha, se fue definitivamente del club dejando tres ciclos, 44 partidos oficiales disputados y 8 goles convertidos. Más allá de si los números le alcanzan o no para zafar, la sensación es que como mínimo le faltó ese plus necesario para pegar el gran golpe.
Su carrera incluyó toda la paleta de colores al ponerse las camisetas de Puebla de México, Chacarita, Nueva Chicago, San Lorenzo, Thun de Suiza, Lanús, Tiro Federal, San Martín de San Juan y Millonarios, Once Caldas y actualmente La Equidad de Colombia.

19 comentarios:

  1. El padre es chofer del colectivo A5 en Córdoba... me contaba de él cuando tomaba ese bondi (?)

    ResponderEliminar
  2. El primer juvenil q hizo debutar Bianchi

    ResponderEliminar
  3. Y la foto esa es de el tercero del baile a Racing campeón del Aper 2001 (el mejor torneo de Carreño en Boca). Me acuerdo q ese gol, por encima de Campagnoulo la tocaron todos, hasta Chicho creo, q estaba jugando de líbero. Que baile, q golazo.

    ResponderEliminar
  4. yo lo sigo en todos los clubes en q juega...
    aguante ariel!!!♥♥♥

    ResponderEliminar
  5. no era malo este muchacho
    le falto suerte para mi

    ResponderEliminar
  6. Este no la rompio en el calsico de verano q le ganamos a las gallinas con los pibes???... ese q terminaron abandonando (como siempre q comen baile).... me parece q hizo dupla con el chango Moreno

    ResponderEliminar
  7. No, hizo dupla con el Chelo y metió un golazo que festejó abrazado al juez de línea, que era Taibi, si mal no recuerdo. Beto

    ResponderEliminar
  8. Es más, si no me equivoco, ese día hizo dos goles. Beto

    ResponderEliminar
  9. Ese dia hizo dos goles. Los restantes: el pelado Perez (tras una jugada del mismo Carreño) y el Chelo Delgado.

    Pudo haber rendido mas, pero se pinchó. Como le pasó a muchos.

    ResponderEliminar
  10. Verano de 2002, 4 a 0. Dos de Carreño, y los otros del Chelo y Omar Pérez. Willy Caballero le atajó un penal a Fonseca

    ResponderEliminar
  11. Haber festejado un gol abrazado a un juez de línea lo descalifica como jugador.

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que no importa a quién le haya convertido el gol. Aunque hubiera sido a river en un partido oficial. Ese festejo abrazado al juez de línea me dio vergüenza ajena.

    ResponderEliminar
  13. Cuando estuvo en Chicago fue la figura de ese equipo que se salvo del descenso jugando bien tirado a la derecha contra la raya y Gorosito dijo "es como Caniggia pero morocho" (?)

    ResponderEliminar
  14. Tuvo un paso para el olvido en Independiente también.

    ResponderEliminar
  15. Este pibe es cordobés y debutó en la primera de Unión San Vicente a los 16 años en en el año 95.

    ResponderEliminar
  16. sobre todos los comentarios y las cosas que he leido nadie conoce la gran persona y lo humilde de corazon que es ese chico si lo conocieran les aseguro que no dirian tantas cosas del futbol sino de la persona y no del jugar yo te banco a muerte ari donde vallas tu hermano

    ResponderEliminar
  17. hola soy chochan si nos habremos cagado a puñetes jugando en la calle nuestra niñez y adolecencia fueron inolvidables dale para adelante y no te olvides de mi y todo lo que hicimos juntos segui igual o mejora aun mas que vos podes

    ResponderEliminar
  18. carreño quiso bajar de una patada a rojas el día que perdimos 3-0 con river en la bombonera justo antes de que rojas haga la vaselina, pero no pudo, y encima casi nos hace un gol en el clausura 2006 jugando para tiro federal y, para mí, le erró al arco a propósito

    franco (f.d.b.)

    ResponderEliminar