jueves, 12 de mayo de 2011

El Boca - Flamengo de la Libertadores 1991

Sin contar superclásicos, finales o partidos donde estuviera en juego un título, sin dudas se trata de uno de los partidos donde la Bombonera se mostró más llena y atemorizante para los rivales. Otro que se anota es el debut de Maradona contra Talleres, pero esa es otra historia.
Y un par de factores se unieron para hacer del partido en cuestión, revancha por los cuartos de final de la Libertadores, una noche donde hubo que cerrar las puertas de la cancha de Boca porque literalmente no entraba más nadie. Primero, la marcha imparable del equipo dirigido por el Maestro Tabárez. Segundo y muy importante, el resultado que Boca había traido de Brasil: derrota 1-2 en el Maracaná que mantenía la serie al alcance de la mano. Y tercero, no influyente pero que sumó, fue la categoría del rival. Anotemos: Gilmar, Ailton, Adilson, Gottardo, Dida, Charles, Junior, Marquinhos, Zinho, Alcindo y Gaucho. No sería el Flamengo de Zico pero se trataba de un buen equipo que dirigido por Vanderley Luxemburgo venía con una chapa importante como para que Boca midiera fuerzas y supiera dónde estaba parado.
La historia cuenta que ese 8 de mayo de 1991, mientras el Flamengo se cambiaba en el vestuario visitante debajo de la tribuna de Casa Amarilla, el capitán, símbolo, crá y enorme Junior vio algunas caras pálidas entre sus compañeros. Pero tras juntar a varios y tratar de arengarlos recordándoles que ellos jugaban en el Maracaná domingo por medio, uno le respondió que era verdad, “pero que en el Maracaná no se movía el piso”.
Sin embargo los brazucas, pillos, trataron de amortiguar su salida al campo de juego en un momento de la noche que la Bombonera estaba al dente tras la salida de Boca. La fila de garotos salió caminando despacio, con un pasacalle azul y amarillo que decía “Maradona, Flamengo te ama. Hoy y siempre”. Recordemos que aquellos días tenían a Diego en el centro de la escena por las primeras noticias de su problema con las drogas.
La jugarreta del Flamengo aminoró y bastante la estruendosa silbatina con la que fue recibido, ya que para cuando los brasileros llegaron al círculo central, un fuerte aplauso bajó de las tribunas. Igual, una vez que pitó el uruguayo Filippi se acabaron los gestos de cordialidad y volaron unas cuantas murras. La multitud presente, que dejó en boleterías 4.526.575.000 australes, o sea unos 460.000 dólares, se fue con la mayor de las alegrías tras los goles de Batistuta de penal y dos de Latorre que cerraron un 3-0 final y el pase a semifinales.

23 comentarios:

  1. me parecio a mi o no esta más el post de Jesus Mendez (madera balsa)... que paso???????

    ResponderEliminar
  2. Jorge, el post de Jesus Mendez estuvo un par de horas desaparecido tras la caida de Blogger. Fue cuestion de subirl su post y todo se vino al carajo

    ResponderEliminar
  3. El mejor recibimiento no gerenciado que le vi a Boca, la gente explotaba por todos lados, ese si no solo se movia el piso, SE MOVIA TODA LA BOMBONERA, clase majistral de como se juega de 5 por parte de Un ya veterano y entro en kilos Junior. UNA CLASE MAGISTRAL DE ALIENTO DIO EL VERDADERO JUGADOR N 12

    ResponderEliminar
  4. Había tanta gente que terminaron televisándolo en directo a último momento. Yo recién me enteré en el segundo tiempo. El del Clausura 1991 fue un equipo que duró muy poco pero brilló muy por encima de la media de las décadas de los 80 y 90. Recién en el '98 volvimos a ver algo similar.

    ResponderEliminar
  5. El Maldito Jinete13 de mayo de 2011, 17:08

    Una de las veces que mas llena vi la Bombonera... primero opino, después leo(?)

    ResponderEliminar
  6. Esa noche, no se podia entrar a la cancha, es verdad eso que cuenta Juan, hasta el sector SOCIOS cerraron. Recien a los 15 del 2º tiempo pude pasar.

    ResponderEliminar
  7. Una de las veces que más llena vi la Bombonera. Impactante. Y lo que jugó Latorre esa noche no tiene nombre.
    Hoy, gracias al Jefe de Gobierno hacedor de bicisendas, no podemos volver a disfrutar estadios colmados.

    ResponderEliminar
  8. antes de comenzar el partido Giunta le sacò la pelota a un negro que estaba precalentando, el negro lo corrio y Blas fue en busca de otros jugadores y le empezaron hacer un loco hasta que el negro se cansò y le metiò un planchazo a Carlos Moya y se armò quilombo, me acuerdo como si fuera hoy.

    ResponderEliminar
  9. No fue Junior el que dijo esa frase?


    El mejor Boca de la era romántica. Zarpada la cancha como estaba. Seba

    ResponderEliminar
  10. Ésta serie me la llevaría a la tumba, casi tanto como la que ganamos en el gallinero por penales.
    Lo que jugó Apud en el partido de ida fue impresionante.

    ResponderEliminar
  11. Cuando lo agarraron a Maradona en Caballito, no sólo estaba re pasado de merca y alcohol. También se lo estaban cogiendo. Cuando la cana abre la puerta encontró al Die en cuatro con un tipo que le daba matraca mientras otro veia. Carlos

    ResponderEliminar
  12. ese Boca mereció mucha más gloria de la que tuvo, le robaron el título del clausura (invicto!!!) y lo cagaron mal en chile, pudo haber sido el único en alcanzar el famoso bi

    ResponderEliminar
  13. El Turco Apud la rompiò en ese semestre, como bien dice Pablo Libre

    ResponderEliminar
  14. Latorre fue el mejor jugador del fútbol argentino de la década del 90. (hasta Román).

    ResponderEliminar
  15. Lo de que se lo estaban empomando a Diego fue mentira. La bola la inventó Alfredo Alegre, periodista de El Gráfico. La revista se comió terrible juicio de Maradona a consecuencia de eso.
    Que ese equipo del '91 no haya ganado nada es la injusticia más grande la historia de Boca, al menos de lo que yo recuerdo.

    ResponderEliminar
  16. Lo de la empomada 100% posta. Si Maradona le hizo juicio al El Gráfico será porque no se puede probar.
    Sólo lo vieron los policias que entraron a la habitación (mi padrino fue uno de ellos). Carlos

    ResponderEliminar
  17. Mi padrino se llamaba Alberto Moreno, ex oficial de la Policia. Carlos

    ResponderEliminar
  18. ese Boca ganó el Clausura, lo que perdió es el invento ese de final. Para mi es un campeón

    ResponderEliminar
  19. El dia del Metro ´81 con Ferro no había tanta o más gente que ese día? Y en la final con Racing? Que lindo es ver la Bombonera así...

    ResponderEliminar
  20. Esse jogo o árbitro que decidiu.

    Essa história é uma mentira e pelo futebol o Flamengo deveria ter passado.

    ResponderEliminar
  21. Callate, brazuca. Les pegamos un peludo terrible.

    ResponderEliminar
  22. brazucas siempre llorando, anden a cobrarle a Havelange, que los salvó siempre

    ResponderEliminar