miércoles, 11 de mayo de 2011

Jesús Méndez

Cada tanto aparece uno de esos casos que nos demuestra brutalmente que para jugar en la primera de Boca no sólo hacen falta un montón de cualidades técnicas y físicas. Aparte de saber parar una pelota, pisarla un poquito, pasársela a un compañero y aguantar corriendo 90 minutos, hay que dar muestras de personalidad. Pruebas de una fortaleza mental que permita sobreponerse a circunstancias adversas y acarrear con la enorme responsabilidad de jugar con la camiseta azul y oro puesta. Requisitos estos últimos, que hicieron de la estadía de Jesús José David Méndez en Boca, un verdadero infierno. Tanto para él como para los que lo vimos desde afuera.
Luego de una interminable novela en la que varias veces el pase estuvo caido, su arribo a comienzos de 2010 procedente de Rosario Central vino precedido de un consagratorio (?) Apertura 09 con el Canalla. Así que los dirigentes de Boca compraron una vez más con el diario del lunes y Abel Alves pudo contar en sus filas con un mediocampista batallador, conocedor del doble cinco, con mucha técnica, capaz de gambetear en una baldosa para después soltarse, armar juego y por qué no, pisar el área rival. Ah, sumemos buena pegada con pelota parada y en movimiento. Joya, nunca taxi (?).
Su debut fue al toque. Ni bien llegó, se calzó la 34 contra Argentinos y fue volante por la izquierda en La Paternal el domingo 31 de enero por la primera fecha del Clausura. Las dimensiones del metegol estadio Diego Maradona jamás lo dejaron de garpe y el crédito quedó abierto para todo lo que se venía. Tres días más tarde en la segunda fecha contra Lanús, tiró un par de firuletes que no dieron resultado debido a los charcos que hubo esa noche en la Bombonera. Así que la excusa del diluvio caído le vino de perillas.
Las fechas empezaron a pasar y la cinta blanca en su muñeca jamás secó una gota de transpiración verdad no se lo veía muy metido. De hilvanar algo decente ni hablar. Pero el apuntado fue el técnico Alves que no lo ponía de volante central suelto sino por las bandas. Pero para ser sinceros, perder la pelota en la medialuna propia intentando tirar un caño, no admite discusión táctica posible. Sus bicicletas, pisadas y fintas empezaron a quedar fuera de contexto en un tipo que trotaba la cancha y no tenía la delicadeza de por lo menos sacar un puntinazo al arco contrario.
Contra River tras la suspensión por lluvia, pudo por fin sacarse el gusto de jugar de doble cinco. Y rendir, podríamos decir que rindió. Aunque los dos goles los hizo otro volante con tal vez menos obligaciones ofensivas que él. Estamos hablando de Gary Medel. A los pocos días Alves renunció y durante todo el primer interinato de Pompei fue ignorado olímpicamente.
La llegada de Borghi a mitad de año lo encontró con pelo y barba candado de color rubio platinado y la ilusión de arrancar de cero un ciclo que trajo aires de renovación importantes. Primero por la gran cantidad de refuerzos llegados. Y segundo, por el sistema talibán del cual Borghi jamás se apartaría. En el 3-4-1-2, empezó siendo de los volantes que ocupaban el centro de la cancha. Pero nada. Pasó de carrilero y la cosa empeoró ya que no llegaba al fondo, no cubría atrás, no pateaba al arco, no tiraba acentros, no iba ni venía. ¿Qué carajos hacía? Vegetaba.
El 24 de octubre redobló la apuesta haciéndose expulsar muy boludamente en la cancha de Independiente. Un tremendo planchazo fuera de contexto puso en riesgo un 0-0 que parecía cantado desde los cinco del primer tiempo. Volvió de la suspensión, cantó presente en la despedida al Bichi en el Monumental y otra vez estuvo bajo las órdenes de Pompei. Momento en que ganó las primeras planas no por sus minutos aislados en la última fecha del campeonato sino por irse a las manos con Insaurralde en un entrenamiento.
Habló en algunos medios acerca de un problema familiar pesado pero no tuvo más hilo en el carretel para afrontar el mundo Boca. La llegada de Falcioni, quien le pidió expresamente que se quedara a pelear un puesto, lo terminó de decidir sobre su nuevo rumbo: tras 22 partidos oficiales en Boca se fue a jugar al Nacional B con Rosario Central. Sin palabras. Sus inicios fueron con las camisetas de River, Olimpo y el Saint Gallen de Suiza.

22 comentarios:

  1. Si lo habre puteado a este burro... ponerlo de 5 no era un acierto, incontables veces erraba pases de dos metros con todo el equipo saliendo.

    No había visto el video del entrenamiento. Que animal este Insaurralde...

    ResponderEliminar
  2. Tengo entendido que vuelve en Junio cuando finalize el campeonato no? xq se lo llevo Central sin opción de compra.

    ResponderEliminar
  3. Me acuerdo que Riquelme había dicho que Boca había comprado al mejor 5 del país. Bueno, tiemo después dijo que tras la lesión q había sufrido Carrizo, Boca pasaba a tener el mejor arquero del país (por su amigo Javi García).

    ResponderEliminar
  4. El rumor dice que, aunque suene increible, Insaurralde, que era amigo de Mendez, lo confundio con Mush que era a quien realmente queria golpear!
    Me dio un poco de lsatima este pibe, estuvo deprimido en serio, la paso mal.
    No jugo mal en su ultimo partido en Boca, obviamente un match de verano absolutamente intrascendente.

    ResponderEliminar
  5. A Jesus Mendez le borraron la memoria en el viaje de Rosario a Bs As. otra cosa no se me ocurre... la verdad, que su paso por Boca fue muy limitado, por momentos te daba bronca verlo "jugar"

    ResponderEliminar
  6. ¿que problema tuvo? porque yo escuche que cuando estaba en Boca, queria dejar el futbol ¿puede ser o escuche cualquier cosa?

    ResponderEliminar
  7. El Maldito Jinete12 de mayo de 2011, 9:13

    En el último clásico en la Bombonera la rompió, solo un dato... creo que fue el único partido que lo vi jugar bien...

    ResponderEliminar
  8. A este Méndez le decían Triatlón: corre, bicicleta, y nada.
    Así pasaron sus días en Boca. Aunque es buen jugador, lo que dice Juan es verdad: le faltó mucha personalidad y un DT que lo ponga en el lugar que corresponde para ganar confianza. Si son medio frágil, están un mal momento en Boca, y encima jugás de otra cosa de lo que jugaste en toda tu vida, estás al horno!
    Miren el caso de Clemente: está haciendo un campeonato horroroso porque juega de 4. Todo bien que en Estudiantes haya jugado de 4 también, pero tengan en cuenta que eso NO es Boca!!! y estaba en un buen momento del equipo.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. La justicia existe y al fin J.Mendez fue ajusticiado, uno de los post mas pedidos. Modelo perfecto de un imborrable, la pisadita con sombrero que tiraba totalmente intrascendente jamas voy a olvidarla....estara leyendo Insaurralde este post ?? que buen roscazo le puso

    ResponderEliminar
  10. otro de los chices que hace 2 o 3 años empezamos a traer. Me asusta que este tipo de incorporaciones me hace recordar a la epoca alegre-heller. No terminemos asi x favor....

    ResponderEliminar
  11. Yo se lo dije a mis amigos hinchas de Boca cuando lo trajeron: este tipo no solo es un mediopelo de aquellos, sino que no es para Boca: mucho galera y baston y cero garra. En River nunca se asentó porque fue contemporáneo de Mascherano, pero realmente nunca demostró nada en los partidos que le tocó estar.

    Inflado por la prensa como pocos este muchacho.

    ResponderEliminar
  12. A este le decían triatlón: corre, bicicleta y nada!
    No era mal jugador, pero le faltó personalidad para ponerse la de Boca. Además que no lo ponían en su puesto y que el equipo entero era una murga, bueno, ahí lo tienen de vuelta en RC en la B.

    ResponderEliminar
  13. A este chico, Jesús, le tocó vivir algo muy feo, como lo es la depresión. Con conocimiento de causa puedo decir que es lo más espantoso que se puede vivir.
    El fin de semana fui a Córdoba y estaba viendo los puntajes del último partido de Central. Méndez tuvo un 4. Con eso se ve que no es que anduviera mal sólo en Boca y después volvió a jugar bien, sino que ya está en caída libre. Ojala pueda levantar, no sólo a nivel futbolístico sino humano.

    ResponderEliminar
  14. Se quiso suicidar tomando pastillas, lo agarraron justo

    ResponderEliminar
  15. A mi entender el peor jugador de este presente en decadencia que vivimos (podríamos decir segundo semestre de 2009 hasta hoy), superior en horrible a Cáceres, Paletta, Giménez, etc. Vino con todas las expectativas, pero nos encontramos con un jugador horrible. Evidentemente psicológicamente muy mal. Acá por eso no le hecho la culpa a su propia amargura sino a los dirigentes que no vieron el potencial desastre que podía ser este muchacho.
    Por otro lado los DT que lo pusieron insistentemente tienen su grado de culpa también.
    Creo que va camino a ser un ex jugador.
    Ariel

    ResponderEliminar
  16. Si es verdad que sufrío un cuadro depresivo, sería prudente abstenerse de realizar comentarios injuriosos.- Por otro lado la lista de jugadores que no rindieron en Boca es interminable.- En su etapa previa a Boca lo ví en algunos partidos jugando para Central donde demostró tener grandes condiciones técnicas.-

    ResponderEliminar
  17. Adolfo: Méndez es una persona pública. Por lo tanto se pueden realizar comentarios sobre él, injuriosos o no.
    Son las reglas del juego. Por eso ganan millones mientras la gente común tiene que laburar todo el día por 2 mangos con 50.
    Si este pibe no acepta las criticas que se vaya a laburar a una fabrica y a jugar con sus amigos.
    Mi opinión es que a este muchacho Méndez habría que cortales los huevos y darselos para que coman los chanchos

    ResponderEliminar
  18. El hecho de que una persona sea pública o no, gane millones o no, no habilita en absoluto la intromisión en su vida privada para injuriarlo gratuita e impunemente, máxime si es verdad que padeció una profunda depresión. Es evidente que no pudo superar la presión que significa jugar en un equipo de la envergadura de Boca, ni el temple suficiente para reponerse a las críticas por su baja performance, de ahí que considero adecuado un poco de respeto para alguien que tuvo un paso poco felíz por el club y nada más que ello, no es ningún delincuente, ni merecedor de un trato despiadado. Aclaro que soy una de las tantas personas que laburo para ganar 2 mangos con 50

    ResponderEliminar
  19. Es fácil criticar y escribir cuanta barbaridad se te cruce, pués lógico si supieras estarías jugando no? no por malo se llega a primera te recuerdo que a nadie le regalan nada más cuesta el doble empezando bien abajo; un poco de respeto no esta de más, ojalá no te pase nunca, bien dicen que quien el mal ajeno desea el suyo se le acerca... Tambien laburo por 2 con 50

    ResponderEliminar
  20. ESTOY MUY DE ACUERDO CON LOS COMENTARIOS ULTIMOS. PERO ALGO ME QUEDA HACIENDO RUIDO: JESUS MENDEZ (AL CUAL DEFENDI BASTANTE) NO NOS FALTO EL RESPETO A NOSOTROS Y AL CLUB AL ACEPTAR SER TRASNFERIDO A BOCA CON TODOS SUS PROBLEMAS (YA LSO SABIA)? DEVOVIO LA PLATA? XQ NO LARGO ELFUTBOL EN VEZ DE HACERSE EL IDOLO DE CENTRAL?

    ResponderEliminar
  21. a mi me encantaba este chabon para mi es un jugadorazo ojal q vuelva

    ResponderEliminar
  22. Para mi tambien me parece buen jugador el loco pero la cagó justo en su mejor momento igual creo que es pibe todavía tiene un par de años mas para demostrar, se tiene que dar cuenta y ponerse las pilas las condiciones las tiene

    ResponderEliminar