lunes, 17 de enero de 2011

El Boca - River del Clausura 2010


Como este blog no es de actualidad, ya dejamos pasar un tiempo más que prudente (?) para hablar de un superclásico que una vez más ganó Boca, pero que contó con la particularidad de haberse suspendido y completado 96 horas después.
El partido, correspondiente a la fecha 10 del Clausura 2010, estuvo programado para el domingo 21 de marzo a las 3 de la tarde en la Bombonera. Pero ese otoño arrancó con un lindo temporal que hizo que cayeran de punta desde aproximadamente las 10 de la mañana. Todo el mundo le puso onda y supuso que en algún momento pararía, pero la realidad es que recién dejaría de llover sobre Capital Federal a eso de las cinco, cinco y media.
Lo cierto es que dos horas antes del partido, la Bombonera se mostró colmada y ya con algunos charcos que se adivinaban debajo del pasto. Sin embargo, la expectativa derribaba al más pesimista y la previa fue acorde a la magnitud del choque. Había gran ansiedad por ver ganar a Boca, cosa que no pasaba desde ocho fechas atrás. El andar del equipo y la infinidad de cambios que metía Alves todas las fechas no invitaban a descorchar, pero cuando salieron bajo un verdadero diluvio Javi García, Ibarra, Luiz Alberto, Muñoz, Morel Rodríguez, Gary Medel, Jesús Méndez, Matías Giménez, Riquelme, Gaitán y Palermo, la Bombonera hizo borrón y cuenta nueva luego del 0-3 papelón frente a Tigre de la semana anterior.
Tras ver repintar las líneas de cal un par de veces, Baldassi miró a sus asistentes y arrancó el partido. Pero tras un parate por las cintas que caían en el área del arquero millonario, dos o tres frenadas bruscas de la bocha en distintos charcos y una tibia llegada de Boca, la Coneja paró el clásico a los nueve minutos y pico, llamó a los capitanes e hizo los gestos inconfundibles de que no había forma de seguir. La suspensión era un hecho.
Se habló largo y tendido del drenaje de la cancha, de los milímetros caídos, de cierta sustancia impermeabilizante con que se había pintado el pasto y hasta de las obras llevadas a cabo por el Jefe de Gobierno en la Avenida Patricios. Calculamos que alguien sabrá con exactitud los por qué, pero que el campo de juego no drenó, no drenó.
Algunas radios ya hacían futurología y hablaban de una reanudación casi segura para el miércoles 24 de marzo, día feriado nacional de la Memoria. Cosa que al ratito nomás quedó descartada cuando salió a hablar gente del gobierno para dejar en claro la negativo oficial y de la Policía Federal para dar seguridad con tantas marchas programas para ese día.
Después tiraron martes 23 y hasta un 14 de abril (?) que no cerraba por ningún lado. Lo cierto es que 24 horas después de la suspensión, se fijó para el jueves 25 de marzo a las 15.45 como cita para continuar los 81 minutos restantes. Cosa que se llevaría adelante en dos tiempos, uno de cuarenta y uno y otro de cuarenta minutos.
El jueves amaneció soleado y ya al mediodÌa se vio en las cercanÌas de la cancha mucho traje escapado del laburo, pibes de colegio y gente que armó flor de ingeniería (?) para no faltar al partido. Hasta Diego Maradona, por entonces DT de la selección se las rebuscó y estuvo presente luego de mucho tiempo ausente en la bombonera.
Pero unas horas antes de la reanudación, surgieron algunas complicaciones en el mundo Boca, una constante en esos tiempos. El Negro Ibarra se resintió de su lesión en la práctica y el mismo jueves algunos jugadores amanecieron con diarrea. Así que el Chueco pudo seguir despuntando el vicio y tuvo que meter dos variantes de último momento. Se rompió el bocho y tiró a la cancha un equipo que en defensa fue una moneda lanzada al aire. A saber: Javi García, Muñoz de cuatro, Luiz Alberto, el colombiano Breyner Bonilla debutando y Monzón de tres. De mitad de cancha para delante todo igual: Gary Medel, Méndez, Giménez, Riquelme, Gaitán y Palermo. Gracias a Dios, la Virgen y todos los Santos, la moneda cayó bien parada.
Finalmente River no fue gran cosa y Boca nada más que metiendo la patita en todas las divididas se lo cargó al hombro. El cierre fue casi soñado y por varios motivos. Boca ganó 2-0 con dos goles de Medel, Gallardo redobló la apuesta de lo hecho seis años antes y mordió al chileno en plena mitad de cancha, Javi García mostró nivel como para ser el arquero de Boca y se terminó en medio de un carnaval que le aseguraba al rival un futuro de Nacional B. Sólo faltó el esperado gol 219 de Palermo.

12 comentarios:

  1. ese dia se paso el huevon , tuve la suerte de estar en la bombonera ese dia , me acuerdo que nos matamos en esa avalancha del segundo gol y ese clasico quedo tambien grabado por el mordiscon de gallardo, esa gata , perra , puta , va ya ni se lo que es ...

    ResponderEliminar
  2. era increible lo que corrio boca ese dia despues de un campeonato horrible... iban a trabar todas las divididas, me acuerdo que hasta luiz alberto anduvo bien... a las gallinas con los colores les ganamos nada mas eh

    ResponderEliminar
  3. yo pensaba que si se jugaba el domingo,perdiamos,no estaba con confianza esa vez.menos mal que se paso al jueves,y ahi si sabia que no podiamos perder...y se jugo el mejor partido del campeonato ese dia,por lo menos para mi

    ResponderEliminar
  4. Mas allá de la consagración del Chileno, de otra gallineada de Gallardo y la bizarra defensa, me parece que el campo de juego de la Bombonera sigue teniendo enormes problemas con el drenaje de agua. De hecho fue el único campo que tuvo problemas en esa fecha. Quedamos mal porque sino me equivoco a continuación de la suspensión jugó un equipo chico (no recuerdo si Banfield o Arsenal) en su cancha y estaba perfecta.
    Ese día es cierto que llovió mucho pero en el momento del partido no era un diluvio.
    Otra cosa impresentable fue el horario y día en que se reanudó, yo soy abonado y me perdí el superclásico por tener que laburar.

    Ariel

    ResponderEliminar
  5. El domingo de la suspension jugaron a las 17 Independiente x Central en Avellaneda.

    ResponderEliminar
  6. Ya habia sucedido un problema similar frente a lanus en partido que no se suspendio de milagro fechas antes, yo estuve el domingo y me fui re calienta sabiendo que en la semana por cuestiones laborales no iba a poder estar presente....Termine acobachado en el laburo con una radio, con el estomago retorcido gritando los goles del Medel !!!
    y diciendole a mis compañeros gallinaS..
    !! YO TE GANE CON BONILLA Y LUIS ALBERTO !!

    ResponderEliminar
  7. Yo también me fui con una calentura tremenda el domingo, porque encima que me mojé todo sabía que en la semana me iba a ser imposible asistir.

    Por suerte lo pude ver por la web de Boca medio a escondidas, donde tomaban la transmisión del Relator del Pueblo (?) y bajando la voz en los goles.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Ese domingo casi me ahogo, no paraba de llover!!! Me re-cagaron con el pase al jueves, apenas si pude zafar del laburo para llegar con lo justo a mi casa y poner el partido.
    Si entraba esa de Román, la quiere picar con el pie cambiado, se caía la cancha...

    ResponderEliminar
  9. Yo estaba laburando y lo tuve que ver por internet en el celular!!!! No solo que se congelaba la imagen, sino que no se veia una mierda, una reverenda cagada!!! Menos mal que ganamos.

    ResponderEliminar
  10. a mi me pasó lo mismo, y encima vivo a 400kmts de la cancha, me re cague mojando, de esos 9 minutos solo vimos 3o4 xq los telones taparon lo otro, y el jueves lo vi en casa mandandole msjs a un amigo q no podia escucharlo en la fabrica.... siempre esta buenisimo si ganamos

    ResponderEliminar
  11. Fue la primera vez en mi vida que tuve la posibilidad de asistir a un superclásico. Llegué a Bs As el sábado, luego de recorrer 1200 km. El domingo me levanté para ir a la cancha y apenas salí a la calle empezó a llover. Jamás se me ocurrió que lo podían suspender. Pero cuando vi que pintaron las lineas de cal y se borraron inmediatamente, me di cuenta que mi travesía había sido al pedo. Por cuestiones laburales, tuve que regresar a mi ciudad, con la idea de tener que esperar un año más hasta el super del 2011...Pero no aguanté. El miercoles por la mañana me decidí a reintentarlo. Llegué a Bs As el jueves y de ahí derechito a la cancha. Que placer por Dios. El equipo era un desastre pero pusieron unos huevos terribles. No me puedo olvidar de una pelota que trabó el pibe Muñoz sobre la banda derecha, la cancha se venía abajo. Y el mano a mano que García le tapó al muerto de Funes Mori. El segundo gol fue un terrible golazo, excelente jugada colectiva con muchos pases. Por todo eso, ese clásico lo voy a recordar toda la vida. Me pasé de fanático, pero los jugadores me lo retribuyeron. Valió la pena tanta locura. Que lindo que es ser de Boca...

    ResponderEliminar
  12. Un día en mi escuela, el profesor de educación física y algunos compañeros grababan un relato falso de un gol de las ga$hina$ y me gastaban.
    Después estábamos en el transporte con el chofer (otro bostero) escuchando el partido por radio.
    Finalmente, después del partido, amigos míos me llamaron para felicitarme.
    Qué lindo ser bostero, aunque los antiBoca te amarguen la vida con cargadas y jodas.

    ResponderEliminar