lunes, 11 de julio de 2011

Giunta mete dos goles en el mismo partido

Por favor que no se malinterprete como que hay alguna animosidad contra el gran Blas Armando. Ni que Giunta no tenga derecho a meter dos goles en una misma tarde. Sólo que lo que pudo verse ese domingo 24 de septiembre de 1989 terminó siendo algo así como un espejismo si tenemos en cuenta todo lo que vino después: carretillas de huevos, litros de transpiración y muchos trancazos que lo alejaron bastante de eso de meter la pelota en el arco contrario. Y ni que hablar de meterla dos veces en el msimo partido.
Cosa que pasó en el Boca - Deportivo Mandiyú de la primera rueda del campeonato 1989/90. Una tarde bastante anormal y no sólo por la faena de Blas en el arco correntino. Primero y antes que nada, por ver al Chino Tapia enfrentando a Boca en la Bombonera. Y segundo, por desayunarse (?) que a los 23 del primer tiempo, Mandiyú ganaba 2-0 y agitaba los fantasmas de lo ocurrido con San Martín de Tucumán casi un año antes.
Antes del entretiempo descontó Graciani poniendo algo de justicia y sobre todo esperanza, para arrancar la segunda parte a tiro del empate. Acción que estaría a cargo de Giunta en su primera y bestial aparición a los 67 minutos. Tras un rebote saliendo del área de Mandiyú, agarró la pelota como venía y sacó un misil que fue a clavarse al ángulo superior izquierdo del Flaco Cousillas. Brutal golazo en el arco de Casa Amarilla.
A cinco minutos del final y ya con la tranquilidad de estar 3-2 arriba en el marcador, Giunta aseguró el partido y puso cifras definitivas soltándose al área rival y primereando una pelota que parecía tener destino de arquero o defensor rival. Su toque cruzado dejó de garpe a Cousillas y a Pedro Barrios para entrar lentamente en el arco vacío.
Por demás trabajoso el 4-2 final con un Giunta que venía del Murcia de España y en su sexto partido con la camiseta de Boca se despachaba con dos goles en apenas 18 minutos. Casi una presentación en sociedad soñada la de un nuevo refuerzo bastante flaco, con el pelo muy corto y pisando el área contraria constantemente. Nada que ver con lo que se empezaría a ver unos dos años más tarde. Y a mucha honra (?).

5 comentarios:

  1. Me acuerdo de haber escuchado este partido por radio y del comentarista(que no me acuerdo el nombre) vaticinando como Giunta empezaba a meterse en el corazón de la hinchada de Boca

    ResponderEliminar
  2. Salvando que el del Rojo es un mamerto, recuerdo cuando Gioda clavo dos goles en un Independiente-Arsenal, sus unicos goles en tierras del equipo de Avellane' y pega en el palo si no fueron sus últimos en Argentina.

    Me acuerdo cuando hice mis primeros goles de pequeño, hice 3 por primera y unica vez. Uno de rebote, otro de caño (maniobra que no pude repetir mas, acomodando la pelota con la planta del botin entre las gambas del arquero, un tal Leguizamon. Exquisita jugada) y el restante un compañero me la dejo con el arco libre, no me di cuenta que la jugada si valia y caminando entre con pelota y todo. No lo podía creer.

    Perdon por desvirtuar, excelente post Señor Juan Imborrable.

    ResponderEliminar
  3. El primer gol de Giunta a Mandiyú es casi el punto de partida de una idolatría incuestionable. Un gol bien bostero: viniendo de atrás, con la gente alentando, misil al ángulo.

    ResponderEliminar
  4. El Maldito Jinete13 de julio de 2011, 9:21

    Tremendo partido de Blas, y tremendo partido de Maranga según recuerdo. Que presentación de Giunta, no me acordaba lo que destaca Juan de la diferencia física cuando llegó, que era mas flaco y llegaba mas al área...

    ResponderEliminar
  5. Gracias Blas! Ojalá algún pelotudo de la dirigencia te de la chance como DT. Gracias por tanto.
    Saludos.

    ResponderEliminar