miércoles, 2 de noviembre de 2011

Héctor Carballo

Para los que pensamos que en el ciclo Bianchi fue todo perfecto, tenemos que tener en cuenta que entre tanta vuelta olímpica y tanto éxito, hubo algunos caídos en combate. Así que vaya un merecido homenaje a Héctor Federico Carballo, matungo corpulento mediocampista que la realidad lo fue empujando hasta ser marcador central.
Su arribo en 1997, ya con 17 largos años y proveniente de las inferiores de Ferro, significó un apellido más que buscaba darle vida al incipiente proyecto de inferiores que había encarado Boca desde la asunción de Macri.
Por esas cosas del negocio destino anduvo a préstamo por México hasta volver a recalar y tener sus quince minutos de fama. Estamos hablando de mediados de 2003.
El 29 de junio, horas antes de la quinta conquista de América frente al Santos en el Morumbí, un Boca muleto, esos que Bianchi sacaba de la galera, dio cuenta de Independiente en la Bombonera por la fecha 18 del Clausura. Dio un poco de cosa ver a Wily Caballero, Jerez, Joel Barbosa, Carballo y el Pampa Calvo defendiendo el arco boquense. Y pese a los sofocones del final, tenemos que aceptar que la victoria 3-1 es un excelente debut.
Al domingo siguiente, cuestiones organizativas (?) le dieron su segundo partido oficial en la primera de Boca. Porque mientras dirigentes, plantel y cuerpo técnico festejaban en La Boca la Copa Libertadores, nuestro homenajeado y Osella, Barbosa y Magnano en defensa sufrieron la falta de códigos potencia ofensiva de Lucho Figueroa y Messera. Aquel domingo 6 de julio de 2003, los siete goles de Central cerrando el campeonato local hirieron gravemente a esa camada de pibes dirigidos interinamente por Regenhardt.
Hubo a las semanas un par de amistosos en la pretemporada, con presentación ante el Betis en Sevilla y todo. Pero ya había olor a despedida.
Sin embargo allá por mediados de junio de 2004, estamos hablando de un año después, de repente la suerte de Boca en el Clausura, quedó en los pies de un mediocampo inédito para luchar en el Carminatti contra Olimpo: Ormazábal, Christian Ríos, Carballo y Pablo Álvarez. El 2-0 a favor que terminó en 2-2 casi sepultó las ilusiones boquenses. Menos mal que siempre existe un River para eliminar de la Copa y tenerlo a mano para el gaste.
La cierto es que Carballo no jugó nunca más en Boca. Tres partidos oficiales, cero gol y un destino nómade: Kuala Lumpur, Venezuela, la B de Chile y más tarde Guaraní de Paraguay, con quien Boca se cruzó en partidos oficiales de Copa Libertadores.

8 comentarios:

  1. Me acuerdo de este aparato. Tremendo Ropero. Hasta el apellido le quedaba Bien.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo vi jugar muy bien en aquel 3-1 contra el ex-rey de copas en la Bombonera. Ese partido significó mucho ya que fue cuando dimos vuelta el historial contra los amargos luego de haberlos igualado aquella mañana del 5-3 de diciembre de 2001... En ese partido del 2003 Carballo anduvo bien, y siempre me llamó la atención no volver a verlo aparecer en 1º...

    ResponderEliminar
  3. HAGAN UNO DE CARLOS QUIÑONEZ, TAMBIEN DEBUTO EN 1ERA Y ACOMPAÑO A CARBALLO A JUGAR A MALASIA, UN PAQUETON

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quiñonez estaba en el juvenil y lo puso unos minutos contra argentinos y despues cosa del dt como hizo con muchos pibes lo borro

      Eliminar
  4. Los recuerdo a Carballo de la categoria 80 del club Storni y Carlos Quiñonez de nuevo Amanezer, fútbol infantil!, categoria 80, grandes partidos se armaban con el 5 de Junio...

    ResponderEliminar
  5. Me acuerdo cuando jugaba en Storni fútbol infantil, altos partidos de la categoria 80 con el 5 de junio.-

    ResponderEliminar
  6. en bahia despues de una gran jugada cuando era el tercero dio en el poste.
    si a veces los pibes desaparecen no es porque sean troncos como a todos lo hacen parecer ACA si no es uqe el dt prefiere a sus jugadores-el moismo bianxchi tambien - y poner cuando necesitaba a los pibes.

    ResponderEliminar
  7. Me fije y dice ke boca lo trajo d mexico. Tan seguros ke era d ferro?

    ResponderEliminar