viernes, 25 de septiembre de 2009

Gustavo Barros Schelotto


Se hace imposible leer este apellido y no asociarlo a jornadas de gloria, vueltas olímpicas, goles, centros a Palermo y camisetas rojiblancas nerviosas y fuera de control. Pero lo justo es justo, y todo eso debe ir guardado en el cajón de los recuerdos de Guillermo. Para hablar de Gustavo, hay que apuntar a otro lado.
Volante muy técnico y tremendamente habilidoso, al punto de que casi todos los que conocen a los mellizos coinciden en que es mejor que su hermano, pero que por H o por B nunca pudo hacer pie ni mucho menos demsotrarlo en la primera de Boca.
Arribó al club a mediados de 1997 junto a Guillermo, luego de mil idas y vueltas y fogoneado por la estricta recomendación de Diego Armando Maradona. Y tardó un par de meses en debutar. Fue en la Bombonera el 30 de noviembre de 1997 por la fecha 15 del Apertura. Esa soleada y calurosa tarde, triunfo 2-1 a Huracán, el estadio entero gritó un falso gol de Estudiantes a River en La Plata y Gustavo, tras recibir la orden de Veira, entró por Latorre faltando diez minutos.
Tras alternar algo en el final de ese campeonato, llegó el verano 1998 y lo que debía ser la plataforma de lanzamiento para su postergado despegue, se transformó de buenas a primeras en el final del primer ciclo Gustavo en Boca. Luego de una brutal pelea con el Bambino en el vestuario del José M. Minella de Mar del Plata, tuvo que armar los bolsos e irse exiliado a Unión de Santa Fe. No hubo ni la más remota chance de que el técnico revea su postura.
Pasó ese semestre, Boca anduvo pésimo, el Bambino se fue y tras el Mundial de Francia, Gustavo volvió para ponerse a las órdenes del nuevo DT Carlos Bianchi. En su segundo ciclo, estuvo hasta fines de 2000, pero en ese año y medio jamás pudo ganarse la titularidad. Motivos puede haber mil: que el equipo titular era intocable, que Bianchi le dio más cabida a pibes de las inferiores, que no tuvo la continuidad necesaria. Lo cierto es que jugaba partidos o. mejor dicho. ratos aislados en los que no desentonaba como un Pereda, pero tampoco podía pegar el campanazo para ganarse el puesto. Si hubiera que resumir sus 65 partidos oficiales habría que ir por el lado de que pasó bastante desapercibido en su juego. Fatal para un volante con aspiraciones serias.
La verdad es que tampoco dejó recuerdos concretos más allá de sus 6 goles convertidos. Uno lindo a El Nacional de Ecuador por la Libertadores 2000, otro al Gato Sessa también en el arco del Riachuelo en un 1-1 con Racing un día de semana, pero nada contundente como lo que podría haber sido el penalazo que Ángel Sánchez prefirió no cobrar la noche de la muleta frente a River. Fue promediando el primer tiempo y hubiera significado el ahorro de muchos nervios, pero ya entramos en el terreno de las hipótesis. La realidad nos marca que el paso de Gustavo Barros Schelotto fue bastante opaco.
Su carrera, iniciada junto a Guillermo en el Lobo, siguió a partir de 2001 en el Submarino Amarillo de Villarreal, Racing, Rosario Central, otro ciclo en Gimnasia de La Plata (en donde fue echado por el técnico Carlos Ischia), Alianza Lima de Perú y el Puerto Rico Islanders.

20 comentarios:

  1. El tema es que cuando este muchacho volvió al club, después de su paso por Unión, estuvo en una especie de "purgatorio" hasta que volvió a ser tenido en cuenta, y cuando empezó a agarrar algo de ritmo, en el apertura del año 2000, inmediatamente fue vendido. Creo que realmente tuvo pocas oportunidades, y cuando le tocó estar no desentonó.

    ResponderEliminar
  2. Para mi no paso con pena y sin gloria. No fue un paso glorioso, pero si un buen paso para mí. Con Bianchi le ganó el puesto al Pepe en el Apertura 99 (que ganó River) y en la Libertadores 2000 le tocó alternar con el mismo Pepe, Seba y Marchant por las bandas. Pero creo que no lo hizo mal. Lo mejor de Gustavo se vio en el Apertura 2000, con dos goles seguidos a Racing y Belgrano y un muy buen primer tiempo contra River en el Monumental, hasta que se desgarró.

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Lorca. Cuando se fue Cagna le puse mis fichas al Gusti, pero después apareió Marchant y también nos ilusionamos con el sapo. Por lomenos, queda la anécdota de que fue Gustavo el que le hizo el caño a Francescoli, con el posterior "comprate una sotana"

    ResponderEliminar
  4. Les cuento una anécdota personal: una noche que jugabamos en la Bombonera, tuve la suerte de poder ver el partido desde el campo de juego. Creo que fue una vez que se festejó el 1° campeonato ganado por Bianchi contra la U de Chile. Al finalizar, yo quería con todas mis ganas, sacarme una foto con Guillermo(ídolo). Bueno, entre el revuelo, los festejos y los nervios de ver a todos los campeones al lado y dentro de la cancha y todos los saludos entre ellos, los cambios de camiseta y demás, lo veo al melli. Guillermo usaba la 7 en ese entonces y Gustavo la 17. Veo a Guille sin camiseta y le pispeo el Nro en el pantalón medio de "coté" para confirmar que era él y efectivamente vi el Nro 7.
    Me saco la foto con un fotógrafo de los que están detro del campo. Misión cumplida. Muy contento y emocionado esperé la copia que me mandaron.
    Al verla, claro, posé junto a Gustavo que estaba de frente y tenía el Nro 17.
    De la emoción de pibe no pude ver ese maldito 1 y me perdí la foto com mi ídolo. Jaja.

    ResponderEliminar
  5. Excelente la anecdota de Mariano! No se si supera a la que contaron una vez de Comitas y Barberón, pero muy buena, jaja...

    Se puede decir que Gustavo era el mellizo malo? Nunca me terminó de cerrar. Supuestamente era volante ofensivo, pero lo vi más haciendo un laburo sucio que otra cosa. No tenía ida y vuelta, no era de meter, como que siempre me dio la sensación de que no era ni una cosa ni la otra, y quedó ahí, indefinido. Quizá en Gimnasia era 10 clásico, pero en Boca no jugó así (es cierto que teniendo a Román al lado, no tenés chances).

    Su mejor partido fue ese primer tiempo con River que recordaban, en el Clausura 2000, luego lo echaron.

    La pregunta maliciosa: si no hubiera sido gemelo de Guillermo, venía igual en 1997? Hubiera sido reincorporado al año siguiente cuando se fue el Bambino?

    Las continuas lesiones de Gustavo lo emparentan con su hermano idolatrado. Sin dudas, un tema genético.

    Guille.

    ResponderEliminar
  6. El del Clausura 2000 fue en la Bombonera y lo echaron, el del Ap 2000 fue en River y tambien jugó bien

    ResponderEliminar
  7. Igual lo del caño a Francescoli fue en Gimnasia. En el único clásico que se jugó mientras estaba en Boca y Francescoli no se había retirado, el 2-1 del Apertura '97, no jugó ninguno de los mellizos.

    ResponderEliminar
  8. Creo que Gustavo vino a Boca porque justamente eran mellizos. Sin saber su rendimiento en el futuro de ninguno de los 2, se hablaba en ese momento que lo mejor era no separar a los mellis porque quizás no iban a rendir como lo hacían en Gimnasia justamente por haber compartido toda la vida juntos.
    Después Guillermo demostró que sí se podía, y quizás aún mas, pero en ese entonces era como una garantía (incierta) de que juntos podían rendir bien.
    Hay que ver si se compraba a Guillermo solo que hubiera pasado...

    ResponderEliminar
  9. yo diria q mas q CON PENA y SIN GLORIA... el melli gustavo da para la categoria ESTRELLA FUGAZ... xq cuando le toco estar aporto lo suyo... creo q si le ubieran dado mas oportunidades ubiera demostrado q es un gran jugador...

    ResponderEliminar
  10. Coincido con Kiwi en lo de la categoría...

    ResponderEliminar
  11. ¿Es cierto que cuando se fue Gustavo a Guillermo le agarró parálisis facial?

    ResponderEliminar
  12. Me parece que la parálisis de Guillermo fue mucho después

    ResponderEliminar
  13. La parálisis facial de Guillermo fue en las fechas finales del Apertura 98. Y ahí lo suplantó el Guillermo de apellido, una cosa rarísima (?).

    Y quien firma esto es otro Guillermo. Todo al precio de uno.

    Viendo los festejos de aquel primer campeonato de Bianchi, al mellizo se lo ve con la cara mitad sonriente mitad nada.

    Guille.

    ResponderEliminar
  14. EN PERU LO BOTARON A LOS 3 MESES POR BAJO RENDIMIENTO.

    ResponderEliminar
  15. Esta mentira vivio por mucho tiempo del nombre del hermano, llego a mi Alianza lima y lo sacaron rapido porque no tenia marca, no tenia gol, no tenia toque, no se sabe q cosa era en la cancha..

    ResponderEliminar
  16. al q sacaron fue al tecnico Insua de tu alianza lima... y varios jugadores se fueron por fidelidad al mismo... no tenes idea de las internas de los clubes... y de lo q es un buen jugador, los mellizos son lo mas, y gustavo brillo en su carrera mucho mas q varios jugadores q pasaron por este club... pero por ser melli se lo compara... son tipos diferentes, es no tener juicio critico claro opinar asi... vos jamas hubieses jugado ni en una canchita de barrio...

    ResponderEliminar
  17. Era un jugadorazo Gustavo, pero era 10 clásico, y en Boca lo ponían por las bandas, como pasó con el Pocho Insúa en su vuelta.
    Gustavo nunca pudo hacer pie firme en primera después de Gimnasia, pero yo lo recuerdo bien. Muchos dicen que era mejor, más pícaro y más calenton que el mismo Guillermo..

    ResponderEliminar
  18. a mi me encantaba gustavo. tuvo el quilombo con veira y cuando volvió en el apertura 98 llegó lesionado. para el clausura 99 fue suplente, y ya para el apertura 99 fue titular, sacandole el puesto a basualdo. en la copa del 2000 era titular pero los desgarros (se lesionaba en cantidades iguales a su hermano), hicieron que juegue el pepe. en el apertura 00 fue titular, otra vez relegando al pepe, y otra lesión hizo que el dt confíe en el pepe para la intercontinental. de todas formas, con el hermano juntos jugaron poco. si no se lesionaba uno, se lesionaba el otro. me hubiese gustado ver más tiempo a los 2 mellizos en la cancha.

    ResponderEliminar
  19. no coincido.- en el apertura ´99 terminó siendo titular sacandole el puesto al pepe, en un equipo donde no se tocaba a nadie salvo por lesiones. en la libertadores 2000 fue titular en 8vos, 4tos, semi y final de ida.- en el apertura 2000 fue titular.

    ResponderEliminar