martes, 31 de agosto de 2010

Cañonazos en el cielo...


Un 30 de agosto gris y frío, Panchito se cansó de tanto vivir y decidió convertirse en leyenda. Tal vez ande ahora rompiendo redes en el Cielo, porque al fin de cuentas nunca dejará de ser goleador. Capaz que Dios y San Pedro se quedarán afónicos de tanto gritar gracias a esos remates furibundos que le ganaron el apodo de Cañoncito. Y tal vez ellos se mueran de envidia cuando les cuente una de las certezas que se llevó de esta vida: “...lo mejor que me pasó fue jugar en Boca y salir campeón...”
No había que pedirle firuletes ni gambetas, para eso estaba su gran amigo Cherro, aquel que lo convenció de ir a Boca primero, y de jugar de 9 después. Él era potencia, velocidad, guapeza, corazón, y el cañón de su pierna derecha. Surgió en Gimnasia, donde en su debut en tercera, metió todos los goles de un triunfo 9-1. A la semana lo pusieron en Primera, donde consiguió el único campeonato de primera división de la historia del club platense. Se hizo enorme en Boca, donde ganó tres títulos –el primero de ellos contra River y en su cancha- y metió 194 goles en 222 partidos, un número imposible que recién pudo romper un tal Martín Palermo, casi 70 años más tarde. Su pase a Boca fue uno de los motivos para la instauración del profesionalismo. Logró récords increíbles como el de 1931, cuando marcó 24 veces en 22 fechas para convertirse en el primer goleador del Profesionalismo, o el de 1934, cuando se consagró goleador del torneo metiendo 34 tantos en la misma cantidad de partidos. 
Jugó el primer Superclásico de la era rentada y por supuesto, fue él quien convirtió el gol del triunfo. Y además, haciendo calentar a las gallinas, que protestaron por un supuesto foul de Pancho. Como para que no se pongan tan mal, después les haría otros cinco. Claro, que de eso de amargar a los rivales la sabía lunga. ¡Si al único equipo al que no le hizo goles fue a Central! A los demás les metía pepas de todos los colores. Y siempre hacía la misma: “...me gambeteaba a uno o dos y le pegaba de donde venga...”. Así, con esa sencillez prima de su proverbial ingenuidad, contaba sus hazañas. 
Tres veces metió cuatro pepas en un partido, hizo 13 hat tricks, treinta veces la mandó a guardar por partida doble. Y él como si nada, como si fuera fácil. También tuvo hitos en celeste y blanco. Jugó la primera final de un Mundial de Fútbol, la de Uruguay 1930, una de las mayores amarguras de su carrera: para el la final la perdieron por no poner huevos y mancar así era algo que no entraba en su catálogo. No se lo perdonó nunca. Jugó y ganó el Sudamericano –la actual Copa América- de 1937. 
Se tuvo que ir del fútbol temprano, a los 29 años, por que su rodilla maltrecha le dijo basta. Hacía rato que le dolía, desde el Mundial, cuando le metieron un patadón de aquellos. Si hasta la vieja le decía que largara, que no jugara más. Pero siempre había alguno que lo convencía de seguir, el técnico Fortunato, el Machetero, o Cherrito. Hasta que el dolor fue más fuerte y bajó la persiana. Los arqueros habrán respirado aliviados: había hecho 236 goles en toda su carrera. Los debe haber metido en una valijita y se los llevó para arriba, a compartirlos de vuelta con su amigo Cherro… Eso sí, como seguro existe un equipo de ángeles, ahora la camiseta número nueve tiene dueño, si al fin de cuentas, decir Varallo y decir gol, es la misma cosa.
.
Autor: Beto

20 comentarios:

  1. Hermoso y merecido homenaje, felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Hace unos años le hicieron una entrevista y decía que todavía le daba bronca cuando alguna hinchada ovacionaba a alguien con el "u-ru-guayo, u-ru-guayo". Seguía caliente el viejo, un fenómeno.

    ResponderEliminar
  3. Increíble ver que se retiró a los 29 años y con esa cantidad de goles.

    Muy buen post, palabras muy justas.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, y mas que merecido. Solo hay un error, porque Dios también jugó en Boca.....en fin, vivió 100 años, y creo que nunca fué olvidado, eso es importante.

    ResponderEliminar
  5. Justo y merecidísimo post y homenaje del blog para con esta leyenda imborrable. Don Pancho me resulta un orgullo como platense y como bostero.

    Gracias Panchito por todo. Gloria eterna para vos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Excelente post!! No olvidar a los idolos de ayer!! Clap Clap Clap

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno el artículo, felicitaciones a quien lo escribió.
    Hasta siempre, cañoncito!

    ResponderEliminar
  8. Excelente post. Gran recuerdo. Gracias Pancho Varallo, gracias de corazón.

    Me comprometo a buscar por donde sea una filmación con un gol tuyo, Pancho. Merecemos verte en acción.

    ResponderEliminar
  9. excelente y merecido. Espero conocerte algún día, panchito!

    ResponderEliminar
  10. gracias maestro y se q va a seguir rompiendo redes alla arriba.
    lo mejor del blog es q este señor tuvo su homenaje aqui en vida y con un trabajo espectacular de guille.
    el cielo esta contento la tierra llora

    ResponderEliminar
  11. Muy lindo el homenaje. No hay que olvidar a esta gente, la que hizo grande a Boca de verdad. gracias Pancho, nunca te voy a olvidar. Seba

    ResponderEliminar
  12. Felicitaciones Beto! Sencillamente conmovedor...

    ResponderEliminar
  13. Y gracias por todo Pancho! Nunca te olvidaremos...

    ResponderEliminar
  14. Gitano dijo... Imborrable de verdad lo suyo, Pancho. Gracias por todo. Algún día nos encontraremos. Exclente post.

    ResponderEliminar
  15. Alto posteo. Un merecido homenaje.

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno. El mayor de los respetos a gran Pancho Varallo

    ResponderEliminar
  17. No se si se puede poner este link, pero la data me pareció muy buena.

    http://www.fotolog.com/grositud_xeneize/34809883

    ResponderEliminar
  18. Fuqinho, esos 100 puntos salen de una nota que hizo Olé con motivo de los 100 años de Varallo. Tiene varios errores, recomiendo no leer más ese diario, no copiar cosas sin chequear o en todo caso consultar y te digo que cosas corregir.

    Igual sé que no lo hiciste de mala fe, mi bronca es con estos tipos del diario que no saben nada y durante la polémica Varallo-Palermo dijeron cualquier cosa a costa de un negocio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por la recomendación Guille, la voy a tener en cuenta

    ResponderEliminar