lunes, 6 de septiembre de 2010

La franquicia de Boca en Ecuador


Corría el año 2008 cuando un grupo de dirigentes ecuatorianos, amantes del fútbol y del club xeneize, hicieron el esfuerzo de llevar a su país al primer plantel, con el fin de que niños, jóvenes y adultos puedan no sólo vivir de cerca la pasión boquense sino también ser parte (?) de la historia de Boca Juniors. A partir de ese primer encuentro, en las mentes de varios de ellos comenzó a crecer la idea de comprar la marca Boca Juniors para, entre otras cosas, crear una escuela de fútbol formativa de jóvenes valores.

Así fue como en marzo de 2009, tal como se puede observar en la foto, se realizó la inauguración oficial del proyecto "Boca Juniors - Master Franquicias - Ecuador". El anuncio del tan anhelado sueño se realizó con bombos y platillos. Para tal efecto se alquiló uno de los salones de un lujoso hotel que tuvo el honor de recibir a Carlos Bianchi, por entonces Manager General, al director técnico Carlos Ischia, así como también a algunas figuras de antaño (?) como Raúl Cascini y Marcelo "Chelo" Delgado, que en aquellos tiempos jugaba en el Barcelona y que seguramente tuvo mucho que ver en la creación de esta academia.

En la presentación, el slogan impuesto por los ecuatorianos anunciaba lo siguiente: "...nuestra misión es hacer feliz a los niños, jóvenes y padres que conforman la familia boquense en Ecuador. En Boca, la exigencia siempre será mayor. ¡Y es un reto que nos enorgullece!. La Escuela de Fútbol de Boca Juniors está comprometida a brindar el mejor entrenamiento a nivel infantil y juvenil. Esto es posible al utilizar la misma metodología de entrenamiento de las divisiones inferiores del Club Atlético Boca Juniors...".
Este comunicado dejaba en claro que más allá de formar jugadores, prevalecía la educación y un aire de deportividad para aquellos que se anotasen en la academia. Sin embargo, no podía faltar en este tipo de lazos el motivo comercial. Además de la escuela de fútbol, los naturales (?) del país del "Pavo" Noriega también habían adquirido los derechos o, mejor dicho, la licencia para comercializar todo tipo de productos vinculados con Boca, ya sean camisetas, llaveros, banderas, etc.
Finiquitados los trámites burocráticos, la escuela comenzó a funcionar y con suma rapidez ganó adeptos, formó chicos y ganó numerosos torneos. Actualmente, esta franquicia cuenta con una gran cantidad de niños y adolescentes que además de recibir educación, se entrenan y participan de las competencias que organiza la entidad.

Pero volviendo a lo que había sucedido a principios del 2009 en la visita de Bianchi, Ischia y companía, cabe destacar que también se hizo presente el gran goleador Martín Palermo y algunos hasta aseguran que se lo pudo ver a Roberto Abbondancieri... o ¿era sólo su gigantografía intentando detener un penal?

2 comentarios:

  1. Me parece que ese Pato dibujado tiene más chances que Luchetti..

    ResponderEliminar
  2. se escribe licenCia no licenSia

    ResponderEliminar