miércoles, 6 de octubre de 2010

Loco Salinas vs Abel Gnecco

Salinas, tucumano él, había jugado muy poco en la primera del River exitoso de Labruna y pasó a Chacarita Juniors. Las buenas actuaciones con el Funebrero y su temperamento extra, que lo llevó a protagonizar un serio incidente contra nuestro Rubén Suñé en época de Lorenzo, le dieron chapa para buscar revancha en el verdadero grande de Argentina.
A comienzos de 1978 donde Boca debería luchar por retener la Libertadores y ganar la Intercontinental del 77, fue incorporado junto a su compañero Miguel Bordón. Delantero o mediocampista combativo, hábil y goleador, era un comodín ideal para reemplazar la ida de Felman a España. Además le servía al Toto para el puesto de centrodelantero donde el verborrágico DT metía continuos cambios. Para esa época, Lorenzo hacía la clásica de dar prioridad a la campaña internacional por lo que en los torneos locales presentaba equipos suplentes de su extenso plantel y a veces inexplicables formaciones con juveniles. Así y todo el Metropolitano 78 se escapó a manos de Quilmes en el último tramo cuando lo teníamos casi abrochado.
Luego de ganar la Intercontinental y en el medio del desafío por retener la Libertadores, comenzó el Nacional donde en nuestro grupo nos tocó debutar frente a Huracán en Parque Patricios. La cita fue el 5 de noviembre de 1978 y en una alineación con muchos suplentes, sufrimos la expulsión de Salinas a los 25 del primer tiempo por tomar del cuello tipo ahorque al juez Abel Gnecco (hincha fana de Boca). El resultado fue 1 a 1 y la sanción al Loco Salinas fue casi récord para nuestro fútbol: 25 partidos de suspención.

Por lo que el tucumano no reapareció hasta bien entrado el año 1979 (en ese campeonato habría otra sanción gigante de 14 partidos al Loco Gatti por insultar al árbitro Ithurralde en un partido donde tyerminó atajando Bordón).
El tema es que Salinas ya no sería el mismo. Había dejado una marca importante en la final frente a Borussia en Alemania donde marcó el tercer gol y una gran actuación en la Libertadores que retuvimos en 1978. La vuelta en 1979 le duró dos partidos: tras jugar con River y Chaco For Ever fue nuevamente expulsado el 7 de octubre en un partido caliente contra Estudiantes en La Plata. Luego del parate obligado tuvo un nuevo regreso en el verano de 1980 pero le tiró un botín a un espectador y el amistoso contra peñarol en Uruguay terminó en una batalla campal contra la policía . 
En 1981 formó junto a Bordón, Zanabria, Santos, Randazzo y Rotondi el paquete que pasó a Argentinos Juniors por Diego Maradona. Luego pasó a Independiente de Avellaneda. En una nota de 1981 declaró “...quiero volver a Boca. Juego aunque sea de arquero, me expulsan porque soy calentón y muy impulsivo y no soporto las injusticias...”.
.
Autor Miguel Sarfson

3 comentarios:

  1. Hasta hace un par de años Salinas repartía comida en una rotiseria en guardia vieja y gascón. Le garpaban con comida, y por la noche se ponía en pedo y se mandaba a putear a los travestis que iban a amerika.
    El mismo tipo que supo meter un gol en la final y salir campeon del mundo

    ResponderEliminar
  2. Hoy hace jueguito con una de trapo por lo que le den en Constitución.

    ResponderEliminar
  3. pablo perez se copio mucho de el me parece jajajja

    ResponderEliminar