domingo, 21 de junio de 2009

Bianchi vs Plateísta de la preferencial


No es un hecho muy común ver a un director técnico del club pelearse con un hincha de Boca en pleno partido y ante las cámaras de televisión. Y eso que por el banco de suplentes desfilaron, entre otros, un Habegger que aguantó escupitajos, un Aimar que aguantó botellazos y un Basile que aguantó petacas de whisky y cubitos de hielo.
Por eso, queda la sensación de que lo que tuvo que soportar Carlos Bianchi la tarde del 2 de noviembre de 2003 fue un poroto. Tarde recordada por todo lo que atajó el arquerito de Independiente y por la tremenda murra a Carlos Tévez que lo sacó de las canchas por un largo tiempo.
La piedra de la discordia fue Miguelito Caneo. Una especia de pollo del Virrey, bancado en muchas oportunidades cuando ya quedaba medio evidente que al pibe no le daba el cuero para ser el enganche de Boca.
Y esa tarde de 0-0 ante el Rojo en la Bombonera, luego de que Caneo rifara un par de avances, un plateísta de la preferencial se sacó y le gritó al juvenil y al mismísimo Virrey para que lo reemplazara.
Bianchi, dejando a un lado su característico perfil ultrabajo, reaccionó y encaró derechito hacia donde estaba el plateísta al grito, tal vez desmedido, de que si no le gustaba el pibe se vaya a su casa a ver el partido por tele.
Si nos agarramos de los hechos, algo de razón habrá tenido el plateísta, porque a los 20 del segundo tiempo, tras una flojita actuación, Miguel Eduardo Caneo voló a las duchas dejándole el lugar a Cángele.
Para el final, nos queda un interrogante: ¿no habrá sido peor el remedio que la enfermedad?

18 comentarios:

  1. La verdad que defender a Caneo es bastante complicado. Caneo y Cángele fueron los únicos jugadores que insulté en mi vida, creo que ya lo dije en otro post. Lo peor de todo que Caneo fue el primer jugador que vi en mi vida y encima le pedí un autografo, ahora me parece que lo voy a tirar jajaja.
    ¿Ya hay algun post de Cángele? Ese se merece varias páginas, no puedo olvidar un partido frente a Quilmes en el cuál le pifió a la pelota.

    ResponderEliminar
  2. No me sorprende el post anterior, siempre fueron 2 jugadores que no merecieron silbidos, simplemente porque les pedian cosas que no eran capaces de hacer (ser Riquelme o el Guille).

    Caneo puntualmente pintaba para ser un muy buen proyecto de jugador de las inferiores (cuando eso era rareza en Boca todavía) hasta que una bestia del Barcelona de Guayaquil lo rompió todo en un partido por la Libertadores. Nunca volvió a retomar su nivel después de eso.

    ResponderEliminar
  3. Caneo no tenia nivel para jugar en Boca, el plateista tenia razón.
    Y Cangele !!! mamita... no le hace un gol ni al Arco Iris

    ResponderEliminar
  4. Mouche tampoco es de hacer goles, lo silbamos a él también?

    ResponderEliminar
  5. Creo que el mayor problema de Cangele no era su falta de gol. Se lo veia muy lagunero y algo tibio en momentos calientes.

    ResponderEliminar
  6. Otro enfrentamiento entre Bianchi y un "plateopreferencialista" fue en el Clausura 1999, en el partido con Colón. Le pedían que saque a Palermo que no estaba haciendo nada, Boca perdía 1-0 y se quedaba sin el largo invicto (por entonces, de 34 partidos). Faltando diez minutos, unos de esos tantos centros que se tiran "para ver si pasa algo" lo cabeceó Palermo y fue el empate. Y Bianchi levantó la vista hacia la gente del palco y dijo algo asi como "querías que lo saque?"

    Personalmente soy de los que se hinchan bastante las pelotas con las pelotudeces que se dicen en la cancha, de quien tiene que salir, quien tiene que entrar, quien no puede jugar mas... porque generalmente en la cancha los jugadores se encargan de taparles la boca. Claro, a menos que se esté puteando a Guzmán... pero si puteas a Palermo, a Riquelme, al Boca de Bianchi... me parece que hay que cerrar un poco la boca y pensar más. No confundir pasión con pelotudez.

    ResponderEliminar
  7. Hay algo que olvida el autor del post.
    Caneo tenía sólo 17 años, y lo hacían jugar de Riquelme.
    Si no recuerdo mal, Bianchi le gritó al plateísta: "¿No ves que es un pibe?", o algo así, como diciendo que no lo queme, que no había otro para poner.
    Y si bien a Bianchi le pudo haber salido mal lo de Caneo, con Cardozo no le fue tan mal que digamos.
    Y si Cardozo sí pudo ganar primera, es porque las responsabilidades eran diferentes.
    Un enganche o un 9 imprescindiblemente necesitan una madurez que rara vez se alcanza a los 17 años.
    Tal vez si Bianchi lo hubiera aguantado en las inferiores sin hacerlo debutar tan rápido, Caneo podría haber sido un enganche mucho más interesante que todos los horribles que vinieron a reemplazar a Román.

    ResponderEliminar
  8. lo unico rescatable en tooda su carrera futbolistica fue echarle el centro a carlitos tevez en la libertadores 2004 contra river en el monumental, y por eso lo banco

    ResponderEliminar
  9. ESTAS CONFUNDIDO, EL DEL CENTRO FUE CANGELE !!

    ResponderEliminar
  10. Tiene razón Guyo, Cángele tiró ese centro y también la rompió en la final que perdimos con Once Caldas. Si la hubiéramos ganado quizás otra habría sido su historia (aunque convengamos que tampoco hizo tanto por tocerla después).
    Para mi el mejor partido de Caneo fue el día en que el Flaco Schiavi jugó con apendicitis en Santiago contra Colo Colo.

    ResponderEliminar
  11. Kavanagh: Caneo jugó muy bien ese partido con Colo Colo, creo que hace una jugada bárbara contra la raya de la que viene el penal que convertiría Moreno
    Lo de Cángele es más difícil: jugó muy bien en la final contra el Once Caldas (entrando de última por Guillermo) pero quedó con el estigma de haber casi regalado el último penal de la definición.

    ResponderEliminar
  12. Convengamos que antes habían errado tres tipos pesados: Schiavi (creo que fue el primero que falló en Boca), Cascini y Burdisso.
    Todavía sigo pensando que esa noche pasaron cosas muy raras.

    ResponderEliminar
  13. ¿a que nivel kavanagh? ¿futbolisticas o extrafutbolisticas?

    ResponderEliminar
  14. De todo tipo. Desde lo que se vio en la cancha (un equipo de Bianchi errando 4 de 4), lo que trascendió de afuera (las versiones sobre la lesión del mellizo, los dirigentes vendiendo jugadores en plena concentración, la postrera renuncia de Bianchi, el affaire de las medallas) y algunas cosas que me contaron que no sé si son ciertas (amenazas del estilo "si no pierden no salen vivos de acá") pero sumadas a lo otro me dieron que pensar.

    ResponderEliminar
  15. Contalas todas kavanagh. Yo te sumo una: el rumor que murió un familiar de Bianchi, y Macri le dijo que se ponga a trabajar. Seba

    ResponderEliminar
  16. SEBA ESO NO ES UN RUMOR LO CONTE YO DE ADENTRO, LE DIJERON Q HABIA FALLECIDO LA MAMA DE BIANCHI, Y HABIA MUEROT LA MADRE DE MARGARITA
    ESE DIA BIANCHI PIDIO Q VENDAN A SCHELOTTO Y A TEVEZ

    ResponderEliminar
  17. Me equivoqué de palabra, quise decir que cuenten lo que saben o lo que otros le contaron. Bianchi pidió que vendan o que NO vendan a Tevez y a Guillermo? Seba

    ResponderEliminar
  18. Yo siempre sentí que tras el desgaste de las semifinales con River el equipo se había quedado sin resto emocional. Si yo como espectador (emocionalmente comprometido, por supuesto) quedé casi postrado después de los penales en cancha de River, no es descabellado pensar que lo mismo haya pasado con el plantel. Tampoco olvidemos que el equipo venía de pasar cuartos y semis en definiciones bastante dramáticas (contra el Sao Caetano también fue un parto) y jugando bastante choto.
    Hay mucho para tener en cuenta: un Boca sin Tevez en el partido de ida que tuvo en un arco a los colombianos todo el partido (Pablito Ledesma se pierde un gol con el arco vacío) y la vuelta tratando de remontar un zapallazo increíble del 11 Caldas. Pero siempre fue así, históricamente nos complicamos en las más fáciles: para dar un ejemplo clarísimo, Boca gana 2 finales imposibles contra el Madrid y el Milan y pierde contra el Bayern un partido que a los 20 minutos del primer tiempo ya mostraba a Boca con una superioridad innegable. Boca es así.

    ResponderEliminar