jueves, 11 de junio de 2009

Robert Waltner


Tal vez para plantársele de una a Takahara, Yourassousky o Yao Li a ver quién de todos es la incorporación más bizarra en la historia de Boca (¿futura encuesta?), cayó a mediados de 2002 y como peludo de regalo el húngaro Robert Waltner.
Delantero de 24 años, 1,84 de altura y procedente del Zalaegerszeg de Hungría, que llegó al club a cambio de 150.000 dólares y pura y exclusivamente por las gestiones llevadas a cabo por la dirigencia que se jugaron en Waltner algo así como un pleno en la ruleta. Para colmo, su arribo no le gustó ni medio al Maestro Tabárez.
Los primeros días de Waltner fueron desopilantes. Como no entendía una jota de castellano, la embajada de Hungría le puso un traductor para que por lo menos tire un par de bombas de humo: "...estoy como en las nubes, no puedo creer lo grande que es Boca. Aparecí en una foto de un diario y ya me saludan. Es más, fui a un negocio de ropa y el dueño, que era hincha de Boca, me reconoció y me hizo el 30 por ciento de descuento por un autógrafo y una foto. Increíble...".
Agregó algo más de humo cuando dijo que "...a excepción de Puskas o Kocsis, glorias de la década del 50, de Hungría no trascendieron grandes jugadores. Ojo, yo no soy tan bueno como ellos, pero tengo lo mío. Creo que no cualquiera juega en un equipo donde brilló Maradona. Ojalá pueda dedicarle un gol, ya que me contaron que siempre va a un palco...".
Lo que el recién llegado evidentemente no sabía es que él no era el primer húngaro en llegar al xeneize ya que un paisano suyo, Francisco Shon "Sas", recaló en Boca en 1939, directo del Hungría FC.
Todo muy lindo, pero la hora del debut no llegaba. Y lo peor de todo es que no llegó jamás. Robert Waltner no jugó nunca en la primera de Boca. Ni siquiera un minuto. Disputó solamente un partido de reserva en la Bombonera.
Es evidente que no ser del agrado del técnico, más el arribo paralelo del Pampa Sosa, más su elevada opción de compra de 1.000.000 de verdes, más sus continuas lesiones (en su corta estadía se le detectó un ganglión en el tobillo y sufrió una operación de un sobrehueso y de un problema ligamentario en el tobillo derecho) armaron flor de combo para que su paso sea nulo. Lo que se dice flor de paquete.
A todo esto hay que sumarle un detalle no menor. Las miradas y comentarios subidos de tono que despertaba su infartante novia Petra, en Casa Amarilla, tal vez lo hayan decidido a tomárselas urgente. Porque eso de no jugar vaya y pase, pero ya tener que aguantar que te traten de soplar la mina es el colmo.
Armó las valijas y antes de 2003 ya estaba de vuelta en su pago para jugar en el Vasas. Previamente su derrotero había incluido al Videoton, al Ujpest y al Zalaegerszeg, todos de Hungría.
.
(Gracias Sebi por las perlas estadísticas)

8 comentarios:

  1. Y el partido en reserva... q tal lo jugo?... en el poderosisimo(?) Vasas fue goleador?.... si se quedaba ubiera echo mas que el Pampa Sosa?...

    ResponderEliminar
  2. Para mas datos una vez estuvo invitado en un programa de Boca conducido por Leto y Palacios y contó el porqué de su elección de la camiseta nº 36 para el Apertura 2002. "Como Sosa tiene el 9, elegí el 36. 3+6=9"

    Alguno que guarde algún programa oficial de Boca de dicho torneo podrá corroborar lo que digo.

    Abrazo de gol (de Palermo)

    ResponderEliminar
  3. A este fantasma si que no lo recordaba. Yo creo que si lo aguantaban un poco, le ganaba el puesto al Pampa y se ponia la 9. Admirable su archivo Juan, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Este forma parte de la gestión exitosa de Mauricio o no hay que contarlo?
    Por lo menos si hubieran traido un húngaro bueno, que uno diga, uh, que trayectoria que hizo, la rompió en todos lados... pero no, trajeron a un desastre, a uno del montón. Menos mal que no debutó nunca.

    Las fotos de Petra están??

    Por otra parte, al húngaro Sas le fue mejor. Había jugado el mundial del 38 (fue subcampeón) y llegó a Boca y fue campeón en 1940.

    ResponderEliminar
  5. Waltner jugó varios partidos en reserva. Lo recuerdo muy bien porque soy habitué de los preliminares desde hace mucho tiempo y vi pasar de todo por la Reserva.

    Me llamó la atención que siendo un tipo medianamente grandote le costara tanto usar el cuerpo, de hecho llegó a declarar que le costaba adaptarse a un fútbol tan físico como el argentino ¡¡¡siendo que el tipo venía de Europa!!!

    Con el tiempo fue mejorando un poco y podía devolver algunas paredes, pero el único gol que convirtió fue un penal en cancha de Lanús en un partido en el que les metimos 5 o 6 goles a los granates en ese preliminar.

    ResponderEliminar
  6. un groso, tomuer y todo y tenia a esa minita... ya está hecho (¿?)

    ResponderEliminar
  7. Jaja, mira vos, si la novio era MUY linda... La recuerdo en varias fotos del Olé que tenía el Suple Boca...
    Jugó un amistoso con suplentes y jugadores de reserva en 2002 y perdieron con Tristán Suárez 0-1 un día antes que los titulares perdieran 0-2 con el Manchester de Van Nistelrooy en Inglaterra.
    Además de Shon (que hizo 9 goles), hubo otros húngaros como los DT Gyorgy Orth (en 1949 salvó al equipo del descenso al que casi lo condena el tano Renato Cesarini), Ferenc Platko (el gitano, que dirigió en los 50) y en inferiores Elmer Banki.
    Salutes!
    Ah además de Robert Waltner vino otro a inferiores Lazlo Eger, pero duro menos todavía. Uno de esos lances europeos como el de Yourassowsky y Kinkladze...

    ResponderEliminar