jueves, 18 de noviembre de 2010

Los dos goles de Palermo al Real Madrid en cuatro minutos

Como sucede con cualquier competencia que se juega en tierras orientales, de este lado del mundo los futboleros deben hacer un sacrificio y madrugar de más para poder seguir las alternativas de esos partidos por copas de clubes. Aquel martes 28 de noviembre de 2000 no fue la excepción. Pero lo que nos atañe en este post es que esa mañana muchos habrán puteado a Martín Palermo. Usted, lector, se preguntará qué está diciendo este loco. ¿Cómo va a tratar así al protagonista excluyente de esa fría noche de Tokio? No estoy loco ni mucho menos. A ver ¿cuántos de ustedes no habrán encendido el televisor y mientras se jugaban los primeros minutos del partido, fueron a calentar la pava para tomarse unos mates? ¿Cuántos no aprovecharon y fueron al baño?. Jódanse, señores. ¿Por qué?. Porque el gran Titán Palermo los madrugó a todos y mientras algunos se quitaban las lagañas de los ojos, el 9, en sólo cuatro minutos puso el partido 2-0 a favor de Boca. Increíble. Muchos habrán pensado que lo soñaron, que aún estaban dormidos y muchas situaciones oníricas (?) que no vienen al caso. Pero no, fue todo real.
La cuestión es que el delantero pegó dos golpes bien tempraneros que dejaron al Madrid y especialmente a Iker Casillas, al borde del knock-out. El primero, a los 2 minutos, fue tras un pelotazo largo y preciso de Aníbal Matellán desde la izquierda para una clásica corrida del "Chelo" Delgado que envió un centro bajo para que Palermo entre por el medio de lo centrales merengues y con un toque derrote al actual arquero campeón del mundo en Sudáfrica. Cuatro minutos después llegó el segundo tras una genialidad de Juan Román Riquelme, que levantó la cabeza y desde atrás de mitad de cancha vio cómo Palermo corría por izquierda. El 10, con un guante le puso la pelota en los piés, el 9 le ganó la marca a Makelele y con un zurdazo bajo y esquinado superó la estirada del uno madrileño.
Iban tan sólo 6 minutos y Boca superaba a los blancos por 2-0. Ni el más optimista podía creerlo... ¿Qué dije?. Ahora sí estoy loco. El optimista del gol creyó y desde sus pies salieron los dos mazazos madrugadores que dejaron al Madrid boquiabierto.
Lección para aprender: si juega Palermo, no despegue la vista del televisor ya que aunque en otro contexto no era la primera vez que marcaba dos goles en pocos minutos. Tampoco quite la oreja de la radio. Si está en la cancha, menos que menos se dé vuelta cuando pasen Las Boquitas...

20 comentarios:

  1. a geremi le gano la corrida del segundo gol

    ResponderEliminar
  2. si tuviera que elegir 10 minutos de mi vida, esos 4 ocuparían casi la mitad. Inolvidables.

    ResponderEliminar
  3. el siniestro de la zurda19 de noviembre de 2010, 3:41

    rompa culo martin,ud es lo mas grande.
    y ahi lo demoastro,goles a buirgos bonano,comizzo,etc etc le hacen todos los q juegan en boca,ud demostro tanta grandeza q llorar es poco,GRACIAS MARTIN PALERMO,ojala todos siguieran tu ejemplo,entrega y actitud,que distinto seria nuestro boca de hoy...
    CRUZ ROJA PARA MUCHOS...o pocos...a buen entendedor....

    ResponderEliminar
  4. Gitano dijo… Estos goles los escuché en el tren camino al laburo. Hacía poco que había empezado a trabajar ahí (todavía sigo) y no supe qué excusa inventarme o era muy cagón para faltar, no sé. Aparte sabía que en el laburo lo podía ver. No era lo mejor, claro, pero lo podía ver. Hoy lo pienso y no me imagino cómo habré aguantado tanta tensión. Pero ese momento en el tren y la incredulidad de los dos goles en tan poco tiempo, no me lo voy a olvidar jamás. Fue uno de los días más felices de mi vida. Pensaba que ya no podía pedirle más a Boca y a fútbol (crecí en los 80, con eso les digo todo). Y después, tres años después, otra vez ganamos todo. Pero lo del 2000 fue insuperable.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Pablo Libre, esos minutos formarían parte seguro. El primer gol fue el que más grité en mi vida. Recuerdo estar pegado a la radio (como todo ese 2000 maravilloso) y salir corriendo y gritarlo por la ventana, y mi vieja teniéndome para que no me caiga, cual Dalma con Maradona. Y cuando llega el segundo gol, no lo podía creer: a los 5 minutos ir ganando 2 a 0 al mejor equipo del mundo (por la prensa) y contra el mejor jugador, parecía una jodita. Increíble, una cosa de locos, justamente. Seba

    ResponderEliminar
  6. el primero me lo perdí porque estaba terminando un garco en el baño. Estoy apretando el botón y escuchó a la tele gritar el gol. Se me paralizó el corazón. Salí corriendo y cuando veo el planod e Palermo festejando me agarré la cabeza y dije “no puede ser, no puede ser...”

    ResponderEliminar
  7. Recuerso aquella mañana " IMBORRABLE ", tenia todas mis cabalas a pleno, ovbio..desconecte los telefonos preeviendo mufas, 5 minutos antes del comienzo, me suena el timbre, una señorita que hacia poco conocia y sabia mi enfermedad llamada Boca me envio un desayuno, el cual me sacudio mi bateria cabulera y obviamente, TERMINO EN LA BASURA, lejos de donde estaba el altar Xeneise de esa mañana. Como dijo un amigo por aca...UNA MAÑANA QUE JAMAS SE BORRARA DE MI MENTE.

    ResponderEliminar
  8. Me paso algo parecido, haciendo zaping para calmar los nervios vi a Victoria Onetto y me clave una paja. Pongo el partido y rajo pa´ el baño a limpiarme la chota cuando escucho el grito de gol. Carlos

    ResponderEliminar
  9. Que hermoso recuerdo.
    Yo también crecí en los 80, y para colmo vivía en Avellaneda (y me la tuve que aguantar con mis amigos del rojo...).
    Cuando uno pensaba que con el campeonato del ‘98 ya estaba bien (y podíamos estar unos años, como de costumbre, sin ganar nada) sale el bicampeonato del '99. Encima invictos. Yo decía: que mas se puede esperar ahora? nada mas, ya tengo todo... Y no, Boca me sorprendía nuevamente ganando una Copa Libertadores i-nol-vi-da-ble.
    Ahora si que ya no podía pedir nada mas. Era mucho, decía yo. Y no. Todavía esperaba esta sorpresa. Salir campeón del mundo frente al Real. A Lo mas alto del mundo. Y ahí si que dije YA ESTÁ. Pero no de vuelta. Volvimos a ir a Japón en el 2001 y por mas que la perdimos, seguimos ganando cosas.
    La del 2003 (Copa, Campeonato e Intercontinental) fue muy emocionante también. Y así seguimos ganando cosas durante un tiempo mas.
    Pero para los que crecimos en los '80. Esta copa del 2000 fue lo más emocionante de todo.
    Ahora estamos mal acostumbrados… Pero quién nos quita lo bailado?

    ResponderEliminar
  10. Yo voy a disentir un poquito. Sin minimizar este logro, para mi lo más grosso fue La Copa (la Libertadores es "La Copa", todo lo demás viene después). Porque viví toda una vida esperando ganarla, realmente esa era mi obsesión.

    Y eso de sacar la mirada de la cancha es un tabú. Jamás dejo de ver un sólo minuto de un partido de Boca, vaya como vaya.

    ResponderEliminar
  11. Si, la Copa Libertadores fue lo mas. Yo también me sentí realizado con eso.
    Lo que quiero decir es que ADEMÁS de esa copa, vino esta!

    ResponderEliminar
  12. Estoy de acuerdo con Kavanagh, verle la carita a los brasileros, reja mediante, incredulos y con la boca abierta no tiene precio. No me olvido de Scolari arrimándose a la gente de Boca y aplaudiéndola, lo que bancó Boca ese día, 80.000 brasileros mudos. En japoón todo es neutral (salvo cuando juega Boca).Nachito.

    ResponderEliminar
  13. Además(veo que somos muchos los que crecimos en los 80´) recuerdo la ilusión de la copa del 91´la pelea en chile.. tuvimos que esperar 10 años para volver a ganar algo así, la copa es más difícil, el era un partido solo en la que sobra motivación.nachito

    ResponderEliminar
  14. Yo no me perdí nada, pero me pasó algo peor: no pude gritar los goles de los nervios que tenía.

    ResponderEliminar
  15. yo tambien naci en los 80 asi que ganar el camp 98 era muy bueno y jugar la libertadores mucho mejor aun. despues ir pasandola partido tras partido una locura y no les digo todas las copas que vinieron despues, ya nos fuimos acostumbrando!!!! ahora quiero ganar como esa epoca. javier

    ResponderEliminar
  16. yo estaba en 7mo grado, faltazo al colegio el martres, y el miercoles con la casaca de boca abajo de la chomba del colegio blanca. Obvio q se traslucia todo,y abajo la remera q era mas larga dejaba ver bien claro el xeneizes. Nunca fui tan feliz al colegio., Nunca

    ResponderEliminar
  17. Yo, en cambio, soy viejito: nací en el 49 y ya tenía algunas copas encima (lib. 77 y 78, inter. 78)pero lo de esa mañana fue INOLVIDABLE.Los dos goles de Palermo parecían un sueño. El descuento y el sufrimiento hasta el final mirando el reloj cada 10 segundos. Lo que jugó Román ese día fue incomparable.

    ResponderEliminar
  18. Esa mañana me fui a un bar en Montes de Oca y Martín García a ver el partido con una radio, el bar era un delirio y no había lugar para estar parado siquiera. En octubre me habían operado de ligamentos y todavía tenía cagazo de saltar siquiera. Estaba en un a pata, llegué y me paré al lado de la puerta del lado de adentro. Con el primer gol, en mi cuidado de no pisar mal, terminé sentado en una mesa. en el segundo, de alguna forma, terminé en la otra punta del lugar con unos vagos desconocidos abrazados, casi llorando, y yo saltando en una pata, como el disco de la Renga. Terminó el partido y de un balcón tiraron un pañal sucio a los que estábamos festejando, de más decir que empezamos a tocar timbres a lo loco. Me acuerdo que llegué a casa, lo vi a mi viejo y, como en la Copa después de los penales, nos pegamos un abrazo que no me olvido más.

    ResponderEliminar
  19. INOLVIDABLE..CASI LLORE DE LA ALEGRIA AL TERMINAR EL PARTIDO..YO SOY DE LOS 80 Y BUENO DESPUES DE GANAR EN BRASIL Y QUITARLE LA COPA AL ACTUAL CAMPEON (LO ERA EL PALMEIRAS DE SCOLARI EN ESE MOMENTO) EN SU PROPIO ESTADIO YA TODO ERA POSIBLE CON ESE EQUIPO LA VERDAD...CREIA QUE SE LE PODIA GANAR A CUALQUIERA COMO EN EFECTO PASO..Y NO POR NADA PERO DESPUES DE LAS GALLINAS AL EQUIPO QUE MAS DESPRECIO ES AL MADRID (COMO DISFRUTE EL 5 A 0 DEL LUNES)..JUAN CORRIGE EN EL POST MARTIN LE GANO LA MARCA A GEREMI. MAKELELE EN ESE MOMENTO ESTABA BUSCANDO TAPARLO A ROMAN CREO..GRAN POST..EXCELENTE BLOG..

    ResponderEliminar
  20. Yo fui uno de los que se perdió no uno, sino los dos goles de Martín esa mañana.
    Soy de Pehuajo, pero durante la Libertadores viví en La Plata, en un departamentito de estudiante universitario, sin tele, así que no pude ver ningún partido entero. Porque prefería escucharlos o porque llegaba al bar donde iba a verlos unos minutos tarde. Para la revancha con River me había venido a Pehuajo, por el feriado (fue un 24 de mayo el partido) y me perdí el inicio a propósito, entrándome a bañar justo cuando iba a empezar y viendo el resultado adopté como cábala definitiva el no ver los partidos enteros. Para la final con Palmeiras en el Morumbí también estaba en Pehuajo y también me metí a la ducha cuando iba a empezar.
    Demás está decir que para la Intercontinental decidí hacer lo mismo, no ver el inicio. También estaba en Pehuajo, de vacaciones, me levanté, mateé con mi abuelo (enfermo de Boca durante los 91 años que vivió el viejo) y cuando iban a mover del medio, me fui al patio a fumar un cigarrillo... Escuché un griterío terrible en las casas vecinas y entré corriendo, para ver el festejo del 1 a 0, pero como no había terminado el pucho volví a salir... Para escuchar otro griterío tremendo al toque y que mi abuelo me gritara por la ventana, con la sonrisa de oreja a oreja, "¡¡VAMOS 2 A 0!!".
    Que lindos recuerdos...

    Matías

    ResponderEliminar