miércoles, 3 de agosto de 2011

Boca festejando un campeonato (4)

Salvo un River que ya desde varios años antes de irse al descenso te metía un camión de bomberos en su cálida pista de atletismo, hay que reconocer que los festejos por un campeonato ganado en la Argentina siempre fueron iguales: con la tradicional vuelta olímpica. Podía ser al trote, a veces con una lenta caminata si el equipo venía de ser campeón en fechas anteriores o generalmente al galope y con un importante grado de descontrol tras el pitazo final de turno. Pero hubo un momento de la historia en que las vueltas olímpicas, ya sea sumando hinchas previa invasión del campo de juego o con jugadores solos y en perfecto orden, se toparon con un festejo que de a poco fue ganando su lugar. Festejo que, como no podía ser de otra manera, inauguró e impuso Boca a fines del año 2000. Más precisamente el 17 de diciembre en la Bombonera tras la consagración de ese Apertura frente Estudiantes con un golazo (?) de Nicolás Tauber la Hiena Arce. Estamos hablando de la zambullida de todo el plantel dentro de las áreas grandes.
¿En qué consistía? Plantel tomado de la mano en la mitad de cancha y que a la cuenta de tres arranca un pique a toda velocidad como mínimo hasta la medialuna. Entrando al área las manos se sueltan y cada protagonista elije zambullirse como más le guste. De frente, de costado, dando vuelta carnero, con brazos abiertos o de cabeza. Primero en un arco y luego en el otro y con la variante de que si hubo una copa o trofeo en juego, el mismo se deposita cerca del punto penal.
Esa agobiante tarde frente al Pincha, con una hinchada de Boca en llamas tras las Libertadores e Intercontinental ganadas ese mismo año, y en pleno desahogo tras la habitual cuota de sufrimiento salvada en esa oportunidad por Derlis Soto una semana antes, el plantel completo inició la tradición que se mantuvo con el paso del tiempo ayudada obviamente por la cantidad de títulos ganados por Boca durante esos años.
En la foto vemos a los juagdores que prácticamente terminaron arriando a Carlos Bianchi en el instante previo de terminar todos revolcados en el pasto del área que da al Riachuelo.

9 comentarios:

  1. Un momento de auténtica y plena felicidad.

    ResponderEliminar
  2. Buenisimo. Igual, la primera vez que se habia usado había sido semanas antes vs el real Madrid en Japón.

    pd: me acuerdo que Bianchi en una nota segundos despues de la zambullida, dijo que había festejado tanto porque el año habia sido tremendo, y creía que los jugadores tal vez tenán otro año asi, pero él no. SE EQUIVOCÓ. VOLVIO EN 2003 Y REPITIÓ.

    ResponderEliminar
  3. Soy un hincha enfermo de River,pero llegue aca gracias a "enunabaldosa". Como amante del futbol me encanta leer sobre cualquier cosa relacionada a el,y sinceramente,tu blog es increible. Los detalles del post sobre su fatidico 1984 son muy buenos,y hasta sigo dudando si Corigliano es familiar de (hagan cuernos) Aguil*r.

    En fin,felicitaciones y pocos exitos jaja

    ResponderEliminar
  4. El Maldito Jinete4 de agosto de 2011, 8:44

    INOLVIDABLE!!!

    ResponderEliminar
  5. Aquella tarde, al promediar el segundo tiempo-y desde la tribuna Sur- ingresó un joven ninja al campo de juego, que encaró directamente hacia el primer objetivo profesional que vistiera los colores que aquí nos convocan, con el objeto de solicitarle amabablemente un recuerdo. Lo que no reparó aquel "inadaptado de siempre" (seguramente por "mirar los partidos de espalda") fue ese error probabilístico por el cual, con un improbale grado de factibilidad- teniendo en el campo a nenes como Palermo, Román, Serna, Bermúdez, Córdoba, etc...- el tipo al que encaró para chetearle la camiseta era nada menos que EL DANI FAGIANI!!! Al momento de quedar cara a cara, el malogrado invasor pareció volver a sobre sus cabales y tan solo atinó a dejarle una "rascadita" en el peluquín al insípido número 3...

    Durante los siguientes minutos, no hice otra cosa que seguir los limitados movimientos del defensor... totalmente alicaido en su estima, porque aquel muchachito claudicó en el (en un principio) entusiasmado intento. No sé si estaba demasiado sensible o pelotudo por tanto agite que ME CONMOVÍ más tiempo del que era necesario, porque al siguiente día (entre la embriaguez del momento más altivo de la historia y mi...pelotudez) me compré la camiseta suplente y le estampé el número 3, haciendo un homenaje muy difícil de explicar a mis pares de tribuna (ante los extraños argumentaba que lo hice por El vasco Arruabarrena).

    Pobre Daniel... Creo que hasta aquel Gran Trapo que se mostró ese día en la Natalio Pescia- "JUGADORES Y CUERPO TECNICO, FIEL EXPONENETE DE LA HISTORIA BOQUENSE"- tenía abajo un asterísco aclarando que expetuaban de la dedicatoria al fantasmagórico Fagiani.

    -Javito-

    ResponderEliminar
  6. Mamadera... Las tribunas como estaban ese día. Si ahora hacen quilombo por la sobreventa de 5 o 6 mil personas, lo que se hubiese armado esa tarde con la gente que entró... Jojojo. Inmenso Boca.

    ResponderEliminar
  7. bien el gallina aprendiendo de historia aca

    ResponderEliminar
  8. MIRA LA BOMBONERA HASTA LAS MANIJAS. QUE LINDO RECUERDO.COMO SE EXTRAÑA AL VIRREY

    ResponderEliminar
  9. El Maldito Jinete5 de agosto de 2011, 8:44

    Gran historia Javito!
    Y como dijo Zala bien por el primo(?)...

    ResponderEliminar