miércoles, 24 de noviembre de 2010

La multitudinaria caravana para recibir a Boca campeón del mundo

Con la epopeya de ganarle al Real Madrid consumada, sólo restaba un pequeño detalle. Que el plantel regrese a la Argentina, traiga la Copa Intercontinental para ser depositada en las vitrinas del club y sea recibido como corresponda. O sea cómo héroes. Ni más ni menos.
Así que el jueves 30 de noviembre fue la fecha señalada para vivir una fiesta popular de proporciones gigantescas. Algunos grandulones lo compararon con el regreso del General Perón en la década del 70. Lo concreto es que el pueblo boquense copó las calles y dio rienda suelta a un festejo descomunal e interminable si tenemos en cuenta las casi tres horas que demoró el coche 2059 de la empresa Flecha Bus en unir el Aeropuesto de Ezeiza con el hotel Los Dos Chinos en el barrio de Constitución. Pero empecemos por el principio.
A las 11.45 de la mañana los campeones descendieron por la escalerilla del avión. Obviamente los esperaba el micro pero también un par de ambulancias, la policía, un helicóptero sobrevolando la zona y desde un par de cientos de hinchas adentro del aeropuesto. Tras varios minutos de tratar de organizar lo inorganizable (?), llegó la orden y arrancó la caravana por la Richieri. Y la verdad que hay que reconcoer que todos los cálculos previos quedaron chicos ante semejante desborde de gente al costado de la autopista. 
Pero mejor que hable (?) Adolfo Díaz (?), el chofer del micro: “...los jugadores tenían una alegría bárbara, una euforia tremenda... uno los ve como estrellas pero nada que ver. No sé cómo explicarlo de tan entusiasmados que estaban. Nunca había visto algo así. Era una barbaridad y más a medida que veían la cantidad de gente que los esperaba. Yo me imaginaba que iba a haber gente al costado de la autopista, pero pensé que serían algunas cuadras, apenas salís del Aeropuerto. Porque cuando nosotros entramos los micros a Ezeiza eran como las 9 y media, y ahí en El Trébol -el lugar hasta donde podían acceder los hinchas, justo frente al predio de la AFA- no había ni cien tipos. íDespués fue una cosa de locos! Im-pre-sio-nan-te... Se colgaban de los espejos, golpeaban los vidrios, se metían adelante del micro, lloraban, se arrodillaban... 
Fue, por lejos, el trayecto más complicado que me tocó hacer con un plantel. Lo de hoy no tiene comparación y dudo que alguna vez me toque vivir algo parecido. Con los muchachos del equipo de fútbol de Boca habré hecho unos cuatro o cinco viajes, hará cuestión de un mes que los llevo. Hoy me tocó ir a buscarlos y, la verdad, me encantó. No soy de Boca (ojo, tampoco de River), pero fue buenísimo igual. Ellos estaban muy contentos, saltaban, cantaban, gritaban. Palermo me gritaba para que tuviera cuidado con la gente, que no fuera a pisar a nadie. Porque la autopista era un hormiguero, la gente aparecía por todos lados y un par de veces tuve que maniobrar para esquivarlos porque se me cruzaban con tal de acercarse a sus ídolos.
Cuando agarré 9 de Julio, casi no podíamos avanzar de la gente que iba corriendo a la par del micro. Ibarra los filmó a todos con una camarita que supongo que la trajo de allá. En general, ninguno podía creer la cantidad de gente que había.
Sinceramente, este es el mejor viaje que me tocó hacer en los dos años que llevo en la empresa...”. 
Y si la cosa venía complicada en la autopista ni hablar cuando el micro agarró la bajada de la avenida San Juan y encaró por la 9 de Julio hacia el Obelisco. Las radios iban tirando la data de por donde andaba el micro y la gente bajaba de sus casas y de los laburos para no perderse la fiesta. Y cada vez más hinchas se sumaban a la procesión.
En primera fila iba sentado Carlos Bianchi y al toque Macri y Palermo. Los papelitos caían de los balcones. La gente terminó rodeando al micro y haciendo prácticamente imposible el recorrido. Si bien el desembarco en el Obelisco fue apoteótico, se quedó un escalón abajo de lo que fue la vuelta olímpica en Plaza de Mayo. Miles y miles que cantaban "...para Riquelme, la Selección..." pero al toque hicieron sonar un inolvidable "..para Gallego, la Conmebol...". Hubo vía libre para copar la Plaza porque De la Rúa estaba en México. De todas maneras capaz que ni se hubiera enterado.
El tránsito había colapsado hace rato pero a esa altura era lo de menos. Muchos automovilistas se bajaban de sus autos y saludaban a los campeones intercontinentales. Algunos medios pretendían pegarle a la cantidd de gente que participó del festejo pero era tirar numeritos al aire. Hablaron de 250.000 / 500.000 y hasta más de 700.000 personas. Imposible calcularlo. Como a esa hora los hinchas de River debían estar escondidos debajo de sus camas había mucha gente laburando en el centro, el efecto fue multiplicador. 
La recta final por avenida San Juan y doblando en Chacabuco fue a pura orquesta y acompañada por un sol que rajaba la tierra y un autobomba de los Bomberos Voluntarios delante del micro. La llegada al hotel casi a las tres de la tarde fue tremenda, Con cuadras de gente de vereda a vereda siguiendo al Flecha Bus y sólo pidiendo poder ver la Copa que fue bajada del ómnibus en manos de Riquelme. El ingreso al hotel no auyentó a la multitud que se quedó un largo rato cantando en Brasil y Piedras.

22 comentarios:

  1. Excelente el post Juan, como siempre, che que bueno el relato y la descripcion del chofer del micro

    ResponderEliminar
  2. En épocas en que muchos venden humo, es bueno recordar uno de los ejemplos más palpables de que Boca está en otra categoría en cuanto a popularidad y fidelidad.

    ResponderEliminar
  3. me emociona mal leerlo y recordaar, q grande q somos por dios,
    creo q lo único q pudo superar este recibimiento fue el q s ele hizo al equipo campeon del mundo 2003 (ah, nosotros de vuelta)

    ResponderEliminar
  4. Qué lindo recuerdo.

    Mañana a las 22 por ESPN dan un especial sobre el partido contra el Madrid.

    ResponderEliminar
  5. Lo que más recuerdo fue que la multitud (eran como 20.000 personas más o menos) se quedó en Brasil y Piedras cantando y esperando a los jugadores un montón de tiempo. Como siempre, somos pioneros en este tipo de cosas. Seba


    P.D.: Ni hablar de la fiesta por la Copa del 2003

    ResponderEliminar
  6. Emoción pura al leer el post, Juan!!! me acuerdo de ese día y se me caen la lágrimas... Yo trabajo en la zona de plaza san martín, y si mal no recuerdo el micro agarró alem a la altura del sheraton esa mañana, para salir hacia plaza de mayo... era impresionante ver como la gente iba saliendo de las oficinas a esperar el paso de los micros, y tambien tengo grabado el recuerdo de la cantidad impresionante de papelitos que caían de las ventanas de la oficinas, como si fuese fin de año!!! Y las imágenes de plaza de mayo son conmovedoras!!!

    ResponderEliminar
  7. Con un nudo en la garganta..agradesco y felicito por el post ...nada que agregar Impecable !!!!!!

    ResponderEliminar
  8. lacrimogena nota,por mas q algunos se empecinen en querer hacer creer lo contrario,boca es el pueblo y el carnaval,como dice la cancion,por aca no pasaron,pero el sentimiento y la sensacion al verlo por tele fue igual. un fenomeno martin esa ancdota lo pinta como la excelente persona q es.

    ResponderEliminar
  9. Todo el final de ese año fue como vivir en un sueño... Me acuerdo que por la misma época se me confirmó un viaje con la banda a Brasil: nos pagamos solamente los pasajes y allá no pusimos un mango y vivimos 15 días en una casa que daba a la playa. Y todas las veces que me cruzaba con bosteros desconocidos era mirarnos y sonreir.

    ResponderEliminar
  10. Gitano dijo... Yo también termino de leer el post con un nudo en la garganta, reviviendo la emoción de aquellos días inolvidales. Pura felicidad. Somos privilegiados de haber vivido esos tiempo que ya están en la historia gigante del club.

    ResponderEliminar
  11. Yo recuerdo que ni bien llegó el equipo al país, me fui para la cancha. La segunda bandeja estaba llena.

    Mucha emoción... este post.

    ResponderEliminar
  12. Nada de fidelidad. Hiceron hinchas porque ganaron campeonatos y copas. Para ser fiel a un club tenés que perder un estadio, el club tiene que descender y en el descenso producir recaudaciones extraordinarias. Nada de eso tiene boca. SAN LORENZO las tiene bien claritas. Ahí hay amor por la camiseta.

    ResponderEliminar
  13. El Maldito Jinete14 de abril de 2011, 8:59

    JIJIJI
    Andá a la marcha a ver si te devuelven, aunque mas no sea, el sector de congelados...

    ResponderEliminar
  14. Anónimo: si es por eso, Racing es el más grande del fútbol mundial. Cada afición fija las coordenadas necesarias para considerarse mejor que los demás. Criticar la fidelidad de los demás con tus propios parámetros es absurdo.

    ResponderEliminar
  15. yo no sé para qué carajo entran hinchas de otros equipos a comentar pelotudeces si nada del contenido está apuntado a polemizar con ellos. Se toman todo el trabajo...

    ResponderEliminar
  16. ah bueh este muchachito de sinli habla cualquier huevada...q tiene q ver???a mi me hizo hincha mi viejo mis tios mis primos, q campeonatos ni q mierda,juira cuervo de alas quebradas(nunca un vuelo)

    ResponderEliminar
  17. No gasten pólvora en chimangos, muchachos. Es de San Lorenzo, ergo NO EXISTE. Club de barrio con prentensiones de grande... Manteca

    ResponderEliminar
  18. Sigamos con la línea de la fidelidad: para ser fiel a un club, tiene que desaparecer. No, mejor aún, no tiene que haber existido, tiene que ser un invento de uno y que nadie más lo conozca. Y cuando te preguntan de quién sos hincha, tenés que contestar que no lo podés decir, porque negarlo sería no ser fiel, pero decir cuál es el cuadro haría que otro lo conociera, y así no serías tan fiel.
    ¡Las cosas que hay que leer! ¿Qué opinará la familia de Comelles al respecto?

    ResponderEliminar
  19. No le hagan cacho a la gente de Chan Lorencho

    ResponderEliminar
  20. La explicacion de kavanagh es espectacular jajaj . Yendo al tema de vuelta: somos el pueblo y el carnaval, ya no hay que demostrar mas nada, punto.

    ResponderEliminar
  21. San Cristobal es de Boca17 de enero de 2012, 17:46

    La explicacion de kavanagh ajajja por dios que grandes recuerdos. Vamos Boca carajo, por mas que el Ole y sus secuaces traten de venderle a la gente otra realidad, nosotros sabemos que la gente de Boca es la única fiel a un mismo estilo desde 1905. No como otros que eran paladar negro y ahora tuvieron que cambiar sus forma de ver el futbol proque sino se quedaban sin nada, mamita querida...

    ResponderEliminar
  22. IMPRESIONANTE... la de 2003 también fue increíble con la yapa que terminamos todos adentro del templo y los jugadores en el campo de juego... Y el cuervacho que dice que tenemos hinchas por los títulos es no saber nada.. BOCA ES FUE Y SERA GRANDE POR SU GENTE Y SU CORAZÓN GARRA Y TÉCNICA (en ese orden... HINCHADA LA DE BOCA LAS DEMÁS SON DE LA BOLA!!!

    ResponderEliminar