martes, 14 de diciembre de 2010

Rubén Cantero


Se habrá cagado en las patas puesto loco de alegría cuando en un entrenamiento allá por marzo de 1997, el Bambino Veira lo agarró del hombro y le dijo, palabras más, palabras menos “pibe, vení que te firmo un autógrafo el domingo jugás de titular...”. La hora de Rubén Darío Cantero, delantero hábil y número puesto en los seleccionados juveniles de Mostaza Merlo, había llegado.
Finalmente no fue un domingo en donde irrumpió como titular. Boca recibió a Huracán de Corrientes en la Bombonera en el codificado del viernes 14 de marzo y pelando un tridente con Manteca Martínez, nuestro homenajeado y Pascualito Rambert. La idea calculamos que habrá sido apabullar a los correntinos y sobre todas las cosas, tratar de borrar el papelón de cinco días atrás en el Nuevo Gasómetro.
Pero enfrente estaban el Coco Reinoso y otros filosos botines que metieron duro de arranque. Así fue como a los 38 del primer tiempo y luego de trabar un par de pelotas, Cantero dijo no va más y salió todo maltrecho. Su reemplazante fue Matellán que se fue derechito para al fondo luego de que Toresani se adelantara unos metros. Así que sentadito en el banco vio como Manteca se la pasaba puteando a los socios festejando en cada uno de sus cuatro goles. 
Toda la expectativa creada alrededor de su figura (?) los días previos, obviamente se desinfló en el acto. Imposible saber si los nervios le jugaron una mala pasada o si físicamente no estaba preparado para la alta competencia. O las dos cosas. Lo cierto es que recién volvería a salir al ruedo en la última fecha de ese Clausura cuando el Gringo Pogany como técnico interino mandó a la cancha en Jujuy una de las formaciones cuya foto sería de incalculable (?) valor. A saber: Sandro Guzmán, Zapella, Del Río, Matellán, Gallo, Raúl Peralta, Cagna, Luis Calvo, Suchard Ruiz y Pedro González. Ese 0-0 final con el Lobo jujeño fue su segundo y último partido con la azul y oro.
La temporada siguiente recorrió a préstamo las canchas del ascenso con la camiseta de Nueva Chicago. Meses más tarde volvería a Boca pero sólo para firmar unos papeles y pasar a convertirse en jugador libre.

8 comentarios:

  1. Muy buen post. Los viernes de ese año comí siempre en la casa de mi abuela, creo que ahí vi un 3-1 contra Banfield y el 6-1 contra Gimnasia. No me quiero fijar en la página de Guille, pero para mí fueron todos en el mismo campeonato.
    El cuarto gol del Manteca viene de una exquisita, milimétrica habilitación de un joven Juan Román Riquelme.

    ResponderEliminar
  2. Si el Bambino le puso una mano en el hombro a este pobre pibe, este seguro que se huyó ni siquiera sintió la mano cambiada...

    ResponderEliminar
  3. No me jodan, este es un invento a modo de chiste por el aniversario del blog y porque llega el 28/12... este pibe nunca jugó en Boca... no puede ser!
    Ademáas esa foto es en el patio de la casa... yo también tengo una foto igual pero con la camiseta del Milan... y nunca estuve ni cerca del Giusseppe Meazza!!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo me acuerdo de este pibe, si la foto no es de una "Boca, un Sentimiento" pega en el palo. Si no me falla la memoria se llamaba Rubén Darío, como el gran poeta nicaragüense.

    ResponderEliminar
  5. Che, en el '97 ya existían las fotos en colores... Ese chabón es el último de los onas, a mí no me joden.

    ResponderEliminar
  6. así es kavanagh.... foto tomada de una “Boca un sentimiento”.

    ResponderEliminar
  7. Que triste todo, me deprimí. Pobre Pibe.

    ResponderEliminar
  8. el bambino le cago la carrera el cagon lo puso 35 min y lo saco lo re quemo

    ResponderEliminar