jueves, 27 de enero de 2011

Alejandro “Colo” Farías

Apodado también “Motorcito” por su interesante ida y vuelta batallador en el mediocampo, Alejandro Fabián Farías tuvo que remar contra la corriente durante casi toda su estadía en Boca. Y la sucesión de palos en la rueda no hicieron otra cosa que abrirle el portón del club en 1996 para que se tire en tobogán con las camisetas de Atlanta, el Chunan Ilwha de Corea del Sur, el New England Revolution de Estdos Unidos, Almagro, Nueva Chicago, Banfield y Defensores de Belgrano.
Pero antes del adiós, hubo una trayectoria en continuo ascenso desde las inferiores hasta llegar al soñado 1994 de la explosión (?) y que contabilizó 23 partidos oficiales y 1 gol convertido. Gol marcado en el que iba a ser su último rato en cancha: victoria 3-1 un viernes por la noche por la cuarta fecha del Apertura 94 contra Español en cancha de Huracán.
Sin embargo su debut había llegado bastante antes de esa época. Porque aunque Menotti quiso apropiarse el arribo de nuestro homenajeado al fútbol grande, fue el Maestro Tabárez quien lo mandó al campo de juego por primera vez. Aunque hay que reconocer que de apuro si vemos el contexto. La noche del 6 de diciembre de 1991, mientras Giunta se disponía a perforar el arco de Gimnasia tras un peloteo en el área del Riachuelo, Palavecino se revolcaba en el piso lesionado. Tras ese gol de Blas a dos minutos del final que selló la victoria 3-1, Tabárez no quiso sorpresas y metió a Farías por Palavecino antes que muevan del medio.
Pasada la presentación, hordas de refuerzos taponaron a Farías al punto que recién en 1993 y tras la ida del Profesor Habegger pudo hacer pie en primera. Pero en un puesto que no era el suyo, ya que Menotti en su segundo ciclo hizo del Avi Mancuso su jugador fetiche. Así que entre la espada y la pared, no le quedó mas remedio que comprar el discurso siempre humeante de Menotti: agarró viaje en el nuevo puesto en el costado del mediocampo, aceptó la sugerencia del entrenador para cortarse sus lanas tipo trash metal y fue figura durante ese Boca 1994 jugando tupido. Hasta que una lesión de ligamentos no dejó que pueda confirmar todo lo bueno que había insinuado. Eso, más el Samba que era Boca en esos años hicieron el resto. Una cagada.

13 comentarios:

  1. ¡El Colo Farías! En esa Reserva de principios de los 90 andaba muy bien. Es más, en 1992 se perfilaba para debutar pero tuvo una lesión muy jodida de rodilla en un partido de Reserva con Huracán (en el Clausura, ganamos 2-0 en la Primera) y eso posibilitó que Benetti tuviera más rodaje en ese equipo.
    Después volvió y, como bien dice la nota, logró cierta continuidad en Primera, pero nunca lo volví a ver en el nivel de ese año (por cierto, una cosa es jugar en reserva y otra en primera). Si no me falla la memoria durante su paso por Chicago declaro que "de Boca no hay que irse nunca".

    ResponderEliminar
  2. UN AMIGO, GRAN PIBE, LOS VIERNES LO LLEVABA A BAILAR DONDE YO LABURABA, A EL Y A NESTOR HOLVEGGER. TUVO MUCHA MALA SUERTE.

    ResponderEliminar
  3. Cuando empezo jugo muy bien en el medio!!

    ResponderEliminar
  4. Fíjense que todavía en esa época la lesión de ligamentos te marcaba como "roto" para siempre. Pero al poco tiempo, evidentemente, hubo un avance que permitió la recuperación total en la gran mayoría de los casos. La primera lesión de Palermo es sólo 5 años después, pero la terapia de recuperación ya pertenece a otra era.

    ResponderEliminar
  5. No es solo la terapia, si no la operación en sí. Mi suegro es traumatólogo -atendió al Diego y al Bati, entre otros- y me explicó que a fines de los '90 se pasó a operar de manera distinta y ahí cambió. Me dijo que hasta los '70 era peor aún, porque ni se operaba y que muchos jugadores largaban a los veintipico, o seguían jugando con la rodilla rota. Manteca

    ResponderEliminar
  6. Creo que el gran Pepino Borello tuvo que retirarse joven por una lesion de rodilla que nos e operaba, como dijo Manteca.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, el propio Panchito Varallo, aunque creo que lo de él fue por meniscos. Manteca

    ResponderEliminar
  8. Claudio Cabrera tambien tuvo problemas en la rodilla y a pesar de operarse varias veces nunca se pudo recuperar. (Guyo debe saber mas acerca de esto)
    y si no me equivoco el Bambino Veira tuvo que dejar el futbol tambien por un problema de meniscos.

    Saludos

    Mariano

    ResponderEliminar
  9. Rinaldi y el Negro Enrique son otros dos de los cásicos ejemplos ochentosos. Manteca

    ResponderEliminar
  10. Ese pibe luchó mucho para tener su oportunidad y una traicionera lesión en la rodilla en el pésimo césped(?) de la cancha de Huracán, un viernes frente a Español, lo sacó para siempre. Me alegró que años después haya sido participe de un equipo exitoso como Nueva Chicago del 2001.

    ResponderEliminar
  11. es THRASH metal. buen post como siempre!

    ResponderEliminar
  12. A que se dedica el colo ahora en el 2011??

    ResponderEliminar
  13. concesiona un club en avellaneda y tiene una escuelita de futbol.

    ResponderEliminar