lunes, 11 de abril de 2011

El antidóping positivo de Maradona contra Argentinos Juniors

Flor de guacha la vida (?). Sino que alguien explique cómo se puede pasar de una alegría inmensa como la que llenó la Bombonera el domingo 24 de agosto de 1997, a un bajón suicida (?) el jueves 28. Un mazazo parecido al del Mundial de Estados Unidos, pero mucho peor porque esto es Boca. Así que ya nada fue igual a partir de ese jueves por la noche cuando explotó la noticia de que el frasco Nro. 011 con la orina de un jugador de Boca había dado positivo en el control antidóping. Control hecho después del triunfo 4-2 contra el Bicho por la primera fecha del Apertura. 
Aunque parezca mentira, el nombre del implicado tardó un rato en salir a la luz. Pero obviamente todos los cañones apuntaron enseguida a Diego. Así que fue cuestión de minutos para que aparecieran los opinólogos de turno. Entre los que se anotó el mismísimo Macri cuando ante el primer micrófono que le pusieron delante, no sólo confirmó el nombre de Maradona sino que hasta dio a conocer la sustancia encontrada en el análisis de orina. Contra muchos de los pronósticos que daban por hecho la aparición de efedrina, Mauricio puso blanco sobre negro, aunque 24 horas después trató de justificar sus palabras de más: “...yo no dije que fue cocaína. Comenté que el rumor general, que el radio pasillo, era que podía llegar a ser cocaína. Eso fue lo que dije. Si la contraprueba da positiva es un caso de dóping y debemos atenernos a las generales de la ley, con lo cual no tiene importancia la sustancia que se ha utilizado... La Paglia y Riquelme son los reemplazantes naturales de Maradona. Boca tiene 93 años de historia y está por arriba de cualquier hombre, aunque este hombre sea el jugador más grande de todos los tiempos del fútbol argentino...". 
Lo cierto es que el mundo Boca besaba la lona rápidamente luego de la ilusión que se había generado alrededor del tercer ciclo de Maradona en el club. Ilusión que estaba al dente luego de once meses de desaparición del Diez tras salir sorteado para el antidóping y zafar (?) post partido con Estudiantes por el Clausura 96. Diego se recluyó todo ese tiempo para hacer los deberes lo mejor posible, internación en clínica de adicción incluida. 
Así las cosas, el 21 de abril de 1997 firmó un nuevo contrato con Boca para volver a jugar. En un periquete viajó a Canadá, contrató a un suspendido de por vida Benjamin Sinclair Johnson como preparador físico personal y el operativo retorno estuvo una vez más en marcha. A lo Diego (?). Ah, ni hace falta aclarar que con Maradona en forma y varios refuerzos interesantes que estaban al caer, la ecuación daba como resultado primer puesto o destierro (?). Como pasó y pasa casi siempre en la historia de Boca.
En Canadá Maradona bajó 11 kilos en 14 días. Aunque conociendo los antecedentes de Ben (?) daba para sospechar o como mínimo mirar para otro lado. Pero jamás para quedarse tranquilo. A esa altura la siempre tensa relación entre Macri y Maradona no pudo plasmar en los papeles del contrato uno de los puntos en disputa: los controles antidóping privados a los que Diego debía someterse antes de cada partido oficial. Pero la promesa, aunque de palabra, quedó hecha.
Incluso Macri se preocupó bastante (?) por la salud de Maradona. Unos meses antes del regreso, se le realizaron estudios generales en el Sanatorio Otamendi para conocer posta su estado de salud. Y para sorpresa de unos cuantos, los chequeos no trajeron grandes novedades a excepción de algunos kilos de sobrepeso. Inclusive el Dr. René Favaloro dio el visto bueno sobre la actividad cardíaca de Maradona. Venía todo sobre rieles.

Se enciende la primera alarma
Con el regreso de Maradona el 9 de julio en un amistoso contra Ñuls en el Parque Independencia, la dirigencia de Boca no quiso dejarse estar y pagó un control antidóping privado previo al retorno oficial contra Racing pautado para el domingo 13 de julio por el Clausura. La muestra de orina de Diego fue enviada en cinco frascos al Centro de Investigaciones Toxicológicas en San Pedrito 92, barrio de Flores, y calculamos que Macri, Pepitito Conde y toda la plana mayor habrán prendido varios paquetes de velas. Pero las velas no surtieron efecto.
Luego del análisis, cuatro de las muestras no revelaron nada fuera de lo normal. Pero la última, realizada tres días antes del partido contra Racing, dio positiva por la aparición de varias sustancias prohibidas por FIFA. Recién ahi en ese momento la CD empezó a sospechar de los métodos utilizados por Ben Johnson. Pero ya era tarde. 
El clima de intranquilidad se diluyó recién cuando uno de los médicos consultados confirmó que esos resabios de sustancias desaparecían del cuerpo humano en unas ocho horas, Así que medio contra reloj y cagando fuego (?), Maradona pudo jugar finalmente ese partido contra la Academia. Pero lo que terminó pasando, aunque faltaban un par de fechas para terminar el Clausura, es que Diego se guardó bajo llave con la cabeza enfocada únicamente en el Apertura que se venía en un mes. Objetivo que todo Boca puso en la mira telescópica casi con desesperación por un detalle: River venía de meter Libertadores y bicampeonato local. 

Cuando todo era felicidad
La semana previa al debut contra Argentinos, Cóppola se comunicó con algunos dirigentes para pedirles que autorizaran el gasto de 2.000 dólares que era lo que costaba cada uno de esos controles en laboratorios privados. Pero los dirigentes no quisieron largar ni un cobre y hasta le terminaron sugiriendo a Cóppola que le haga a Diego "el control de siempre". Acá hay que hacer un párrafo aparte.
"El de siempre" era un control que Guillote había bautizado Evatest. Consistia en un aparatito de origen alemán llamado Triade que se compraba por encargo en cualquier farmacia por módicos 900 mangos. Una ganga (?). En la mañana del domingo 24, Cóppola cayó con el bendito Triade a la habitación 901 del Hotel de las Américas donde concentraba Boca. Obviamente la habitación de Maradona.
Diego hizo pis y colocaron la muestra en el aparatito. El examen de tipo casero dio negativo. Minutos más tarde, ya bajo la mirada del doctor Albero, se colocó en el aparatito una segunda muestra que también dio negativa.
La tarde del partido contra el Bicho, Diego no encaró demasiado ni gambeteó. Apenas se limitó a destilar magia tocando la pelota y metiendo pelotazos a sus compañeros. Cosa que hizo muy bien. Hizo un gol de penal en el arco de Casa Amarilla, lo festejó trepándose al alambrado y se sacó mal ante el recordado planchazo del Balín Benett sobre el Ñol Solano. Gestos que casi obligaron (?) al Sargento Giménez a expulsar al hondureño.
Con la victoria 4-2 abrochada, Diego marchaba camino al vestuario cuando alguien le confirmó que el sorteo para el control antidóping lo tenía como uno de los beneficiados (?): "...¡Viejo! Parece que tienen la bolita número diez pegada en la mano. No importa, me cago en el control. Me voy a reir de lo que digan. Estoy tranquilo, total hoy a la mañana me hice uno y me dio negativo...".
Fue al control riendo y abandonó la Bombonera en una Mitsubishi Montero bordó. Atrás en una Chevrolet Lumina iba Claudia y 14 pibes del staff de "Cebollitas". Todos a comer pizzas y empanadas en Devoto para ver Fútbol de Primera seguramente.
Los dias siguientes pasaron sin novedad alguna sobre el destino de Maradona. Recién el miércoles reapareció en su palco VIP junto a Conde para ver Boca 1 - Independiente 1 por la Supercopa. Gritó el gol de Boca pero sufrió con el empate agónico del Rojo. Cosa que lo puso a 220: "...no puede ser que hagamos chiches en la defensa. Uno tira un caño, otro cierra al revés... así no va viejo...". Y la bronca no se le fue así nomás. Incluso llegó a pedirle a Conde la contratación urgente de Ruggeri y Trotta. Con ese escenario arribó al país un casi desconocido Patrón Bermúdez, flamante refuerzo de Boca.

Tremenda bomba atómica
Cuando Grondona llamó desde Egipto a Macri el jueves 28 a la noche, ni queremos imaginar la caripela que habrá puesto Mauricio. El presidente buscó inmediatamente a Conde y le pasó todas las facturas juntas: “...¿te enteraste de lo que pasó? A Maradona le dio positivo. recién me lo confirmó Grondona. Vos que hinchaste tanto las pelotas para que lo trajéramos. Mirá en lo que terminó todo...".
A partir de ese momento Diego se recluyó en el departamento de Posadas 1414, 3 “C”, propiedad de Carlos Ferro Viera, un publicista que apareció en el entorno de Diego a fines del 96 y que había tomado (?) un protagonismo que hasta le daba vía libre para pasearse por el campo de juego y esperar a Diego en la boca del túnel. Cosa que no pudo o quiso explicar nadie.
Maradona volvió a pisar la calle en la madrugada del domingo 31 mostrándose junto a su cuñado el Morsa. Le pegó un tubazo a Guillote y le pidió que lo lleve hasta su casa en Habana y Segurola.
A esa altura uno de los hombres más buscados del planeta después de Diego, era Cóppola. Y Guillote le puso el pecho a las balas: "...yo hablé con Diego y me jura y rejura que no tomó nada. ¿Qué pienso? Que acá hay un error. No sé de quién, pero alguien se equivocó feo. Yo no hablo de complot ni de manos negras. Se tratará de un error muy grave.. Yo creo en Diego y me baso en varios aspectos. Según comentan, a Diego le habrían detectado un grado de cocaína que va del 88 al 92 por ciento de pureza, lo que significaría una ingesta muy cercana al momento en que se hizo el control antidóping o, en su defecto, que se la pusieron en la muestra. Y cualquiera de las posibilidades, son un disparate... Además Diego estaba perfecto antes del partido. Le hicieron un control cardíaco y daba 168 pulsaciones por minuto, algo normal para cualquier jugador de fútbol. Si hubiera estado drogado su ritmo tendría que haber sido mucho más acelereado...”.

El show debe continuar
Con la noticia recontraconfirmada, el entrenamiento de Boca del viernes 29 de agosto en el Sindicato de Empleados de Comercio fue lo más parecido a un velorio. Hasta hubo una pizarra en la entrada donde el Bambino hizo catarsis y escribió un par de frases dedicadas a Diego.
Veinticuatro horas después Boca tuvo que visitar a Platense en cancha de Vélez. Con interminables muestras de afecto de parte de los hinchas ya sea en cánticos o banderas, el equipo de Veira hizo lo que pudo. Que fue muy poco por cierto. Boca fue un desastre, no dio dos pases seguidos, estuvo dos veces abajo en el marcador pero terminó empatando 2-2 con el Calamar un partido que mereció perder. Estaba clarísimo que de esa forma seguir fantaseando con una vuelta olímpica era una locura. Ese Boca parecía herido de muerte.

The end (?)
Como no podía ser de otra manera, la mitad menos uno pedía quita de puntos, suspensiones y poco más que fusilamiento público. Pero, ¿qué decía la ley? Como Diego no era reincidente (sus otros dópings fueron en Italia y en Estados Unidos, no en partidos AFA) la Ley Nacional 24819 hablaba de dos años de inhabilitación para jugar. Pero ojo que esa ley aunque había sido aprobada por el Congreso, al momento en cuestión, no estaba reglamentada. Así que había un resquicio legal para pelearla y que Diego pueda retirarse del fútbol de una forma mucho más digna.
De todas maneras, cualquier paso debía esperar el formulismo de la contraprueba a realizarse el miércoles 3 de septiembre. Como medida preventiva, la AFA suspendió a Maradona a la espera de los resultados de esa contraprueba. Análisis que obviamente también dieron positivo por la presencia de benzoitilecgonina y metilecgonina, metabolitos de la cocaína. Todo mal, pero no (?). Ajustémonos los cinturones.
Da la casualidad (?) que Maradona había realizado una denuncia policial en julio, a raíz de unas supuestos llamados telefónicos en donde lo amenazaban con ponerle droga en un control antidóping. El juez Claudio Bonadío comprobó estas amenazas, y tras un pedido presentado por los abogados del Diez, dispuso una medida de no innovar que obligó a la AFA a dar marcha atrás con la suspensión hasta que le realizara una prueba de ADN a la orina del frasco de Maradona contra Argentinos para constatar que fuera efectivamente de Diego. Esto le permitió al Diez seguir jugando con la condición de hacerse en forma obligatoria un control antidóping 24 horas después de cada partido. Pero el estudio de ADN no pudo ser completado, debido a la pequeña cantidad de material genético que se encontró en las muestras que había enviado la AFA a analizar. En el transcurso de todo este barullo legal que terminó con el juez Bonadío retirando la medida de no innovar y ratificando la suspensión provisoria de AFA, Diego Armando Maradona ya había colgado los botines. Por suerte pudo jugar varios partidos más (contra Ñuls, Vélez, San Lorenzo y un tiempo contra Colo Colo por la Supercopa)  incluyendo la visita a cancha de River del 25 de octubre donde salió reemplazado en el entretiempo y terminó siendo su último partido de fútbol. Cosa que confirmaría tres días después, anunciándolo oficialmente mientras festejaba su cumpelaños 37.

33 comentarios:

  1. Excelente nota, desconocia varios detalles, muy buena. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Cuántas cosas... Si no me suicidé el día que se reveló el dóping contra Argentinos, estuve ahí. Estaba en casa, tirado en la cama mirando la tele, casi en coma, y en el medio del zapping catatónico aparece un informe de uno de esos programas de mierda tipo Polémica en el Fútbol en el que a Diego le daban de todos lados. Yo no lo podía creer. Ahí estaban todos los que esperaban que el tipo tropezara para devorarlo como lobos salvajes, basuras humanas que harían cambiar de canal al mismísimo doctor Mengele. Y los hijos de puta presentaron un "informe" donde se ponía en duda si el gol a los ingleses no habría sido en contra. Justo ese día. Qué mierdas. Pero había un flaco alto, muy parecido a Antonio Carrizo pero con más pelo, quien evidentemente quería mucho al Gordo y que de pronto se sacó, cazó una pelota que había en el estudio y les demostró a todos los miserables que estaban ahí cómo se puede definir de zurda sobre el flanco contrario con un pelotazo tremendo que casi rompe una cámara. Un ídolo, el flaco. Tenía ganas de ir corriendo al canal para abrazarlo.

    ResponderEliminar
  3. 1.- La nota es excelente, muy buena. Difícil encontrar algo así sobre los dopings del Dié. Felicitaciones.

    2.- La declaración de Macri al principio de la nota suena a una especie de "no voy a mover un dedo por salvarlo a este hdp" y sí; total, teníamos al Leche La Paglia (?).

    ResponderEliminar
  4. Varios cosas:
    - Recuerdo inolvidable de aquel partido frente a Argentinos, primera vez que veia a Diego en la cancha con la camiseta de Boca. Fuimos con Juan a la tribuna de socios del lado del Riachuelo y fue unos de los días que más disfruté en La Bombonera, además estrené el carnet de Boca. Luego de que mi viejo me cortara los víveres y no me pagara más la cuota en el 95 o 94, me volví a hacer socio el día que se anunció la vuelta del Diego. Increible los momentos vividos con cada corner que el Diego venía a patear, se venía la tribuna abajo.
    - Tristísima la noticia, no podía creer que estaba pasando.
    - No les parece demasiada casualidad que le haya tocado el antidoping al 10 en el ultimo partido del 96 y en su regreso en el 97? Si bien, Diego se la buscó, creo que lo tiraron al bombo de una manera increíble. Recuerdo también cuando a Caniggia le toco el antidoping como 5 partidos seguidos, una verguenza.

    ResponderEliminar
  5. A mi me mató más lo del 94, realmente fue algo trágico. Esto del 97... no se, no me acuerdo como me cayó, obviamente mal, pero no lo tengo tan presente como aquello.

    Brillante la nota. Viendolo con la distancia que da el tiempo (la puta madre, pasaron casi 14 años y parece que fue ayer!)... tengo bronca. Yo idolatré a Diego y lo defendí a capa y espada siempre. El tiempo me hizo despegarme de la gente que solo conocía a través de los medios, así que ya no tomo partido tan livianamente por nadie, ni levanto más banderas de personajes que realmente no conozco... no se como decir esto, la cuestión es que lo que me da bronca es como todos, desde el lugar en el que cada uno estuvo, dejó que se arruine la carrera futbolística del más grande jugador de todos los tiempos y en gran parte, que se arruine la propia vida de él. Sí, él es el primer responsable. Y yo nunca estuve ni a 50 metros de él, no tengo responsabilidad directa. Pero yo, como parte de los millones que siempre estuvieron alentando, también formo parte del "inconciente colectivo" por decirlo de alguna manera. A nadie nos importó tres carajos la vida de un tipo que estuvo a un cachito de morirse por recontra-sobre-dosis de droga. Todos quisimos un gol más, una gambeta más, un ataque de egoísmo colectivo por encima de un tipo que no podía con su vida.

    Nunca le dijimos la verdad: Diego, todo eso te hacía mal. Jugar en Boca? No, no podés. Estás enfermo. Te vas a morir. Preferimos el "olé olé Diego Diego" y "le hace bien jugar" y toda esa sarta de boludeces.. y tapando todo lo que hacía mal o escondiendo... en fin. Para qué? Para nuestro orgullo de "yo lo ví al Diego en uan cancha".

    En fin. Afortunadamente la puede contar, pudo sobrevivir. La mayoría de los que caen en estas adicciones terminan muy mal.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo muy bien esa noche, fue un golpe tremendo. Al otro día cuando tocaba el tema se me quebraba la voz. Había disfrutado mucho el domingo anterior, gritado con el alma su gol de penal y el "de la mano de Maradona la vuelta vamos a dar". En esos partidos autorizados por el juez fue fantástico su rendimiento ante el Vélez de Bielsa, la noche que Chilavert le sacó un tiro libre increíble y un defensor un cabezazo en la línea. Esa noche quedé en paz con el Diego, se acercaba el final inexorablemente y en aquel partido mostró cosas mágicas; pases gol, como uno que le puso al Cani,velocidad mental, precisión, repentizaciones, hasta la platea más maleducada del mundo, la Norte, lo aplaudió de pie. Muy buen informe Juan, felicitaciones

    ResponderEliminar
  7. Al igual que Sebastián, el recuerdo de ese día lo tengo grabado como si fuera ayer. Tenía 13 años y estaba en la de socios del Riachuelo también, quedan grabadas un par de imágenes:

    - Los corners de Diego con ovaciòn en cada uno.
    - La chilena de Caniggia previa a uno de los goles.
    - El penal del 2-4 que hizo el Indio Vespa en ese mismo arco...

    Después lo que pasó en la semana es igual de fresco, fue la primera vez que lloré por fútbol, me acuerdo que mi vieja no lo podía creer, teníamos una ilusión muy muy grande viejo, fue un mazazo al corazón.

    Martín

    ResponderEliminar
  8. Mucho no tengo para comentar sobre este caso, estaba en Brasil, vivía allá y solo se dio la noticia de que Maradona había dado positivo, solo eso. La del 94 me cayó muy mal, estaba muy ilusionado, era mi primer mundial como fanático del fútbol.


    Lo de decirle que no va más, no creo que Diego acepte eso. Su amor por el fútbol lo habrá nublado de la dedisición correcta de colgar los botines, sumado al entorno que lo llevaba como Diego quería (y no como debía) a cambio de guita, lujos, fama. Solo Maradona repuntó cuando se sacó a todo el mundo de encima y Claudia empezó a manejar su vida. Un poco tarde: Diego ya tenía 40 años. Igual lo amo al gordo. Es el más grande, y vino a retirarse al club del cual soy hincha. Seba

    ResponderEliminar
  9. Yo vi ese partido en vitalicios jaja...

    Cuando me retire de las canchas voy a decir "yo vi a Pineda tirarle un centro, literalmente, a un delantero rival"

    ResponderEliminar
  10. Parte de nuestra historia, una historia muy fuerte en la vida Xeneize, es nuestro....a todos nos golpeo. Muy bueno el relato

    ResponderEliminar
  11. Y NO ME IMPORTA LO QUE DIGAN
    ESOS PUTOS PERIODISTAS
    LA PUTA Q LO PARIO
    OH OH OH OH HAY Q ALENTAR A MARADOOOOOOO

    QUE TIRO LIBRE LE SACO CHLAVERT EN VELEZ !!!!!
    GRAN DEBUT DE OSCAR EL DIA DE PLATENSE

    PORQUE YO A DIEGO LO QUIERO
    PORQUE YO SOY UN BOSTERO
    LO LLEVO EN EL CORAZOOOOOOOON,..

    ResponderEliminar
  12. Genial post...increible data.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  13. Buenisima la nota y comparto mucho de los comentarios. Leo bastante el blog aunque nunca llegue a comentar, pero este post me da pie para preguntar algo que nunca me quedo claro: los problemas de doping de Diego siempre fueron por adiccion y nada que ver con buscar sacar ventaja deportiva, o que? Y en el Mundial '94 lo mismo? Y otra...el doping de Ben Johnson no fue por adiccion, fue para sacar ventaja...y con el se fue a hacer la recuperacion? Encima de trucho el tipo era pedorro, no supo hacerla bien...que habran pensado? Que joda que con esa adiccion de mierda.

    ResponderEliminar
  14. Fuí al partido con Argentinos. Ese día Boca jugó muy bien, todo pintaba tan lindo... Cuando Diego tiró el penal, me dí vuelta, pq venia de errar varios, la seguidilla de 5.. Cuando me di vuelta estaba trepado al alambrado. Creo que ese dia hace uno o 2 latorre, uno el manteca tb, si no le pifio. También fuí al partido siguiente, en cancha de Velez, y fue el opuesto, un desastre, no se si no debuta Córdoba ese día? corrijanme. Lo que si me acuerdo es que nos salvo de una derrota peor. Spontón nos tenía de hijos. Despúes vino la suspensión y bue... Ay, Diego...

    ResponderEliminar
  15. Yo Tambien estuve esa tarde en la cancha.Como estaba esa tarde la bombonera DIOS!Y el penal de Maradona fue justo en el arco que da a la 12(Lo vi en medio de la barra)Y Diego casi clava un gol olimpico!
    Hubiera sido uno de mis recuerdos favoritos como hincha si no fuera por el Antidoping positivo.
    Esa noche estaba en mi pieza ya acostado cuando en "En sintesis" escuche la noticia.Se me helo la sangre, fue una amargura tremenda tanto como la del '94.
    Diego fue mi idolo de toda la vida, no lo vi en el 81 pero si en el 86, fue un masazo tremendo y realmente lamentable como se termino retirando del fútbol.
    Excelente el posteo, como la mayoria.Con algunos detalles que desconocia.

    ResponderEliminar
  16. Hankista, es cierto, debuto Oscar Cordoba con una actuación brillante, le sacó un tiro libre tremendo a Spontón. Recuerdo que la dupla central fue Traverso-Matellán que tuvieron una noche llena de desaciertos (tres años después titulares en la final ante Real Madrid). Estoy 99% seguro que fue el último gol de Manteca Martínez, quien se lo dedicó a los dirigentes que estaban en el palco.

    ResponderEliminar
  17. Calito, los dopings de Diego fueron por cocaína, excepto el del '94 que fue por efedrina. No pretendió nunca sacar ventaja deportiva, de hecho la merca lo fue dejando claramente en desventaja. Por añadidura, en el de Italia y en el del '94 le hicieron sendas camas. Ojo, obviamente no porque no tuviera nada en el cuerpo, sino porque se sabía hace rato de la adicción de Diego y por ese motivo lo hacían zafar de los anti dopings -el show debía seguir, ¿vió?- pero en Italia, post Mundial '90, la mafia italiana de las apuestas se las hizo pagar a él y a Cani. El laboratorio en el que les hicieron los anti dopings a ambos un par de años después saltó como lo que era: una truchada con la que le cagaron la carrera a varios futbolistas, tanos incluidos, por vendetta. En el Mundial '94 hubo un combo de factores: por un lado un error garrafal de Basile -igual, con Bilardo, Diego también hacía lo que quería- de dejar que Diego se manejara con su propio cuerpo médico y físico. Le pifiaron en la compra del complejo energético que usaba Diego y le trajeron uno con efedrina. Pero, además había habido un arreglo con FIFA por el cual a Diego no le iban a hacer anti dopings. El tema era que los yanquis no lo querían a Diego en el Mundial por sus antecedentes con drogas, su simpatía por Castro y porque nunca habló muy bien que digamos sobre Estados Unidos, pero si él no iba era mucho más difícil vender el producto "mundial" en Estados Unidos, que en esa época tenía un interés casi nulo por el fútbol. Así que, como the show must go on, arreglaron que Diego iba y hacían la vista gorda de los anti doping. Pero después lo regarcaron. De hecho, el antidoping estuvo lejos de ser transparente. Cuando llegaron los frascos al laboratorio, el de Diego ya estaba abierto. El affaire Mundial me lo narró una fuente extremadamente seria y muy cercana al día a día de Maradona hasta 1996. Manteca

    ResponderEliminar
  18. Siempre los doping de Maradroga fueron por cocaina, la efedrina del 94 era por una medicación para calmar la abstinencia

    ResponderEliminar
  19. No recuerdo nada de la historia del doping, era muy chico. Pero lo que lloré por Diego el día de su despedida no tiene nombre. He llegado a mandar a la mierda literalmente a una profesora del colegio porque le decía drogadicto y mala persona. Con el tiempo, y mi fervorosa idolatría por Román, el amor a Diego se fue diluyendo un poco. Pero siempre fue, es y será el más grande de todos los tiempos. Excelente post, Juan. También coincido en el comentario de Guille, de que todos fuimos parte en mayor o menor medida de lo que le pasó. Todos agrandamos a ese monstruo de enfermedad que tenía en lugar de pensar en su salud. Un abrazo muchachos!

    ResponderEliminar
  20. Te traicionó el 1%, Comitas.
    El ultimo gol del manteca creo que fue vs huracán en la quema, de cabeza... En ese torneo el manteca ya no estaba en Boca.

    ResponderEliminar
  21. La noticia se dio durante un partido de las gayi, creo que de alguna copa. Araujo tiró la bomba y se quedó 2 minutos sin relatar. En la radio, Closs sacó un gallina que decía estar contento por el dóping, y lo cortó en el medio tratándolo de pelotudo.

    ResponderEliminar
  22. No sabía que Closs, alguna vez, fue un ser humano...

    ResponderEliminar
  23. Gitano dijo... Hola, amigos. Estoy de vuelta. Aunque en realidad nunca me fui. Lo que pasa es que se me complicó desde que me bloquearon en el laburo, que era desde donde yo más entraba a ver el blog. Además, nació mi primera hija (ahora tiene 5 meses), por lo que entrar desde casa también se hace difícil (la falta de tiempo, el casancio y todo lo demás). Igual siempre los sigo y leo todos los post, aunque no comente.
    Siempre fiel e Imborrable Boca, el mejor blog de toda la web.

    ResponderEliminar
  24. Para mí lo del Mundial '94 fue peor, porque al Boca del '97 no le tenía mucha fe. Igual reconozco que es complicado decir cual de los golpes fue peor. Fue como si te echaran del laburo, o como cuando te dicen que tenés cáncer, o que encontraste a tu novia con otro tipo - digo, no es algo tan grave pero a uno le dan ganas de matarse igual.

    ResponderEliminar
  25. Perdón Maldito Jinete te gané la camiseta 11 de Pereda; el último gol del Manteca en Boca fue en esa noche vs. Platense: http://www.historiadeboca.com.ar/jugadores.asp?CodJug=672&AnioInicial=1905&AnioFinal=2011&OpTipoTorneos=6&Buscar=Buscar&CodRiv=0&CodCan=0&condicion=0

    ResponderEliminar
  26. El Maldito Jinete14 de abril de 2011, 8:37

    Felicidades por la paternidad, Gitano!!!!
    y bienvenido de regreso(?)!!!

    Pd: En serio Comitas? voy a chequear mis archivos(?)... Mirá vos, yo pensé que en ese apertura el Manteca no había jugado ni 1 partido... como diría el poeta: el hígado crece, el cerebro envejece... y la memoria falla!!! Abrazo!!

    ResponderEliminar
  27. El Maldito Jinete14 de abril de 2011, 8:57

    Yo tengo exactamente la misma versión del Mante, contada por un jugador compañero de Diego en la Selección desde el 90 hasta el 94...
    Mariano, eso de la efedrina para calmar la abstinencia es una boludez, con todo respeto(?)

    ResponderEliminar
  28. Gitano dijo.. Gracias, EMJ, muchas gracias. Para mí el último gol del Manteca en Boca (¿fue su número 80?)fue ese a Platense. Casi que no tengo dudas.

    ResponderEliminar
  29. Con respecto al doping en EEUU ¿alguien vio en algún partido de algún mundial a una enfermera entrando a buscar a un jugador para el control?

    ResponderEliminar
  30. La verdad que con todo lo que Maradona le dio a AFA, que le hagan una cosa así en su último año (cuando era una adicción y no una ventaja), es para matarlos.

    Por lo menos, nosotros, Boca, pudimos salir de esa.

    Quien no pudo salir de eso fue la selección, que hasta ahora no se repuso de ese golpe.
    Y yo nunca vi en un mundial ninguna enfermera llevar de la mano a ningún jugador, no Jorge, no lo vi nunca.

    Igualmente, hoy en día, la efedrina no es más doping en el fútbol. ¡qué desgracia!

    ResponderEliminar
  31. Loco...la verdad, hacía muchísimo tiempo que no leía un informe tan completo, los felicito, este sin dudas, es el MEJOR BLOG de Boca Juniors...
    Leo Maiden

    ResponderEliminar
  32. Che mariano pancho, porque no te tomas el palo antes de bardear a diegote? infeliz!se te caen las plumas

    ResponderEliminar
  33. muy bueno el relato con detalles q no conocia...
    recuerdo haber estado en el partido con argentinos con la bombonera como en sus grandes dias de fiesta, q fueron muchos por suerte..
    tb estuve en cancha de velez contra platense, a pesar de lo mal q jugo boca, se canto en todo momento a favor del diego, esa cancion q puso GUYO mas arriba, la de los putos periodistas, con musica de rafaella carra no es cierto? jajajjaja
    para terminar les cuento q luego del partido ante platense viaje desde liniers hasta la boca en el 86, y durante todo el viaje se canto la cancion q mencione antes, fue algo impresionante, el bondi lleno hasta las bolas, cuando paraba en los semaforos la gente nos miraba, era un sabado tipo 10 de la noche, pareciamos enloquecidos, el bondi se movia, recien en once y la 9 de julio se bajo algo de gente, pero la mayoria fuimos hasta la boca donde termina el recorrido, aclaro q yo me tenia q bajar en la 9 de julio pero el espectaculo era para no perderselo..

    ResponderEliminar