martes, 11 de enero de 2011

Roberto Colautti

No parece una importante trayectoria (?) jugar 19 partidos oficiales y marcar 3 goles en la primera de Boca, Pero hay un pequeño detalle que vale por mil (?) en uno de esos encuentros. Para los hinchas y seguramente para el recuerdo del propio Roberto Damián Colautti: la calurosa tarde del 27 de noviembre de 2003 en el Cilindro de Avellaneda.
Nuestro homenajeado desde ya no se inmortalizó a la altura de un Benetti, pero hizo lo suyo y bien para definir ante la salida de Limia y empezar a abrochar el Apertura. Ese gol abrió el marcador de la victoria final 2-1 y ayudó a que la jornada se cierre a toda orquesta con vuelta olímpica y Carlos Tévez sentado sobre el travesaño cantando contra la selección Argentina. Cómo debe ser (?).
Aunque no lo parezca, claro que hubo vida para Colautti antes y después de semejante tardecita. Nacido en mayo de 1982 en la provincia de Córdoba, su derrotero en las inferiores boquenses fue lo bastante llamativo como para no desconocerlo. De movimientos rápidos y nada negado con la bocha en los pies, sus goles de a cinco en la reserva le colgaron el cartelito de promesa y lo catapultaron a primera de la mano de un técnico que entre muchas virtudes sabía aprovechar los momentos de cada jugador.
Así fue como su ingreso se dio paradójicamente por otra promesa que ya a esa altura no daba signos de vida (?). Fue la tarde del 29 de abril de 2001 contra Independiente en la Bombonera cuando faltando 20 minutos recibió la arenga de Bianchi y entró por el Pollo Herrera para hacer barullo en lo que era derrota 0-1. Por suerte, dos goles del mellizo Guillermo a Passet sobre la hora dieron vuelta ese clásico del Clausura y lo dejaron bastante bien parado de cara a lo que se venía: la transición. Jugó algo más por el campeonato local en formaciones donde el Virrey ponía a los suplentes que se encontraban mejor físicamente y también en la ninguneada Copa Mercosur. En el segundo semestre tuvo una sola aparición pero que valió la pena (?). Pese a la derrota 0-1 frente a Talleres en el Chateau pudo llevar en la franja oro el nombre de su mamá, gracias a la iniciativa de Quilmes por el Día de la Madre.
Tras el no de Bienchi para seguir, evidentemente cayó en la volteada típica ante el comienzo de todo ciclo nuevo. Así fue como anduvo a préstamo por el Lugano de Suiza y más tarde Banfield. Pero el destino le tenía guardado aquel 27N (?), de manera que pegó la vuelta e integró el plantel que metió Apertura e Intercontinental 2003. Y ojo que no solo vio la luz el día de la consagración. Participó en recordados encuentros como los triunfos a San Lorenzo con gol de Iarley y una tarde que los hinchas millonarios tomaron el Hall e hicieron cacerolazos antes de romper todos los vidrios seguramente no recordarán de buena manera: el Baile del Siglo.
Sobre el final del Clausura 2004 y con Boca tirándose de lleno a una nueva Libertadores, tuvo algunos minutos más de rodaje. Los penales en Manizales y el fin de temporada fueron a la vez su despedida de Boca. Su carrera siguió en el Maccabi Haiafa, donde se nacionalizó israelí y hasta jugó en la selección de ese país. Se tomó un tiempo en el Borussia Moenchengladbach y volvió a Israel, el que da la sensación de ser su lugar en el mundo. Allí actualmente corretea en el Maccabi Tel-Aviv.

8 comentarios:

  1. Un detalle que no tuvo la repercusión que yo hubiera querido en aquel momento, es que la hinchada de Arsenal aplaudió a los jugadores de Boca cuando daban la vuelta olímpica. Me pareció un muy buen gesto (similar al que tuvimos nosotros cuando aplaudimos a los del Cruz Azul, por ejemplo).

    ResponderEliminar
  2. Nosotros también aplaudimos a los de Estudiantes en la final del 2006 y a Banfield campeón en el 2009.
    Yendo a lo nuestro, Colautti se puede quedar tranquilo, que hizo un golazo que nos dio medio título. Qué calor hizo esa tarde! Qué tiempos aquellos...

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo esa linda tarde en el Cilindro. Hubiese jurado que no llegaba ni a palos a los 19 partidos. No me parecía mal jugador.
    Actualmente en Israel está casado con una multimillonaria. La hizo bien.

    ResponderEliminar
  4. Lo que mas me acuerdo de esa tarde, aparte claro de la vuelta olimpica, era al apache Tevez sentado en el parante y gritando con dedicatoria al hijo de puta de Grondona: ..."La seleccion, la seleccion, se va a la puta que lo pario..." me lo acuerdo como si fuera hoy

    ResponderEliminar
  5. El gesto con Cruz Azul, y acá hablo puntualmente por mi (aunque supongo que no seré el único) fue porque les habíamos ganado, sino me parece que la actitud habría sido distinta. Pero será que soy muy poco deportivo y jamás acepté una derrota.

    ResponderEliminar
  6. Buenas tardes, hemos encontrado su Web en Google y nos gustaría proponerles un intercambio de enlace (texto). Nos beneficiaría a ambos, mejorando nuestra posición en todos los motores de búsqueda.

    También aprovechamos para ofrecerle nuestros servicios como estudio creativo (diseño web, gráfico, impresión y vídeo).

    Agradecemos su tiempo y disculpen las molestias.

    Miguel Ángel R.C.
    Responsable de marketing.
    miguel@websmultimedia.com
    Websmultimedia.com

    ResponderEliminar
  7. Miguel para JR: que tarde esa para mi, hincha de Boca y Arsenal desde siempre y hacia el programa de TV arsetv, por supuesto que queria que gane Boca y en la vuelta olimpica lloraba recordando cuando era chico y en el 65 presencie la vuelta contra Atlanta en la bombonera la ultima fecha. Te cuento, los jugadores de Arsenal muy maleducados se fueron sin saludar y menos aplaudir, y los de Arsenal que aplaudian eran los que no tenian puesta tambien la de River o Independiente, porque esos puteaban como descosidos, y yo los gozaba como loco por tanto resentimiento. Hay que acordarse que el 90 % de los de Arsenal simpatizan por algun club tradicional de primera, y de Arsenal "algo conozco"

    ResponderEliminar
  8. Tendrian que agregar que jugando para Banfield le metio un par de pepas a river en el dia que le ganaron 5 a 0 en el 2002 creo...

    ResponderEliminar