lunes, 29 de agosto de 2011

El Heber Mastrángelo vuelve a jugar oficialmente tras 15 meses para despedirse de Boca


Fiel soldado del ciclo Lorenzo desde el primer hasta el último día, la trayectoria de Ernesto Enrique Mastrángelo supo durante esos años entre 1976 y 1979, de grandes actuaciones, goles claves y piques a fondo por la punta derecha del ataque boquense. Cosas que ayudaron y mucho a la conquista de títulos locales e internacionales.
Pero tras la intempestiva partida del Toto y la llegada de Rattín como director técnico, la buena estrella del Heber y la de Boca también, empezó a apagarse. El 10 de febrero de 1980 tras formar parte del once titular que cayó derrotado en Santa Fe contra Unión por la primera fecha del Metro, Mastrángelo tuvo una seria lesión en la rodilla que lo alejó de las canchas durante mucho tiempo.
Con 32 años y sin los avances en medicina deportiva que vendrían años más tarde, la carrera del Heber hasta se llegó a dar por terminada durante ese largo 1980 que tuvo a Boca a los tumbos domingo tras domingo. Ni hablar cuando en 1981 desembarcó un verdadero pelotón de refuerzos para poblar la mitad de cancha para adelante con mucha jerarquía. En particular la llegada del Pichi Escudero lo pasaba a retiro casi forzosamente. 
Pero la vida y también la muñeca de Silvio Marzolini, le tenían reservado al Heber un guiño para que la despedida sea como un jugador de su calibre merecía: corriendo en la Bombonera, transpirando la camiseta y hasta contando con un par de chances de gol que le valieron una ovación de la hinchada de Boca.
El 31 de mayo de 1981, o sea a casi un año y cuatro meses de su último partido oficial, por la fecha 20 del Metro contra Huracán, Marzolini movió el banco, sacó al Chino Benítez y puso a Mastrángelo. Y nada de ponerlo en una goleada tranquila como para florearse. Con Huracán levantando increíblemente un 0-2 gracias al partidazo de Marangoni y el toqueteo de Morresi y Babington, el Heber entró para desnivelar el marcador y darle la victoria a Boca.
Fue exigido de cara al arco del Riachuelo pero quedó en evidencia que la explosión en su pique no era la misma de años atrás. Pese a eso forzó a una defensa del Globo que se metió muy atrás. Cosa que terminó por darle la victoria a Boca pasado el tiempo cumplido, luego de un tiro libre de Brindisi que peinó el uruguayo Krasouki y clavo la pelota en el ángulo.
Tras el agónico 3-2 fue todo alegría, aunque calculamos que el Heber debía tenen claro que el final de su película estaba ahí nomás: “...es lindo que se acuerden de uno. Ese gesto de la gente me llegó mucho. Físicamente ando bien, aunque algunos digan que estoy gordo. Peso 69 kilos y en la época de las copas, afilado, anadaba en los 71. Claro, no soy el mismo de antes, me falta aquel pique, pero igual sigo firme al pie del cañón. No es fácil volver a los 32 años, después de tanto tiempo de inactividad. Hoy estuve cerca del gol y eso para mí es importante. En uno me salió el tiro muy cruzado y en el otro la pelota me quedó alta y Pogany cubrió con el cuerpo. ¿Boca? Empezó como el Ajax y terminó como un equipo de colegio...”.
Esos 36 minutos jugados contra Huracán fueron los últimos del Heber en Boca. Un tipo que ayudó a escribir la historia grande Boca y que lo mínimo que merecía era despedirse jugando un rato en la Bombonera.

13 comentarios:

  1. MI PRIMER IDOLO CUANDO ERA MUY CHICO,UN GRANDE DE VERDAD

    ResponderEliminar
  2. El post menciona a Krasouski, quien recibió una plaqueta el sábado.
    Y así termina el comentario más innecesario en la historia del blog.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué hay de verdad, pregunto realmente desde la más inocente ignorancia, que las "ayuditas" que el Totó Lorenzo le daba a los jugadores hacían que estos terminen hechos mierda a muy temprano edad? Porque si bien 32 años no es ningún péndex, es una edad temprana para el retiro.

    ResponderEliminar
  4. Mi primer ídolo y mi primera camiseta de Boca, de piqué, con el 7 de cuerina cosido. Pateándole penales a mi primo en el portón de su casa. Se me pianta un lagrimón. Manteca

    ResponderEliminar
  5. JUAN UNA CONSULTA,SABES ALGO DE LA SUPUESTA PIÑA DE DIGON A HELLER HACE MUCHO QUE TENGO ESTA INQUIETUD

    ResponderEliminar
  6. IDEA PARA UN POST.LA PRIMERA VEZ QUE SE USO LA MANGA PARA LA SALIDA DE JUGADORES

    ResponderEliminar
  7. la verdad desconozco piñas entre Digon y Heller y en cuanto a las mangas http://imborrableboca.blogspot.com/2009/12/la-llegada-de-las-mangas-de-seguridad.html

    ResponderEliminar
  8. Uno de mis primeros ídolos (junto con Gatti y Mouzo) y si no me equivoco, al igual que el Manteca, mi primera camiseta de piqué fue con el 7 en cuerina blanca cosido en la espalda! Tengo fotos de esa época, festejando goles en el patio de la casa de mis viejos, con esa camiseta... Grande Heber, nunca me olvidaré de tus piques, tus goles... nunca me voy a borrar de mis retinas el golazo al Cali en la final del 78... haber visto ese gol en cancha es uno de mis mayores tesoros!

    ResponderEliminar
  9. Antes comenté pero sin leer el post, perdón(?)... ahora caigo que yo estuve en ese partido pero nunca supe que fue la despedida del Heber... Muy buena data Juan, como siempre!

    ResponderEliminar
  10. Un Groso, un pedacito de historia grande...siempre es un buen recuerdo el Heber

    ResponderEliminar
  11. Impresionante las lanas de "Maranga".

    ResponderEliminar
  12. Gitano dijo... Un grande de verdad. Tiene su merecido lugar en la historia. Es raro verlo con la camiseta adidas. Me pasa lo mismo que con Pancho Sa. Los asocio totalmente al ciclo Lorenzo. Me cuesta pensar que integraron el plantel de 81 (otro caso fue el de Ribolzi, que no sé si llegó a jugar). Pero estuvieron y lograron así el último de sus muchos títulos en Boca.

    ResponderEliminar
  13. Hace 20 anios lo conoci en un supermercado en Martinez.un gran tipo, sencillo.Le dije que cuando era chico me copiaba de el.

    ResponderEliminar