miércoles, 19 de mayo de 2010

Angel Hoyos


En esa desafortunada legión de tipos que hicieron de lesionarse un culto (?) y de los consultorios médicos una casa, es obligatorio incluir a Ángel Guillermo Hoyos, volante ofensivo que hoy sería catalogado como enganche, habilidoso y de buena pegada. Todas características que hicieron de su llegada, a principios de 1986, un muy buen refuerzo para el equipo dirigido por Marito Zanabria.
Su estreno se dio el 16 de febrero por la segunda rueda de la temporada 1985/86 en ocasión de la visita de Boca a Alta Cördoba en el accidentado empate 1-1 con Instituto. Lo de accidentado es por las expulsiones de Pasucci, Hrabina y la Chancha Rinaldi, cosa que en definitiva provocó el ingreso de nuestro homenajeado por Scalise faltando 8 minutos y con una clara misión: reforzar la media cancha y en lo posible tratar de tener un poco la pelota para aguantar el resultado.
Al domingo siguiente la historia sería muy diferente. Jugó desde el comienzo frente a Huracán en la Bombonera y a los 2 minutos se anotó con un gol en el arco de Casa Amarilla en lo que fue ese partidazo 4-3 a favor de Boca.
Si bien vino con características de volante creativo hubo varios partidos en los que jugó de media punta, o sea una especie de nueve retrasado formando tridente con Graciani y Scalise por las puntas. Y no sólo no desentonó, sino que pronto se convirtió en pieza importante del equipo. Pero la Maggia se acabó a medida que las lesiones empezaron a alejarlo de las canchas.
En la temporada 1986/87 comenzó jugando la primera rueda de a ratos pero una grave lesión y una complicada recuperación lo marginaron durante el año 1987 de punta a punta. Su regreso a principios de 1988, fue ya con Pato Pastoriza en el banco y metiendo un lindo gol de tiro libre para ganarle a Ferro 1-0 en la Bombonera por la segunda rueda del campeonato 1987/88. Ayudó algo en lo que pintó como una levantada de ese Boca pobretón, pero enseguida la realidad se encargó de dejar a ese equipo rápidamente en el olvido.
Para la temporada 1988/89, llegaron refuerzos de nivel y Hoyos quedó relegado notoriamente. Estaba claro que ya había pasado su cuarto de hora. Pese a eso estuvo en minutos aislados durante buenas producciones como el triunfo 2-0 a Vélez en Liniers y en tardes negras como las derrotas con Independiente en Avellaneda o la catástrofe 1-6 con San Martín de Tucumán en cancha de Boca. Sobre el final del torneo, una nueva lesión lo marginó aún más y prácticamente pasó a ser considerado un ex jugador por no decir que pasó al olvido general.
Ya con Cai Aimar como técnico se produciría un nuevo retorno, aunque su ingreso en el 4-2 a Ñuls con gol de Barberón, se lo notó muy baqueteado fisicamente. Usaba tobilleras y tenía unas importantes (?) ojeras. A fines de ese 1989, tras 46 partidos oficiales, 2 goles convertidos y formar parte de algunos muletos cuando se priorizó la Supercopa, dijo adiós para terminar recalando en el Everton de Viña del Mar y seguir jugando más tarde en Chacarita, Minervén de Venezuela y Deportes Tolima y el Envigado de Colombia. Su eternamente prometedora carrera había dado inicio con las camisetas de Talleres, Banfield, Castilla de España, Gimnasia y Blooming de Bolivia, Lo último que supimos es que llegó a despuntar el vicio (?) como director técnico del Pas Gianinna de Grecia.

8 comentarios:

  1. Gitano dijo...
    Cuando llegó me generó una gran expectativa. Me acuerdo de que en Talleres la rompía. Incluso me parece que había sido convocado a algunas selecciones juveniles. Es verdad que después no rindió ni la mitad de lo que se esperaba. Demasiadas lesiones hicieron que nunca encontrará su lugar en el equipo.

    ResponderEliminar
  2. El Maldito Jinete19 de mayo de 2010, 16:37

    Me acuerdo de leer las formaciones de los distontos equipos en el Gráfico de aquellas épocas, anteriores a su paso por Boca, y el tipo siempre clavaba puntajes muy altos... lo he visto calificado como figura del partido con 9 ó 10 de puntaje en mas de una oportunidad... y tambien recuerdo que tenía mucho gol... yo tambien me ilusioné con su llegada, pero despues en Boca no rindió nada... un caso mas de los que hubo y hay miles, no?

    ResponderEliminar
  3. Adhiero en un todo a los comentarios anteriores. Cuando llegó a Boca creí que iba a ser figura por sus antecedentes en Talleres de Cba donde reiteradamente era elegido como la figura del partido en El Gráfico.- En Boca es poco lo que pudo demostrar de su talento, las lesiones frustraron su prometedora carrera.-

    ResponderEliminar
  4. Hoyitos sos parte de mi infancia!! Te quiero!!!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que tienes toda la razon, si bien vino con características de volante creativo hubo varios partidos en los que jugó de media punta, o sea una especie de nueve retrasado formando tridente con Graciani y Scalise por las puntas. 23jj

    ResponderEliminar
  6. Hoy es el DT del bolivar, Bolivia.

    ResponderEliminar
  7. Yo tengo entendido que viajó a Japón para acompañar al equipo proque era el número 23 y Menotti no loq uiso dejar acá

    ResponderEliminar
  8. Y ahora salio campeón en Chile. No digamos que fue una tromba táctica, pero levanto un equipo que venía dos años en el suelo, y los saco campeón en un semestre

    ResponderEliminar