miércoles, 7 de julio de 2010

Ramón Viera


Si tomamos en cuenta el plantel que tenía Boca en 1984 y el rival con el que le tocó debutar, podemos estar seguros que el destino no sólo le guiñó un ojo a Ramón Obdulio Viera, sino que le guiñó los dos y hasta lo palmeó en la espalda mientras le decía “vamos pibe, vamos que podés”. ¿Por qué decimos esto?
Porque nuestro homenajeado, delantero de 20 años, veloz y nacido en Misiones, cayó a prueba en el Boca del Zurdo López a principios de 1984. Y la noche del 14 de enero, su presentación en sociedad, fue en Mar del Plata por la Copa de Verano y ante un Racing que puso lo que tenía a mano mientras pensaba los refuerzos para encarar la tortura de la Primera B.
Como evidentemente los astros estaban alineados a favor del misionero, faltando algo así como 25 minutos para terminar el partido, Sergio Giachello sintió una molestia. Así que el combo se completó con su ingreso, un par de piques electrizantes y sobre la hora la frutilla: enorme gambeta al arquero de la Academia y pase gol para que el uruguayo Krasouski sentencie el triunfo 4-2 final.
Con pasado de inferiores en Ferro y algo de rodaje en San Telmo, semejante estreno no sólo le hizo pasar la prueba sino que casi le abría las puertas de par en par para ganarse un lugar. Pero no, más bien todo lo contrario. Boca quedó eliminado en primera fase del Nacional, arrancó pésimo el Metro, el técnico renunció y la llegada de Dino Sani lo hizo retroceder a fojas cero.
Tan a fojas cero que en el resto de ese oscuro año y con un campeonato largo por delante apenas jugó 3 partidos oficiales. Cantó presente en el 2-2 con Platense en cancha de Vélez, el día que López Turitich le atajó un penal a Morena y luego en las pardas 0-0 con Racing de Córdoba y 1-1 con River haciendo de local en cancha de River. Esa lluviosa tarde y con Boca en ventaja 1-0, Dino Sani lo sacó en el entretiempo para meter a Stafuzza y reforzar la trinchera. Claro que la jugada no salió del todo bien si tenemos en cuenta que el 1-1 final llego con gol de Stafuzza en contra.
Correteó en algunos amistosos de los muchos que jugó Boca en el interior y voló tras finalizar la temporada. Su trayectoria siguió hasta donde sabemos en Central Norte de Salta, Instituto y Bolivar de La Paz en el fútbol boliviano.

3 comentarios:

  1. Loco, dejá de postear fotos con esa camiseta de Adidas, tengo el teclado todo pringoso de baba...

    ResponderEliminar
  2. estoy orgulloso. Alguien con ese apellido, el cual comparto, pudo llegar a jugar en la primera de Boca. Habrán sido pocos partidos. Pero llegó. Emoción! ja

    ResponderEliminar
  3. ese me debe 30 pesos del kiosco ..xD

    ResponderEliminar