lunes, 3 de agosto de 2009

Niza 0 - Boca 2


La tumultuosa gira de Boca por Europa en 1984 tuvo todos los condimentos para, como mínimo, escribir un par de libros. Sin embargo, tras el bautismo catastrófico con Barcelona en el Camp Nou, hubo otras jornadas que se pudo salir algo más airoso. Nada para descorchar, porque la realidad es que pese a meter algunos triunfos, los incidentes estaban a la orden día y se acumulaban uno detrás del otro.
Una de las escalas, la penúltima para ser más exactos, fue la llegada del plantel a Niza el 4 de septiembre, para jugar con el local y ya cargando seis partidos en trece días sobre el lomo.
El ingreso al hotel Atlantic, un modesto tres estrellas, ya fue motivo de bardo. Los jugadores se plantaron y comenzaron a quejarse por la comida y más que nada, por el ruido que venía de la calle. La gestión del Potro Domínguez, ex Boca y jugador del Niza en esos momentos, fue clave para descomprimir. Tomó el toro por las astas e hizo de traductor y hasta de guía llevándose a los jugadores a pasear por el centro y por las famosas playas de la Costa Azul.
Concretamente el partido contra el Niza de Francia tuvo muy poca difusión en los medios. Y la poca que tuvo, la verdad que no ayudó. Porque titulares como el del periódico Nice Matin fueron lapidarios: “Boca es un circo que deambula por Europa". Contundente.
Los mismos jugadores de Boca, híper baqueteados, estaban con más ganas de tirar la toalla que otra cosa. Y un ejemplo fue Gatti. El Loco, ese 4 de septiembre, acusó un pequeño dolor en la rodilla y se la pasó todo el día en la playa tomando sol. Acercándose la noche y ya con el amistoso encima, el técnico Dino Sani tuvo que hablar con Balerio y decirle que iba a tener que atajar.
Pese a todo, en el estadio Du Rey hubo 3.000 testigos que vieron básicamente un partido muy flojo y con pocas llegadas. Pero la expedición francesa de Boca guardaría otros hechos inolvidables. Como los seis cambios que metió Jeam Serafim, DT de Niza y que dejaron un detalle insólito. Los jugadores que entraron usaron en la camiseta los mismos números que los jugadores que salieron.
Sin embargo, en materia de bizarreadas (?) lo mejor estaba por venir. Faltando 4 minutos, el juez Felber le pidió a Dino Sani que ponga un jugador y saque a Berta: "...ya cometió dos faltas graves, no lo quiero expulsar. Le solicito que lo cambie...". El técnico de Boca, rápido de reflejos, sacó al correntino y metió al pelado Sotelo, pese a estar sentado en el banco de suplentes con anginas.
El resultado, a esta altura lo de menos, fue triunfo 2-0 con goles del uruguayo Morena y de Matabós. Y en la foto, vemos el once, en realidad el doce inicial. Arriba: Mouzo, Pasucci, el uruguayo Balerio, Alberto, Segovia y Cacho Córdoba. Abajo: Porté, Stafuzza, Morena, Gallego Vázquez, el Potro Domínguez con la camiseta de Niza y Carlitos Mendoza.

10 comentarios:

  1. estos si que son hallazgos, impresionante,
    en la foto esta alberto que se lo estuve buscando a guille

    ResponderEliminar
  2. El partido de hoy en Austria (ya me olvidé el nombre del otro equipo) va derechito a tener su lugarcito en la sección "contra quién" o "rivales de Europa" en el futuro.

    ResponderEliminar
  3. Muy bizarra la pose del uruguayo Morena sentado en la pelota...

    ResponderEliminar
  4. Qué delirios.

    Gracias por el raconto, Juan. Sitio imprescindible para xeneizes este, sin duda.

    ResponderEliminar
  5. Esa foto fue publicada en El Gráfico, lamentablemente el periódico Lice Matin tenía razón, esa gira fue una sucesión de errores y hechos bizarros, pero igualmente recuerdo a esa época con nostalgia

    ResponderEliminar
  6. camiseta rara, ehh!!!!
    vieron el logo de adidas? enorrrmeee!!!!
    habia jugadores aceptables en esos años, pero dentro del caos general no podian rendir nunca!!! por ejemplo, alguien duda de que Bianchi hubiese hecho andar bien a un Stafuzza o a un gallego Vazquez... y de mouzo ni hablar, crack absoluto!!
    abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ahora que el Maldito Jinete lo nombra, para mí Mouzo es el mejor jugador que vi en Boca. Salvava las papas cuando nos cascoteaban el rancho casi él solo. Lástima que siempre estuvo "oscurecido" porque en este país a todo el mundo le gustaba Passarella, pero Roberto, técnicamente, no tuvo nunca nada que envidiarle. Hace unos años, tuve el placer de una vez charlar con Mouzo 2 ó 3 minutos y habérselo dicho, que el no fue menos que nadie. Obviamente, el tipo es tan humilde que no se encargó de subirse a ningún pedestal, y menos por algo dicho por un don nadie (o sea yo). Quiere tanto a Boca, que lo he llegado a ver en la tribuna, pero la tribuna posta, no en un palco; por ejemplo, en Avellaneda, Indepte-Boca, la última vez que jugamos en esa cancha y dimos la vuelta.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  8. Coincido en todo sobre el gran Roberto Mouzo. Un mostro con todas las letras. Un procer.

    ResponderEliminar
  9. cuando debuto en primera mouzo , le buscaban reemplazantes todas las semanas, hablaban de troncoso de velez, troncone de platense, hugo pena de argentinos y asi como cien, porque de
    verdad no rendia, pero en un tiempito se convirtio en figura y es el jugador que mas veces vistio la camiseta, muy correcto
    y especialista en marcas personales (stopper)
    tanto es asi que cuando ya estaba de ultimas en boca en 1983 Bilardo le pidio como favor
    en la seleccion que juegue 1 solo partido
    para marcar al 9 de Brasil en cancha de River
    Ya habia estado de titular en la seleccion de menotti previo al mundial 78 donde los jugadores de Boca fueron proscriptos por el alte. lacoste

    ResponderEliminar
  10. Ya guardé la foto de Alberto, al fin la tengo!

    Armé unos posts sobre las giras de Boca por Europa, invito a verlos en mi blog: bocavideos.blogspot.com

    Guille

    ResponderEliminar