domingo, 3 de octubre de 2010

Sombra negra (V): los equipos mendocinos


Si meternos (?) con un Platense fue abrir la puerta a una larga fila de cabezas de termo, meterse ya no con un equipo, sino con una provincia entera, puede terminar en cualquier cosa. Así que sea lo que Dios quiera.
Incluyendo todo 2010, Boca enfrentó 19 veces en forma oficial a equipos mendocinos. Y el saldo de victorias es llamativo: sólo 3. Así que más allá de los fríos (?) números, la realidad es que hubo cachetazos de todas las formas y colores.
.
San Martín
El Santo es el verdugo número uno si de mendocinos se trata. Se llevó un empate 1-1 en el Nacional 67 siendo local y un tremendo batacazo al ganar 1-0 en cancha de Boca por el Nacional 69. Resultado que de paso cortó un largo invicto del xeneize. Eran años en que semejantes faenas para un equipo del interior eran dignas de ser colgadas del arbolito de navidad a fin de año.
Hubo dos enfrentamientos más por el Nacional de 1980. Por la primera fecha de la primera fase Boca viajó al estadio mundialista de Mendoza y se trajo una dolorosa derrota 0-1 (foto). La segunda rueda en cancha de Boca no mostró gran cosa. Fue 0-0 pese a jugar casi todo el partido con uno más luego de que cambiaran tres veces de jugador para sacar un lateral y el árbitro Ponfil expuslara a Millán a los 16 del primer tiempo. Así que el empate empezó a mostrar que evidentemente ese Boca no estaba para pasar a ninguna segunda fase.
.
Gimnasia y Esgrima
La historia con el Lobo repuntó un poco al final. Pero claro que no alcanza. Tras varios empates hay que clavar los frenos casi obligatoriamente en el 17 de diciembre de 1978. Por la primera fase del Nacional pero ya eliminado, un Boca con algunos suplentes recibió a Gimnasia. Con el partido 1-2 para los visitantes, Ithurralde cobró un segundo penal para el Lobo faltando 15 minutos. Gatti se acercó al árbitro, y risita mediante, le tiró un “...¿qué cobrás Cevecero?...” en clarísima alusión a los dos penales que había dado el juez un mes y medio atrás en Arroyito para que Quilmes le gane a Central y salga campeón postergando a Boca. Obviamente la chicana terminó en roja, Miguel Bordón al arco, penal convertido en gol y los últimos minutos decorados con dos pepas más de Gimnasia para un tremendo 1-5 final.
En el Nacional 82 hubo dos nuevos cruces por la fase inicial. En la primera rueda, la visita al estadio mundialista terminó muy mal: fue derrota 0-1 y escándalo cuando vemos que el juez Barraza echó a Mouzo, Ruggeri y Brindisi antes de los 25 del primer tiempo. Pese a tener tres menos, Boca estuvo a tiro de empate en el segundo tiempo, pero no se pudo. El choque de la segunda rueda, 16 de mayo de 1982, en principio sirvió para completar el fixture ya que Boca llegó a esa última jornada tan eliminado como su rival. Pero el dato no menor, es que con un gol de Ramoa faltando dos minutos un Boca lleno de suplentes se llevó el primer triunfo de la historia frente a equipos mendocinos.

Al año siguiente en el Nacional 83, la suerte (?) volvió a cruzar a Boca con Gimnasia de Mendoza en la fase de grupos. Por la primera fecha, una Bombonera semihabilitada fue escenario del angustioso triunfo 2-1 con goles de Gareca y el Potro Domínguez. Angustioso poque a los 89 descontó Fornari y para variar hubo que terminar cortando clavos.
Tras las dos victorias seguidas en el historial, tampoco iba a ser cosa ganar nuevamente. Así que el choque en Mendoza terminó 1-1 con gol de Carlitos Ídem (?). Así que en total 2 triunfos, 3 empates y 3 derrotas.
.
Godoy Cruz
Con el Tomba vamos a empezar con las buenas. Bah, en realidad con la buena. Una sola vez pudo ganar Boca. Fue el 25 de marzo de 2007 por la séptima fecha del Clausura. El resultado final fue 1-0 con gol de Boselli de taco faltando ocho minutos y el resultado, aparte de mantener al Boca de Russo en la lucha por la punta, significó ni más ni menos que el primer y único triunfo en tierras mendocinas.
Antes y después hubo cuatro empates, como el recordado (?) 0-0 en la Bombonera el día que debutó La Volpe, jornada que jamás podrá ser bien recordada. Primero por quedarse en la puerta de lograr el récord de triunfos consecutivos en el fútbol argentino y segundo, porque sobre el final pudo ser tranquilamente una derrota si contamos los dos mano a mano que salvó Bobadilla.

Derrotas no hubo muchas, pero fueron más que los triunfos. La goleada 1-4 en Mendoza, último partido de Caranta en Boca y que pareció sentenciar a Boca en la lucha por el título de ese Apertura 2008. Ya más acá en el tiempo, el increible 2-3 en la Bombonera donde Cáceres regaló un gol de entrada, Boca se puso 2-1 con un gol que no fue y faltando 20, previa expulsión de Medel, vio como los tombinos lo dieron vuelta sobre la hora. El golpe fue tan duro que pese a que recién comenzaba el Apertura 2009, el Coco Basile histeriqueó toda la noche del domingo con que presentaba la renuncia.

3 comentarios:

  1. Lo que nos pasa con los equipos mendocinos es verdaderamente insólito,cosa de brujas realmente, ya que no solo cuesta ganar de visitante, cosa que es bastante normal con los equipos del interior, sino que además casi no podemos ganarles de local. Respecto al post, excelente como todos, aunque quería marcar dos cuestiones: La primera, en el Boca - Gimnasia de Mza del nacional 83, partido que yo ví, no recuerdo que la bombonera estuviera parcialmente habilitada, creo que estaba habilitada en su totalidad como pasó en todo ese año 83 hasta que fue clausurada e inhabilitada después del partido con Racing, el de la bengala. Otra, en el partido de vuelta que se jugó en Mendoza, el gol de Gimnasia lo hizo Funes y ahí empezó a hacerse conocido, creo que ese mismo año o el otro se fue a Colombia.

    ResponderEliminar
  2. muy buen dato ese de Funes, Rafael!

    ResponderEliminar
  3. Falta una derrota con Indep.Rivadavia 1 a 0 en el Nacional 73 y creo que un empate contra el mismo equipo en 1968. Ambos de visitante. Lo que afianza la teoría que contra los mendocinos era cosa de brujas.

    ResponderEliminar