jueves, 21 de julio de 2011

Los cuatro goles de Maradona a Boca en un mismo partido

Está probado que hacerle tres goles a Boca durante un partido lo puede hacer cualquiera (?). Desde habilidosos como el Mellizo Guillermo para Gimnasia en 1996 hasta jugadores limitadísimos como un Stracqualursi para Tigre en 2011. En el medio podemos ver todo un muestrario de casos que incluye a inventos como el Látigo Peirone, luchadores como el Chino Luna o goleadores de raza como el Puma Morete para Talleres en 1982. Pero hacerle cuatro goles en aproximadamente unos 50 minutos, ya es otro asunto.
Así que no te ofendas Antonio Vidal González (?), pero lo de Maradona la tarde del 9 de noviembre de 1980 en cancha de Vélez está un escalón arriba. ¿Por qué? Porque Diego no sólo metió los cuatro goles, sino que antes del partido dijo que iba a hacerlo.
Cuenta la leyenda que en un reportaje los días previos al partido en cuestión, Hugo Gatti declaró algo como que “...Diego debería cuidar porque tiene tendencia a ser gordito...”. De hecho, treinta años después, el Loco insiste en su versión Acá se abren dos posibilidades: o le titularon la nota a Gatti sin el potencial para buscar polémica o le vendieron pescado podrido a Diego para motivarlo a full. Cosa que Maradona acepta cuando reconoce que el Zurdo López, DT de Argentinos, lo fue a buscar en la concentración con el diario en la mano. Lo que es seguro, es que Diego Armando se enculó y dijo a modo de respuesta: “...me había propuesto hacerle dos goles a Gatti, pero ahora que me dijo gordito le voy a meter cuatro...”.
Tribunas colmadas en Liniers para presenciar por la fecha 12 del campeonato Nacional 1980. Rattín puso lo que había a mano que, para ser sinceros, venía destrozado anímicamente tras la goleada 1-4 del Globo en la Bombonera 72 horas antes. A saber: Gatti, Hugo Alves, Pancho Sá, Ruggeri, Cacho Córdoba, el Ruso Ribolzi, Abel Alves, Marito Zanabria, el Ratón Coch, Falopa Randazzo y Hugo Coscia. Un jeroglífico compuesto por históricos en el ocaso, pibes y un par de ladris.
Y la mano venía bastante bien con Boca ganando 1-0 y todo. Pero a partir de los 23 minutos arrancó la función del Diez. Primero con un gol de penal a lo Diego, o sea tocando suave mientras el arquero se dejaba caer para el otro lado. A los 42 y con el partido ya empatado en dos goles, Ruggeri medio que lo atendió casi sobre el corner que da a Reservistas Argentinos. Y Maradona, que había sabido muy bien buscar el foul y quedarse un rato en el piso midiendo la situación, de repente se levantó y agarró a Gatti discutiendo con Pancho Sá para clavar una terrible comba que pegó en el ángulo del palo y travesaño antes de entrar. Descomunal golazo que obligó al aplauso de toda la hinchada de Boca.
El segundo tiempo arrancó con tutti (?). A los dos minutos mató con el pecho un pelotazo largo y terminó el contrataque a lo crá. Cachetada con cachetada de zurda para alejarla de un Gatti que en vez de volar hacia el costado, se elevó y cayó en el mismo lugar. Golazo.
Faltando 15 y con Boca totalmente jugado en ataque, otra contra terminó con un penalazo de Huguito Alves sobre un Diego que se iba cara a cara contra el Loco. El Pichi Loustau venía al galope desde lejos y cobró el foul afuera del área. Cosa que sorprendió a todos, incluso Diego, pero no modificó la sensación que se instaló en Liniers. Con el mítico “oooooohhhhhhh” de fondo preanunciando el gol, Diego clavó un latigazo en el ángulo que debía custodiar Gatti. Es muy probable que el Loco estuviera afectado emocionalmente ya que se preocupó más en empujar a un rival que en defender su palo. Otro tremendo golazo que ya pasaba la tarde de castaño a oscuro.
Pese a eso la hinchada de Boca cerró la tarde coreando el nombre de Maradona a modo de pedirle que no rompa más la bolas reconocimiento y morfándose dos derrotas al mismo tiempo: la de 5-3 contra el Bicho y la de Gatti contra Diego.

6 comentarios:

  1. Yo quiero que me muestren a otra hinchada coreando el nombre de un tipo que te acaba de meter 4 pepazos. El paladar negro de la Boca es indiscutible.

    El de cachetada es sencillamente extraordinario. Sólo él lo hace.
    Nunca habrá otro igual, nunca!

    ResponderEliminar
  2. Gatti. Lo que tenía de figura lo tenía de pelotudo y bocón.

    ResponderEliminar
  3. El mejor jugador de todos. Gatti se ganó un épico LTA.

    ResponderEliminar
  4. Maradona fue, es y va a ser el número 1 por lejos, no hay nadie que se pueda comparar con el, no existe 1 que le pueda ni atornillar los tapones y de Gatti, que se puede decir, fue, es y sera un bocon que si no fuese por el Toto Lorenzo que lo hizo formar parte de un equipo ganador lo unico que gano en su vida porque fue un bocon y resentido como el "Nene" Sanfilippo.

    ResponderEliminar
  5. Señores, esto se llama CASUALIDAD. De todos modos convengamos que nadie va a venir a descubrir ahora lo GENIO que fue Diegote, y si él quería clavar cuatro goles, sea quien fuera el rival, no tenia problemas, lo hacía. Alguna vez leí una publicación de una biografia de Diego, y cuenta una leyenda que allá por la década del 70, lo llaman a Don Francisco Cornejo, que en esa epoca trabajaba en las inferiores de Argentinos Jrs., y le dicen que en una villa de Fiorito, hay un pibe que la rompe, que sale jugando desde su arco y se gambetea a todos los rivales con arquero incluido, tambien decian que en los picados de cancha de tierra podia hacer 10 o 15 goles él solo, todo un fenomeno para la epoca. Despues, claro está, se agregan algunas otras fábulas que enriquecen anecdotas en torno al mas grande de todos los tiempos, como una que escuché, vaya uno a saber si es cierto o no, como que al padre de Diegote, le ofrecieron dos damajuanas de vino para llevarlo a jugar al bicho de la Paternal. Con relacion al gran HOG, personalmente profeso una gran admiracion hacia él, y si bien tuvo una gran trayectoria, hay que reconoser que tambien vivió momentos fuleros, como a principios de los 80s en la famosa huelga, donde muchos rajaron, en cambio el Loco se queda a hacerle frente a la adversidad. Juan, te felicito por la pagina, porque haces revivir momentos nostalgicos del querido club de La Rivera, ¡Vaya ironia en este caso, a cerca de una goleada en contra!, pero marcado por el mas grande. Saludos amos que nadie va a venir a descubrir ahora lo GENIO que fue Diegote, y si él quería clavar cuatro goles, sea quien fuera el rival, no tenia problemas, lo hacía. Alguna vez leí una publicación de una biografia de Diego, y cuenta una leyenda que allá por la década del 70, lo llaman a Don Francisco Cornejo, que en esa epoca trabajaba en las inferiores de Argentinos Jrs., y le dicen que en una villa de Fiorito, hay un pibe que la rompe, que sale jugando desde su arco y se gambetea a todos los rivales con arquero incluido, tambien decian que en los picados de cancha de tierra podia hacer 10 o 15 goles él solo, todo un fenomeno para la epoca. Despues, claro está, se agregan algunas otras fábulas que enriquecen anecdotas en torno al mas grande de todos los tiempos, como una que escuché, vaya uno a saber si es cierto o no, como que al padre de Diegote, le ofrecieron dos damajuanas de vino para llevarlo a jugar al bicho de la Paternal. Con relacion al gran HOG, personalmente profeso una gran admiracion hacia él, y si bien tuvo una gran trayectoria, hay que reconoser que tambien vivió momentos fuleros, como a principios de los 80s en la famosa huelga, donde muchos rajaron, en cambio el Loco se queda a hacerle frente a la adversidad. Juan, te felicito por la pagina, porque haces revivir momentos nostalgicos del querido club de La Rivera, ¡Vaya ironia en este caso, a cerca de una goleada en contra!, pero marcado por el mas grande. Saludos

    ResponderEliminar
  6. No coincido en decir poco menos que el equipo de Lorenzo habría sido lo mismo con un arquero manco. Gatti fue un fenómeno del arco. Desde ya que se le podrán hacer muchas críticas pero todo gran equipo comienza en el arco y ese no fue la excepción.
    El problema no es ser bocón, sino tener con qué bancarlo. Y el Loco dio muchas muestras dentro de la cancha, poco falta para que algunos lo comparen con Sandro Guzmán.

    ResponderEliminar