miércoles, 17 de agosto de 2011

Fernando Marandet

Sin dudas cuando las cosas no andan bien, los equipos de fútbol prueban de todo, algunos cambian de DT más que de figuritas (como Boca en el 49 cuando rajó a Cesarini para que asuma Orth sino se iba al descenso o en el 84), algunos eligen payasos de presidentes para reirse un poco (Passarella), otros hasta exorcizan la cancha a ver si ganan algo…
En Boca hemos hecho de todo, pero sin duda una de las maniobras más recurridas es la de mandar a los pibes a la hoguera, siendo que a esta altura tenemos más “sacrificios” que los mayas y todas las tribus de la América toda. En vez de un cenote ceremonial tenemos la Bombonera donde los pibes a menudo son asados a fuego lento.
En este caso nos referiremos a Fernando Mario Marandet nacido el 14 de marzo de 1958 en la que por ese entonces era llamada Capital Federal, volante por izquierda que Boca le birló a la tercera de San Lorenzo (donde siempre jugó de 10) para pasar a debutar en un amistoso contra Kimberley de Mar de Plata el 11 de octubre de 1979 en un paupérrimo empate en un gol bajo la dirección del Toto Lorenzo
Desde ahí fue puesto en el freezer por unos meses para estar fresco para el sacrificio y le tocó jugar varios partidos en el Boca de Rattín del Metro 1980 que se caía a pedazos rifando el buen nombre de la institución. Debutó oficialmente de local el 17 de febrero de 1980 con 21 pirulos con un triunfo contra Quilmes por 2 a 1. Jugó casi media hora de partido entrando por Randazzo a los 17 del segundo tiempo para defender un poco en un Boca al que unos minutos antes le habían expulsado a Tesare y que a pesar de todo logró el triunfo con un gol de Letanú a 5 del final y encima casi moja frente a Tocalli. Ese día tuvo la camiseta “14”. ¿Cúales fueron los méritos de Marandet para estar en el banco de Boca ese día y luego debutar? El Gráfico lo dijo sin anestesia “llegó al banco ante la necesidad de formar 16” y que el DT le había indicado “que se preocupara por Gaspari”.
Pero de inmediato Marandet fue parte del desastre total que implicó las derrotas de Boca ante Newell´s e Independiente por el mismo resultado: 2 – 5. Con ello Boca se había comido 10 goles entre el 24 de febrero y el 9 de marzo de ese 1980. Entre tanto los minutos de Marandet decrecían casi de forma geométrica, porque después del buen debut tuvo medio tiempo ante Newell´s y tras la derrota, la mitad de eso contra el Rojo. Contra los Rosarinos fue enviado al paredón jugando desde el arranque del complemento por Robles en un partido en el que Boca perdía 2 a 1 con un gol en contra y con uno menos por la expulsión de Potente a los 40 minutos. Para colmo ni pudo tocar la pelota cuando cayó el tercero del rival a los dos minutos del complemento y que pese al segundo descuento de Bordón, terminó en goleada y con otro expulsado mas sobre el final. Contra el Rojo le tocó entrar a 20 del final por Randazzo y con el partido 5 a 0, sin perjuicio de que Boca con el desastre consumado anotó dos porotos del honor en los minutos finales con muy buena movilidad del pibe Marandet. Pero era difícil que éste pudiera arreglar algo que no podían arreglar en cancha ¡ni Gatti, ni Pernía, Pancho , Zanabria o Potente
A pesar de todo, quizás por su buena intención, apareció de titular el 16 de marzo contra San Lorenzo, justo el equipo en el que hizo inferiores hasta la tercera. En un partido regular, con Santos en lugar del colgado Gatti, Boca empató en un gol volviendo a sufrir un gol en contra esta vez en pies de Córdoba, pero con un Marandet que no resultó tan eficaz y que a 20 del final fue reemplazado por Agüero.
Luego estuvo en la victoria contra el Bicho por 2 a 1 (que para como venía el equipo ya era importante lograr algo) jugando de arranque y reemplazado en el complemento por Veglio, que marcó el gol del triunfo. 
Si bien jugó luego en el empate con Ferro (en el que entró por Pavón a 10 del final con Boca ganando y que terminó igualado a 4 del final), sus apariciones tomaron un par de meses de descanso para reaparecer en lapsos cada vez más breves: 11 minutos para el 1 a 1 a Ferro (23 de marzo), 16 contra Newell´s en la revancha del 8 de junio que ganaron por 3 a 0 (Marandet entró por Salinas cuando el partido ya había cerrado el score), 13 en el 2 a 0 a Tigre (19 de junio), 7 en el triunfo contra el Rojo  por 1 a 0 del 22 de junio, 24 contra Argentinos (1 a 1 del 2 de julio) y medio tiempo entrando desde el banco contra Colón (1 a 0) y la despedida contra Estudiantes de La Plata (2 a 0) del 13 de julio de 1980.
Como despedida final tuvo algunos minutos en el amistoso del 16 de julio del 80 contra River que terminó 1 a 1. 
Con números aceptables como haber jugado oficialmente 12 partidos, con 7 victorias y apenas dos derrotas (mas tres empates), que sin embargo fueron desastrosas. ¿Goles? Ni hablar, con haber jugado bien algunos partidos y haber estado en varios triunfos y hasta un amistoso con River y salir airoso aún en la derrota con Independiente, es más que suficiente. 
Siguió carrera (bajando escalones casi) en Sarmiento de Junín, Chacarita, Los Andes, Estudiantes de Buenos Aires y hasta en el Cúcuta de Colombia…
.
Autor Javier “Alois Fisher” Vaca

2 comentarios:

  1. Y eso que pudo jugar en la repuntada del Metro 80.

    ResponderEliminar
  2. Gran amigo, gran hijo, gran esposo, gran persona, gran padre de familia! pero como jugador...practicamente, un verdadero de-sas-tre!!!!!!!! por lo menos asi lo veo yo!!!!!!!!

    ResponderEliminar