lunes, 23 de mayo de 2011

Sombra negra (VII): los equipos de Rodolfo Motta

Ya desfilaron por esta sección equipos nacionales, equipos del exterior, jugadores y hasta provincias enteras. Así que hoy, en este humilde acto, le brindamos todo nuestro reconocimiento (?) a Rodolfo Motta, un experimentado director técnico que siempre se destacó por tres cosas: su enrulada cabellera, su constante laburo tratando de zafar de descensos y, lo que nos importa en esta oportunidad, su experiencia dirigiendo a distintos equipos que usando la misma receta terminaron arruinándole varias jornadas a Boca.
Todo pasaba a segundo plano cuando el fixture ponía en el horizonte a alguno de los tantos cuadros que dirigió Motta en la década del ochenta. Así que daba lo mismo juez, localía, día de la semana, luz natural o artificial, la cosa es que ya estaba asumido que Boca iba a parir para tratar de romper los 4-4-2 ásperos y bien cerraditos atrás, que eran marca registrada del entrenador. Y pasar de un empate se convirtió en misión imposible.
El Nueva Chicago 1983 de Motta protagonizó contra Boca un lindo Viet-Nam (?) en la Bombonera. Empate 1-1 a raspada limpia con Berta y Larramendi como abanderados, la tarde que los dirigentes tuvieron que abrir el estadio ante una huelga del personal administrativo del club. Ah, vale decir que ese equipo del Torito terminó yéndose al descenso a fin del campeonato. Los héroes de Mataderos con que Motta le hizo frente a los Mouzo, Gareca, Ruggeri y compañía fueron Traverso, Lucca, Loyarte, Larramendi, Juan Carlos Erba, Fusani, Fren, Vega, Acuña, Vera Benítez y Otermín.
Que Platense se hacía panzadas con Boca por aquellos años no es novedad. Así que podemos decir que Motta estuvo a la altura de las circunstancias sacando dos empates visitando a Boca: 1-1 por la segunda rueda del Metro 84 haciendo de local en cancha de River y el 2-2 del 25 de agosto de 1985 en la Bombonera por la primera rueda de la temporada 1985/86. Una tarde que Boca estuvo dos veces en ventaja pero primero Abdeneve con un gol maradoniano en el arco de Casa Amarilla, y luego un grueso error de Balerio, permitieron el empate Calamar.
A cartón seguido, nuestro querido (?) Motta hizo pata ancha con Temperley durante la temporada 1986/87. Dos pardas que fueron puntazos para que el Gasolero engrosara su promedio pero que en definitiva no le sirvieron de mucho ya que terminaría descendiendo. Los empates fueron un 2-2 en cancha de Vélez dondo Temperley hizo de local y un heroico 0-0 en la Bombonera que impidió al equipo de Menotti tomar por asalto la punta del campeonato a pocas fechas del final. Esa nublada tarde del 28 de marzo 1987, Puentedura fue figura, se atajó todo y el Celeste terminó pungueando (?) un punto que sería clave en el conteo final. Pero ojo que adelante de Puentedura hubo diez maratonistas dispuestos a inmolarse por la causa Motta. A saber: Pavón, Orlando Ruiz, Tanucci, la Oveja Bordet, Jorge Cabrera, Marioni, Dalla Líbera, Carrizo, el Polaco Matuszyckz y Barrella.
En la temporada 1989/90 el turno fue de Racing de Córdoba. ¿El turno de qué? De cagarle la existencia a Boca para también terminar yéndose a la B. En la última fecha del campeonato, la cosa tomó visos de vida o muerte (?). Para no irse a la B, Racing de Córdoba necesitaba ganar y que Chaco For Ever no sume de a dos frente al Bicho en Resistencia. Y así fue como en Nueva Italia, Boca no estuvo a la altura de lo que se jugaba y cayó 0-1 sin excusas. Argentinos empató en Chaco sobre la hora y la historia terminó con un desempate Chaco For Ever - Racing de Córdoba para ver quien se quedaba en primera. Y cómo vendría de dulce Motta, que pidió especialmente jugar ese partido en la Bombonera. Pero enfrente estuvieron los chaqueños y no el xeneize, así que la cábala no le dio muy buen resultado si vemos el 5-0 final de For Ever.
Y ya que hablamos de Chaco For Ever, aterrizamos por fin en el último capítulo de Motta enfrentando a Boca. Fue en el arranque del Apertura 90, más precisamente el 16 de septiembre de 1990 y en las condiciones más desfavorables que se puedan imaginar. El Boca de Aimar venía de cuatro triunfos en las primeras cuatro fechas y movilizó una multitud digna de una final para recibir a For Ever en la Bombonera. Los chaqueños, más partenaire que nunca, cerraron filas y prendieron velas a un Ciancaglini que sacó todo lo que le tiraron. También hicieron un poco de tiempo y rasparon duro y parejo en mitad de cancha, dos detalles que nunca faltaban en los equipos de Motta. El 0-0 final fue tomado casi como una derrota y terminó siendo el comienzo del fin para el ciclo Aimar.
Repasando y si las cuentas no nos fallan, fueron 7 enfrentamientos con 5 equipos diferentes y cero triunfo boquense contra equipos de Rodolfo Motta que sólo aspiraban a mantener la categoría y que perdían contra todos (?) menos contra Boca.

14 comentarios:

  1. Terrible sombra negra. Juan, hiciste justicia publicando esa foto bizarra. El pibe parece Gustavo Cerati en plena época de Soda Stereo.

    ResponderEliminar
  2. Con esos números positivos ante Boca daría para ser DT de River, pero... claro, terminó yéndose a la B siempre. Me parece que en Nuñez querrían a alguien que les asegure la permanencia más que no perder con Boca.

    ResponderEliminar
  3. este muchacho Motta dirigiendo Arsenal en 1984 batió un record, perdio 11 partidos al hilo y lo dejó match point para descender por unica vez
    en la historia a la C, Cosa que ocurrio finalmente, fue el campeonato que ascendio Español a primera por afano y jugó Racing en la B

    ResponderEliminar
  4. Era el Caruso Lombardi de los 80. Seba

    ResponderEliminar
  5. El empate en cero con Temperley en el Torneo 86/87 le arruinó el campeonato a Boca. Recuerdo aún hoy ese partido, Motta armó una verdadera trinchera del medio hacia atrás que Boca no supo desarmar, además que Puentedura les salvó las papas.-
    El otro hecho que aún mantengo fresco en mi memoria es el gol del Turco Abdeneve jugando para Platense en la Bombonera, gambeteando a 4 o 5 jugadores en una baldosa, quebrando la cintura y enganchando para un lado y para el otro, entre ellos dejó desairado al Plumero Gómez, Pasucci, Brown, etc.(aún tengo presente las imágenes) y luego definiendo a un palo ante la salida de Balerio (si mal no recuerdo), El Gráfico publicó una secuencia de fotos de dicho gol bajo el título "Que golazo Luis" y hace algunos años lo pude ver por TV en el programa de Bonadeo donde lo calificó como el mejor gol de jugada individual

    ResponderEliminar
  6. Motta dirigía a Chaco en 1989-190 y le ganó a Racing de Córdoba 5 a 0 en La Boca en el desempate. Y también salvó al Racing cordobés con el 2-1 a Boca en 1989. Dos errores imperdonables si se habla de Motta, un gran DT.

    ResponderEliminar
  7. El 5-0 que comenta Deportivo Carrascosa, fue el día en que cumplió 50 años La Bombonera.

    ResponderEliminar
  8. Motta siempre dijo que recuerda a su padre cada vez que ingresa a La Bombonera, ya que juntos solían ir a la tribuna.

    En 1989 nos cagó la vida en Córdoba con los goles de Juan Comas (luego se salvaron del descenso) y en 1990 hizo lo propio con Chaco For Ever en el citado desempate (las 48 horas previas a ese juego las pasó en un camping con los futbolistas, que tuvieron permiso para llevar a ls novias, mujeres o amantes, ya que la idea era relajarse de cara a es "final").

    Motta no perdió jamás en La Boca pero no tuvo esa suerte cuando le tocó ser local: recuerdo rápido el 1-0 de Boca a Ferro en 1995 con gol de Saldaña o el reciente 1-0 ante Chicago en Mataderos.

    De todos modos, Motta sabe mucho de fútbol y en Emelec, donde fue campeón, es un procer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. "Motta siempre dijo que recuerda a su padre cada vez que ingresa a La Bombonera, ya que juntos solían ir a la tribuna."

    Y yo recuerdo a su madre cada vez que releo este artículo.

    ResponderEliminar
  10. MOTTA DIRIGIRIA RIVER ...ALGUIEN LO COMENTO !? ES REAL ???

    ResponderEliminar
  11. Marche un "Sombra negra" para Fluminense.

    ResponderEliminar
  12. Nooooo... sombra negra sería algo así como un Boca para River. No aplica para un equipo con el que jugaste 4 partidos.

    ResponderEliminar
  13. Plumífero, vos sabés quién es tu sombra más negra.

    ResponderEliminar
  14. No soy de RiBer, soy de Boca.

    Y más allá que jugamos poco con ellos, justo se dio que las tres veces que nos enfrentamos, los cagamos a pelotazos jugando bien, y pese a todo no les pudimos ganar. En el 2008 quedamos eliminados injustamente y ahora el otro día nos cortaron el invicto general de 36 partidos... Es muy corto el historial pero es llamativo cómo nos ha ido hasta ahora con ellos. Ojalá nos toque a nosotros dentro de unos días.

    ResponderEliminar